Desde Montevideo (AFP)

El capo italiano Rocco Morabito escapa de cárcel uruguaya y vuelve a la fuga

El escurridizo capo italiano Rocco Morabito, quien fuera uno de los 10 delincuentes más buscados del mundo y detenido en Uruguay desde 2017 para extraditar a Italia, vuelve a estar prófugo: ahora escapó de una cárcel uruguaya por la azotea junto a otros tres extranjeros.

Uruguay, Italia, Brasil, Argentina, fuga, justicia, mafia, narcotráfico
- AFP/
Anterior Siguiente

El escurridizo capo italiano Rocco Morabito, quien fuera uno de los 10 delincuentes más buscados del mundo y detenido en Uruguay desde 2017 para extraditar a Italia, vuelve a estar prófugo: ahora escapó de una cárcel uruguaya por la azotea junto a otros tres extranjeros.

"Cuatro personas con arresto administrativo" alojadas en un centro de reclusión de Montevideo se "fugaron por las azoteas del edificio mediante boquete y copamiento (invasión) de una finca lindera", donde robaron dinero a los propietarios, informó el Ministerio del Interior en un comunicado.

"Entre los fugados se encuentra el italiano Rocco Morabito, quien estaba a la espera de su extradición por parte de la Justicia italiana siendo investigado por tráfico internacional de drogas", señaló el texto oficial.

La reacción del gobierno italiano no se hizo esperar.

noticia
Imagen del capo italiano Rocco Morabito divulgada por la Marina uruguaya el 4 de septiembre de 2017 (AFP/Marina uruguaya/AFP/Archivos)

"Es desconcertante y grave que un criminal como Rocco Morabito, jefe de la 'Ndrangheta' (ndlr: mafia calabresa), haya logrado escaparse de una prisión en Uruguay en donde esperaba la extradición", dijo el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini.

"Pedimos explicaciones inmediatas al gobierno de Uruguay", escribió el ultraderechista ministro italiano en una nota divulgada a la prensa. "Le vamos a dar caza donde esté", prometió en breve comunicado.

- Por los techos -

"¿Qué hacen, quiénes son?", preguntó Elida Ituarte a los cuatro fugados que invadieron su departamento en la noche del domingo cuando ella se aprestaba a dormir. Le pidieron las llaves del lugar para salir. No pudieron abrir la puerta, así que ella misma lo hizo.

La niebla era densa en Montevideo, y el calor inusual para el invierno austral. Ituarte decidió bajar la persiana pero dejó la ventana abierta, y por allí ingresaron los cuatro fugados tras alcanzar una terraza desde una pequeña pared de la prisión.

Según la mujer, tras dejar su casa, salieron a la calle por la puerta frontal del edificio.

- Dos décadas prófugo -

Morabito, de 52 años, fue detenido en 2017 en un hotel de Montevideo tras residir por 13 años con otra identidad en el balneario uruguayo de Punta del Este. Era buscado desde 1995 por asociación ilícita y tráfico de drogas.

Según versiones de prensa, Morabito consiguió la residencia en Uruguay, a donde ingresó en 2004 con documentos falsos. Fue arrestado tras alojarse en un céntrico hotel capitalino luego de discutir con su esposa y dejar su domicilio esteño.

En Uruguay fue acusado de falsificar documentos de identidad para vivir bajo el nombre falso de Francisco Antonio Capeletto Souza.

Sobre Morabito recae en Italia una condena en ausencia a 30 años de prisión. La justicia uruguaya aprobó el pedido italiano de extradición el año pasado.

- Otra vez en fuga -

Morabito se esfumó por primera vez en 1994 de Milán, donde llegó a ser conocido como el "rey de la cocaína".

Allí había arribado con 25 años, proveniente de su pueblo natal de Africo, en Calabria.

Apodado como "u Tamunga", en alusión a un vehículo militar todo terreno alemán, el Dkw Munga, en Milán el joven Morabito se convirtió en una carismática figura que frecuentaba bares y fiestas, según reportes de la prensa italiana.

Una fotografía en la que aparece con un abrigo gris, realizando una de sus últimas millonarias entregas de dinero, da cuenta de sus actividades, poco antes de que la policía tratara de arrestarlo el día de su cumpleaños, el 13 de octubre de 1994. El escurridizo capo, sin embargo, logró escapar.

Ahora vuelve a estar en fuga. Las autoridades uruguayas informaron que mantiene la "requisitoria internacional de color rojo emitida por Interpol", al igual que sus tres compañeros de escapada.

Morabito se fugó junto a Leonardo Abel Sinopoli Azcoaga, detenido por falsificación de documento y hurto y pedido en extradición por Brasil; Matías Sebastián Acosta González, también requerido por la Justicia brasileña; y Bruno Ezequiel Díaz, detenido por un homicidio a solicitud de Argentina, indicó el Ministerio del Interior.

- Dinero y bajo perfil -

En Uruguay, viviendo con su familia bajo otra identidad, Morabito cultivó el bajo perfil.

Según datos recogidos por la AFP, rentaba su casa en Punta del Este tras vivir durante unos tres años en una propiedad rural de 600 hectáreas con una casa estilo toscano de 2.000 m2, a 40 km del centro del balneario. Allí, le gustaba cocinar.

Los datos oficiales señalaron que Morabito se dedicaba en Uruguay a la producción agropecuaria y que poco antes de ser arrestado había vendido una propiedad, que le había dejado un buen monto en dólares.

Al momento de su arresto en 2017, llevaba 13 teléfonos celulares, varias fotos carné, una pistola automática 9 milímetros, más de 20 chips y una importante cantidad de dinero.



Te puede interesar