Desde Santiago (AFP)

El "factor Parisi" o cómo una campaña digital impacta en el balotaje en Chile

Sin pisar el territorio chileno, imputado por no pagar la pensión de alimentos a sus hijos y una campaña electoral hecha sólo en redes sociales, el economista Franco Parisi llegó tercero en la elección presidencial y tiene hoy una de las principales llaves del próximo balotaje en Chile.

Chile, política, internet, elecciones
Una mujer revisa en Santiago el 7 de diciembre la cuenta en Instagram del excandiato presidencial chileno Franco Parisi, que hizo toda su campaña en internet desde EEUU y logró un sorprendente tercer lugar en la primera vuelta del 21 de noviembre - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Sin pisar el territorio chileno, imputado por no pagar la pensión de alimentos a sus hijos y una campaña electoral hecha sólo en redes sociales, el economista Franco Parisi llegó tercero en la elección presidencial y tiene hoy una de las principales llaves del próximo balotaje en Chile.

Con casi 900.000 votos conseguidos y sin moverse de Alabama, sur de Estados Unidos, donde vive y ha permanecido, Parisi sigue influyendo de cara a la segunda vuelta del 19 de diciembre, en una campaña donde tanto el izquierdista Gabriel Boric como el candidato de la ultraderecha, José Antonio Kast, prestan especial atención a cómo seducir a esos votantes difusos, sobre todo de provincia, que se entregaron a su discurso liberal y antisistema.

"Sus votantes van a ser clave en el balotaje", dijo a la AFP el analista político de la Universidad de Talca, Mauricio Morales.

Desde el programa de youtube "Bad Boys", donde participa junto a otros tres influentes de internet, Parisi articuló la campaña con la que obtuvo el 12,8% de los votos y logró desplazar al cuarto y quinto lugar a los candidatos que representaban las tradicionales coaliciones políticas de la centro izquierda y centro derecha que gobernaron Chile tras el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

noticia
En esta foto de archivo, Franco Parisi, que logró un tercer lugar en la primera vuelta de las presidenciales chilenas de este año, habla durante un acto de campaña en Chillan, a 405 km de Santiago, el 14 de noviembre de 2013, durante su anterior incursión electoral (AFP/AFP/Archivos)

"El fenómeno real fue que los partidos y las coaliciones tradicionales se desplomaron con sus respectivos candidatos presidenciales, rematando en el cuarto y quinto lugar. Esa es la gran sorpresa y el fenómeno a estudiar", agrega Morales, detallando que la votación de Parisi es similar a la de su anterior incursión electoral, en 2013.

Kast, abogado de 55 años, asistió el domingo al programa virtual de Parisi. Sin cuestionar ni su ausencia en el país ni el lío judicial por el no pago de la pensión de alimentos de sus hijos, expuso en casi dos horas sus propuestas de campaña.

Boric, diputado de 35 años, representante de la coalición Apruebo Dignidad -que reúne al Partido Comunista y el Frente Amplio- participaría el viernes del programa, según anunció su comando, aunque luego el candidato dijo que lo estaba "evaluando".

Varios analistas le han recomendado a Boric -quien lidera las encuestas- no asistir, sobre todo por el impacto en la votación de las mujeres, con un peso electoral importante en el balotaje.

- Sin mítines ni debates -

Con promesas populistas, Parisi, de 54 años, se declara alejado tanto de la izquierda como de la derecha y despotrica en contra de la política tradicional.

Su discurso pragmático caló especialmente en hombres jóvenes, que viven en el norte de Chile, donde existe una gran masa laboral de mineros del cobre, y en ciudades donde prometió "poner orden" a la crisis migratoria provocada por la llegada sobre todo de ciudadanos de Venezuela.

En Chile, un 84% de los hombres separados de sus parejas mantiene deudas en el pago de la pensión de alimentos a sus hijos como la que mantiene Parisi, según cifras del Poder Judicial.

El excandidato dijo que no pudo llegar a Chile porque un test PCR dio un resultado "no concluyente" y luego argumentó que había contraído coronavirus. Pero son sus problemas con la justicia chilena, que no lo dejaría salir del país, lo que estaría detrás de esta ausencia.

Su campaña electoral se realizó entonces completamente de manera digital. No asistió a ningún debate; no hizo "puerta a puerta" ni participó de mítines. Tampoco colgó pancartas ni carteles en las calles.

Con una amplia penetración de internet en el país y una cultura digital mejorada tras casi dos años de pandemia, el éxito de su campaña virtual no sorprende sin embargo a los expertos.

"Chile tiene una cultura digital que es transversal en términos socioeconómicos, por eso no es sorprendente lo que pasa con Parisi", dice a la AFP Cristian Leporati, profesor de publicidad de la Universidad de Diego Portales.

Al ser una sociedad marcadamente "individualista", en Chile funcionan muy bien las campañas políticas por internet a diferencia de países donde hay una identidad más de comunidad, agrega el experto.

"Si no hubiéramos tenido pandemia quizás no hubiera sido tan fácil para Parisi", puntualiza Leporati.

Con el recién creado "Partido de la Gente", el economista obtuvo en noviembre seis cupos en el Congreso, una proeza que convierte a esta organización política en la más exitosa en la historia reciente del país.

Pero es difícil de presagiar la inclinación de sus votantes. Con un voto voluntario y varias sorpresas en recientes elecciones, el analista Axel Callís recuerda que en Chile "los electores no tienen dueños hace rato".




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos