Desde París (AFP)

Consenso en el G7 sobre criptomoneda de Facebook pero discrepancias por tasa a grandes de internet

Los ministros de Finanzas del G7 alcanzaron el miércoles un consenso para "actuar rápidamente" ante el "preocupante" proyecto de la criptomoneda libra de Facebook, pero discreparon sobre la tasa a los gigantes de internet.

technologies, informatique, finance, budget, UE, G7, gouvernement, fiscalité, internet
El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, y su homólogo estadounidense, Steven Mnuchin, en el G7 Finanzas en Chantilly, al norte de París, el 17 de julio de 2019 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Los ministros de Finanzas del G7 alcanzaron el miércoles un consenso para "actuar rápidamente" ante el "preocupante" proyecto de la criptomoneda libra de Facebook, pero discreparon sobre la tasa a los gigantes de internet.

"Sobre la (criptomoneda) libra, tuvimos una discusión muy constructiva y detallada con un amplio consenso sobre la necesidad de actuar rápidamente", explicó a la prensa la presidencia francesa del G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido), al término del primer día de reuniones de los ministros en Chantilly, al norte de París.

"Reconocemos que hay una necesidad de un nuevo sistema bancario y de pago que pueda reducir los costes de los intercambios entre países y continentes (...), pero todos estamos preocupados por la posibilidad de que haya una nueva moneda creada por Facebook", explicó una fuente francesa.

Tras la advertencia lanzada el lunes por el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, quien teme que la nueva moneda sirva para blanquear dinero o para la evasión fiscal, los ministros expresaron todos su preocupación por el proyecto de Facebook.

"No están reunidas las condiciones para que la libra se ponga en práctica hoy en día", afirmó el ministro francés Bruno Le Maire, aunque se dijo abierto a un debate sobre el "marco" o la "regulación" de la iniciativa.

Aunque Francia y Estados Unidos se pusieron de acuerdo sobre la libra, discreparon sobre la tasa a los gigantes digitales, pese a la reunión entre Le Maire y Mnuchin este miércoles por la tarde.

- Negociaciones "difíciles" -

La aprobación la semana pasada en Francia de un impuesto a las grandes compañías de internet, los llamados Gafa (un acrónimo para referirse a Google, Apple, Facebook y Amazon), provocó la apertura de una investigación en Estados Unidos que podría acarrear sanciones.

La reunión entre ambos ministros fue calificada de "constructiva", según fuentes francesas. "Siempre es importante escuchar, intercambiar y avanzar", afirmó Le Maire en Twitter.

Poco antes, el ministro francés aseguró sin embargo que París no cedería y que esperaba unas negociaciones "difíciles" con Estados Unidos.

Al término del primer día de reuniones, los siete países no consiguieron alcanzar el consenso que podría abrir el camino hacia un acuerdo en el marco de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) sobre el gravamen a las grandes compañías de internet.

"Nuestros equipos trabajarán toda lo noche para conseguirlo", dijo una fuente francesa, que espera conseguir un acuerdo antes del final del encuentro del G7 el jueves al mediodía.

"Si no encontramos un acuerdo a nivel del G7 sobre los grandes principios de fiscalidad digital hoy o mañana, francamente será difícil encontrar uno entre los 129 países de la OCDE", aseguró.

Según Le Maire, Francia hizo un gesto hacia Estados Unidos al aceptar trabajar dentro de la OCDE en un proyecto estadounidense para que la tasa se aplique a las actividades digitales de todo tipo de empresas.

El ministro francés dijo varias veces que retirará su impuesto nacional una vez se alcance un acuerdo internacional sobre la cuestión dentro de la OCDE.

Frente al riesgo de que se multipliquen los impuestos a los gigantes de internet en cada país (España y Gran Bretaña tienen proyectos similares), Estados Unidos accedió a principios de este año a reanudar las negociaciones dentro de la OCDE, que llevaban años estancadas.

Los siete ministros sí se pusieron de acuerdo sobre el principio de una tasa mínima a las empresas, pero sin fijar un tipo mínimo, un proyecto impulsado por Francia y Alemania y apoyado por Washington.

"Hay un verdadero acuerdo sobre el principio de una tasa mínima que se ha asentado. Es la primera vez que esto se produce", explicó una fuente francesa.



Te puede interesar