Desde Madrid (AFP)

España pide a Bruselas que condene las acusaciones de Tsipras

El Gobierno español ha pedido a Bruselas que condene las declaraciones del gobierno griego, que acusó a España y Portugal de coaligarse contra Atenas en las últimas negociaciones europeas, indicó este domingo.

España, Grecia, Portugal, deuda, UE, finanzas, economía
El primer ministro griego, Alexis Tsipras (i), sentado junto al viceprimer ministro, Giannis Dragasakis, antes de dirigirse a su partido, Syriza, el 28 de febrero de 2015 en Atenas - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El Gobierno español ha pedido a Bruselas que condene las declaraciones del gobierno griego, que acusó a España y Portugal de coaligarse contra Atenas en las últimas negociaciones europeas, indicó este domingo.

España ha pedido al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que "condenen las palabras de Alexis Tsipras", primer ministro de Grecia, indicó este domingo a la AFP una fuente del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Dichas declaraciones "son contrarias al espíritu de solidaridad que debe regir las relaciones entre socios", añadió la fuente.

El secretario de Estado para la Unión Europea, Íñigo Méndez de Vigo, reaccionó públicamente diciendo que "España no es adversario de nadie, sino todo lo contrario, es solidario con el pueblo griego". "Lo que pedimos en el nuevo gobierno griego es responsabilidad porque creemos que los problemas de Grecia no se resuelven con declaraciones, sino con reformas", añadió en una declaración transmitida este domingo por Televisión Española.

El sábado, Alexis Tsipras acusó a España y a Portugal, ambos gobernados por gabinetes conservadores, de haber querido llevar a su país a la "asfixia financiera" en las recientes negociaciones entre Atenas y la Unión Europea, que prolongó cuatro meses el programa de asistencia financiera a Grecia. En un discurso ante el comité central de su partido de izquierda, Syriza, Tsipras declaró el sábado que "las presiones sobre Grecia durante esas negociaciones tenían todo de un chantaje". "Estábamos en terreno minado. Las fuerzas conservadoras (de Europa) han intentado tendernos una trampa para conducirnos a la asfixia financiera", estimó Tsipras. Según él, "el plan de esas potencias es llevar a la capitulación al gobierno griego, que aboga por el fin de las políticas de austeridad en Europa". "Esas potencias no quieren que el ejemplo griego influya en otros países, sobre todo teniendo en cuenta las elecciones en España", previstas a finales de año, añadió Tsipras.

Según la fuente del Gobierno español, el Ejecutivo de Rajoy se ha unido "a una comunicacion que ha hecho el gobierno de Portugal" a Bruselas.

El gobierno de Rajoy sigue con inquietud el ascenso del partido de izquierda Podemos, aliado de Syriza, que aspira a ganar las elecciones generales del próximo noviembre.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos