Desde Brasilia (AFP)

Greenpeace denuncia 10 años de impunidad en la Amazonia

En la última década más de 300 personas fueron asesinadas en la Amazonía brasileña por el conflicto de la deforestación ilegal, y "nada cambió" tras el homicidio de la misionera estadounidense Dorothy Stang en 2005, denunció este martes Greenpeace.

Brasil, EEUU, homicidio, Greenpeace, justicia, medioambiente
Homenaje en Brasilia a la monja estadounidense Dorothy Stang defensora de los campesinos Sin Tierra de la Amazonia, el 7 de junio de 2005, a cuatro meses de su asesinato - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

En la última década más de 300 personas fueron asesinadas en la Amazonía brasileña por el conflicto de la deforestación ilegal, y "nada cambió" tras el homicidio de la misionera estadounidense Dorothy Stang en 2005, denunció este martes Greenpeace.

Stang, defensora de los "Sin Tierra", fue muerta a tiros en 2005 por ser considerada una amenaza para los hacendados ávidos por tierras en la región, en un caso que tuvo impacto público dentro y fuera de Brasil.

Diez años después de su muerte, "los responsables del crimen continúan en libertad y el círculo vicioso de exploración, violencia e impunidad sigue imperando en la Amazonía", señaló Greenpeace en un comunicado.

Según datos de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), 325 personas fueron víctimas de asesinatos motivados por conflictos agrarios entre 2005 y 2014 en Brasil. 116 murieron en el estado de Pará (norte), la zona que registró mayor deforestación amazónica en ese período.

Allí, Dorothy Stang, de 73 años, trabajaba en proyectos ecológicos con los Sin Tierra de la Amazonía. El próximo 12 de febrero se cumplen diez años de su muerte.

El brasileño Rayfran das Neves Sales confesó haberla asesinado y fue condenado a 27 años de cárcel. Tras cumplir ocho años de su sentencia en prisión obtuvo la libertad condicional en 2013.



Después de sucesivos juicios, dos hacendados acusados de ordenar el crimen -Vitalmiro Bastos de Moura y Regivaldo Pereira Galvão- "continúan libres", señala Greenpeace.

Bastos de Moura cumple prisión domiciliaria en su hacienda, y Pereira Galvao fue liberado de prisión mediante un pedido de habeas corpus.

Según su ejecutor, Stang rezó un pasaje de la Biblia justo ante de morir, cuando adivinó la intención de los atacantes que la perseguían, relata Greenpeace en el comunicado.

La vida de la religiosa fue retratada en el documental "They killed sister Dorothy" (2008), narrado por el actor estadounidense Martin Sheen.

#Brasil #Eeuu #Homicidio #Greenpeace #Justicia #Medioambiente


Te puede interesar


Quantcast