Desde Pekín (AFP)

El banco chino de desarrollo tendrá 57 miembros fundadores

El futuro banco regional de desarrollo impulsado por China tendrá 57 países fundadores después de que fuera aceptada la candidatura de Noruega, indicaron este miércoles las autoridades chinas.

China, diplomacia, Noruega, bancos, inversión
Varios peatones caminan por el distrito Central de Banca (CBD) de Pekín, el 1 de abril de 2015 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El futuro banco regional de desarrollo impulsado por China tendrá 57 países fundadores después de que fuera aceptada la candidatura de Noruega, indicaron este miércoles las autoridades chinas.

Junto a Noruega, las de Suecia, Polonia, Portugal, Islandia, Israel, Sudáfrica y Azerbaiyán han sido las últimas candidaturas aprobadas por Pekín para convertirse en estados fundadores del futuro Banco Asiático de Inversión e Infraestructuras (BAII).

Pekín aceptó la candidatura noruega a pesar de las tensiones con el país europeo por cuestiones relacionadas con los derechos humanos.

Aunque ni Estados Unidos ni Japón están en la lista, la presencia de Francia, Alemania, Australia o Gran Bretaña supone un éxito diplomático para China.

noticia
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, habla durante una conferencia de prensa en el marco de la Cumbre de las Américas en Panamá, el 11 de abril de 2015 (AFP/AFP)

En total, cuatro de los cinco miembros permanentes del Consejo de seguridad de la ONU, 14 de los 28 países de la Unión Europea y 21 de los 34 estados de la OCDE formarán parte de esta nueva entidad.

La institución impulsada por Pekín tendrá como objetivo financiar infraestructuras en Asia y competirá con el Banco Mundial, liderado por Estados Unidos y el Banco Asiático de Desarrollo, apoyado por Japón.

- Desafío a la influencia estadounidense-

El gobierno de Barack Obama llevó a cabo una intensa campaña de cabildeo contra la iniciativa china, acusada de querer sabotear las normas internacionales sobre el desarrollo.

Pero el entusiasmo suscitado por el BAII pone en realidad de relieve la irritación de algunos países, incluidos sus aliados, ante el poco vigor del multilateralismo de Estados Unidos.

China no esconde su frustración ante el persistente bloqueo de las reformas del Fondo Monetario internacional (FMI) y del Banco Mundial, donde quiere aumentar desde hace tiempo su cuota de derecho de voto.

Ambas instituciones, nacidas hace más de sesenta años, celebran esta semana su reunión semestral en Washington.

Oficialmente, tanto el FMI como el BM saludan la creación de este banco. La directora general del Fondo, Christine Lagarde, asegura que el Fondo estaría encantado de "cooperar" con el BAII.

La reacción oficial de Washington ha sido de cautela.

"Si el BAII adhiere a las normas de las organizaciones multilaterales existentes, habrá enormes oportunidades de cooperación" declaró el miércoles en Shanghai la secretaria estadounidense de Comercio, Penny Pritzker.

El BAII ejercerá "una tolerancia cero ante la corrupción" y respetará "las normas más rigurosas" aseguró la agencia de prensa Nueva China.

Según ciertos medios de comunicación, China renunció además a un derecho a veto en la entidad.

Solamente Taiwán, territorio de facto independiente pero que Pekín considera que un día deberá integrarse de nuevo en el territorio nacional, ha quedado fuera de la creación del Banco.

De aquí a finales de junio, los Estados fundadores deberán celebrarán dos reuniones, en Pekín y Singapur, y escoger al primer presidente del BAII.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos