Desde Nueva York (AFP)

Condenan en EEUU a 57 meses de prisión a coinventor de programa informático malicioso

Un joven sueco coinventor de un programa informático malicioso que infectó alrededor de 500.000 computadoras en todo el mundo fue condenado el martes a 57 meses de cárcel en Nueva York por piratería informática.

EEUU, Suecia, Moldavia, piratería, informática, internet
Una mujer mira la página del FBI en línea dedicada a detectar programas maliciosos el 9 de julio de 2012 en París. - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Un joven sueco coinventor de un programa informático malicioso que infectó alrededor de 500.000 computadoras en todo el mundo fue condenado el martes a 57 meses de cárcel en Nueva York por piratería informática.

Alex Yücel, de 25 años, que concibió junto a un colaborador el programa Blackshades -y responsable de la organización homónima-, vendió un programa malicioso llamado RAT a varios miles de personas en más de cien países, explicó el fiscal de Manhattan, Preet Bharara.

El joven había sido detenido en Moldavia en noviembre de 2013, antes de ser extraditado hacia Estados Unidos.

Alex Yücel se declaró primero inocente ante un juez federal de Manhattan, antes de admitir su acto de piratería en febrero pasado, lo que le permitió obtener una condena inferior a cinco años de cárcel, 12 menos que cuando había sido inculpado por piratería y acceso fraudulento a computadora.

Un centenar de personas fueron investigadas en Europa y en Estados Unidos en el marco de una operación llevada a cabo en mayo de 2014 contra este programa malicioso.

Dos clientes y un administrador de Blackshades fueron ya condenados a penas de cárcel tras haberse declarado culpables.

El otro coinventor del programa, Michael Hogue, también se declaró culpable y espera que se establezca su pena.

Este sistema de acceso a distancia (RAT) había sido vendido a más de 6.000 personas desde septiembre de 2010, según el FBI, por un monto total de 350.000 dólares. Más de medio millón de computadoras habrían sido infectadas.

El programa permitía acceder a las fotos, códigos y webcams de los ordenadores y era utilizado para extorsionar a sus víctimas. También podía aterrorizar a sus usuarios, ya que era capaz de leer en voz alta un mensaje enviado por los piratas. Su precio de venta era de 40 dólares.




Te puede interesar