Día Mundial contra la Hepatitis

A nivel internacional se celebra cada 28 de julio, el Día Mundial contra la Hepatitis, en el cual se recuerda al doctor Baruch Blumberg, quien descubrió el virus de la Hepatitis B y posteriormente desarrolló su vacuna.

Categoría: Internacional

DePeru.com | 28 de julio



 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), estableció que cada 28 de julio se conmemore el Día Mundial contra la Hepatitis, en una fecha que recuerda al doctor Baruch Blumberg, descubridor del virus de la Hepatitis B, quien además desarrolló su vacuna.

En este día, se fomenta la toma de conciencia sobre las hepatitis virales y las enfermedades que causan, así como la difusión de conocimientos sobre ellas. Esta jornada brindará la oportunidad de centrar la atención en medidas específicas, como por ejemplo:
El fortalecimiento de la prevención, el cribado y el control de las hepatitis virales y las enfermedades conexas;

  • La ampliación de la cobertura de vacunación contra la hepatitis B y su integración en los programas nacionales de inmunización;
  • La coordinación de una respuesta mundial contra la hepatitis.

Los virus A, B, C, D y E de la hepatitis causan infecciones agudas y crónicas e inflamación del hígado, que pueden desembocar en cirrosis y cáncer hepático. Esos virus representan un riesgo enorme para la salud mundial, pues hay alrededor de 350 millones de personas con infección crónica por hepatitis B y unos 170 millones de personas infectadas crónicamente por el virus de la hepatitis C.

Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo la hepatitis causa la muerte de 4 mil personas cada día y es el causante de 1,4 millones de muertes al año, más que las enfermedades del VIH y la malaria. La hepatitis, es una enfermedad prácticamente oculta, debido a que sólo el 5 % de personas que sufre alguna forma de hepatitis crónica lo sabe y menos del 1 % recibe tratamiento efectivo, además en la mayoría de los países, los altos precios de los nuevos fármacos son la mayor barrera para el acceso a las terapias para combatirla. 

Prevención e intervención

La Estrategia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala 5 áreas básicas de intervención que pueden mejorar y ampliar la respuesta frente a las hepatitis virales:  

  1. Las vacunas: existen inmunizaciones para prevenir el virus de las hepatitis A y B y también una vacuna contra la E, que comienza a utilizarse con eficacia en distintos países del mundo.
  2. Prevención de la transmisión vertical de la hepatitis B con la administración de una dosis neonatal de la vacuna al recién nacido. Contraída durante el primer año de la vida, hay más del 90 % de probabilidades de que la infección por hepatitis B se vuelva crónica. Recientemente, además, una investigación mostró que la terapia antiviral con tenofovir durante la semana 30 a 32 del embarazo puede reducir hasta 3 veces (del 18 al 5 %) la transmisión vertical del virus de la hepatitis B al neonato, en combinación con inmunoglobulina y la vacunación del recién nacido. 
  3. Seguridad en las inyecciones, las transfusiones de sangre y los procedimientos quirúrgicos.
  4. Reducción de daños para los consumidores de drogas inyectables a través de la provisión de jeringas estériles y tratamientos contra la fármacodependencia.
  5. Acceso a tratamientos orales, eficaces y seguros contra la hepatitis C, que pueden lograr la curación en más del 90 % de los casos. También hay tratamientos eficaces contra el virus de la hepatitis B, que suelen ser de por vida.