Desde Washington (AFP)

EEUU cubrirá costos de demandas contra periodistas en el extranjero

Estados Unidos dedicará fondos para ayudar a los periodistas en el extranjero a afrontar los costos de demandas frívolas destinadas a silenciarlos, anunció el jueves la jefa de USAID, Samantha Power.

US, aid, diplomacy
Jefa de USAID, Samantha Power - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Estados Unidos dedicará fondos para ayudar a los periodistas en el extranjero a afrontar los costos de demandas frívolas destinadas a silenciarlos, anunció el jueves la jefa de USAID, Samantha Power.

La directora de la Agencia de Estados Unidos para la ayuda internacional al Desarrollo (USAID) también prometió aumentar drásticamente la asistencia a grupos locales y hacer que esa ayuda sea más inclusiva y efectiva. Entre esos países señaló a El Salvador, Guatemala y Honduras.

Power, una exreportera, dijo que el gobierno de Joe Biden fijará un "fondo global de defensa contra la difamación" para periodistas como parte de su agenda de promoción de la democracia.

"Ofreceremos la cobertura (de costos) para sobrevivir a las denuncias de difamación o disuadir a los autócratas y oligarcas de tratar de demandarlos para sacarlos de circulación", dijo Power en la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown.

noticia
Samantha Power, administradora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), habla en un hotel de Jartum, la capital de Sudán, el 3 de agosto de 2021 (AFP/AFP)

Agregó que sus conversaciones con periodistas internacionales mostraron que los regímenes autocráticos usan cada vez más la "táctica cruda pero efectiva" de presentar demandas a los medios de comunicación en quiebra para matar las historias que no les gustan.

"A medida que los autócratas se vuelven más inteligentes en sus intentos de controlar y manipular a las personas, debemos ayudar a apoyar una prensa mundial libre y justa para que los líderes rindan cuentas", dijo.

Power no detalló cómo funcionará el fondo ni si apoyará también a periodistas en países aliados de Estados Unidos.

Biden planea una cumbre el mes próximo para respaldar la democracia, con el objetivo de mostrar el cambio respecto a su predecesor Donald Trump, quien abrazó a líderes autocráticos y denunció el papel de los medios independientes.

Como telón de fondo, Washington sigue pidiendo al Reino Unido la extradición del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien se considera un periodista y enfrentaría prisión perpetua por filtrar documentos clasificados de Estados Unidos.

Power, quien se desempeñó como embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas durante el periodo del expresidente Barack Obama, dijo que acceder a esos recursos podría ser para los periodistas "la diferencia entre poder escribir una historia para responsabilizar al alcalde corrupto o al jefe de policía corrupto o potencialmente no hacerlo".

- Un cambio hacia grupos locales -

Power también dijo que Estados Unidos aumentaría drásticamente la cantidad de asistencia que se canaliza a través de grupos en el terreno.

"Si realmente queremos que la ayuda sea inclusiva, las voces locales deben estar en el centro de todo lo que hacemos", remarcó.

En un primer esfuerzo, anunció una iniciativa para dirigir 300 millones de dólares durante los próximos cinco años a organizaciones en El Salvador, Guatemala y Honduras, naciones clave para la administración Biden en su búsqueda de reducir las causas de la migración.

Los grupos llevarán a cabo programas en áreas que incluyen la lucha contra la corrupción, la lucha contra la violencia sexual y el fomento del crecimiento sostenible.

A pesar del amplio apoyo por un cambio, el porcentaje de asistencia de Estados Unidos a nivel mundial que pasa por grupos locales ha aumentado solo del 4% al 6% en la última década, reconoció.

Power se fijó la meta de dirigir al menos una cuarta parte de los fondos de USAID a través de grupos locales durante los próximos cuatro años, incluso autorizando al personal en el terreno a adjudicar más contratos.

Reconoció que USAID ha dudado en hacerlo porque los grupos en el terreno a menudo carecen de la experiencia legal y contable que se espera en los Estados Unidos, pero cree que el cambio ayudaría a aumentar la capacidad para que "el impacto se mantenga mucho después de que termine la relación con USAID".

Power también anunció que USAID promovería un mayor trabajo por parte del sector privado de Estados Unidos, incluidos grupos religiosos, y anunció un fondo separado para agilizar las ofertas de contratos.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos