Desde Chico (Estados Unidos) (AFP)

California enfrenta un incendio que genera su propio clima

El incendio forestal de California, que ya devoró una superficie equivalente a la de Chicago, es tan enorme que ahora genera su propio clima y torna más difícil la tarea de los bomberos.

USA, incendie, climat, sécheresse
Las llamas del Dixie Fire devoran una casa en Indian Falls el 24 de julio de 2021 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El incendio forestal de California, que ya devoró una superficie equivalente a la de Chicago, es tan enorme que ahora genera su propio clima y torna más difícil la tarea de los bomberos.

Unos 5.400 bomberos se movilizaron en el norte de California para sofocar el incendio bautizado "Dixie Fire", que no hace más que crecer desde mediados de julio atizado por el fuerte calor, una alarmante sequía y continuos vientos.

Su magnitud es tan grande que en los últimos días ha creado unas nubes denominadas pirocumulus que provocan relámpagos y fuertes vientos que atizan el fuego.

"La jornada de mañana lunes podría ser de las más difíciles: si esas nubes son lo suficientemente altas tienen el potencial de producir relámpagos", dijo Julia Ruthford, meteoróloga que se ocupa de este incendio.

noticia
El humo del incendio visto cerca de Bend, EEUU, desde un avión el 24 de julio de 2021 (AFP/AFP)

Para ayudar en las tareas de rescate llegaron socorristas de diversos lugares, entre ellos Florida.

El Dixie Fire hasta ahora ha quemado principalmente áreas extremadamente aisladas, lo que explica por qué solo decenas de casas y otros edificios han sido destruidos hasta ahora.

- Muy doloroso -

Avanzando por caminos extremadamente empinados, los bomberos a veces son apoyados por un tren, desde el cual pueden regar abundantemente áreas que de otro modo serían inaccesibles.

Pero en las actuales condiciones climáticas, "las brasas pueden volar fácilmente a más de un kilómetro del fuego", explica a la AFP Rick Carhart, portavoz de los bomberos. Por eso, lugares que acogen a evacuados, como el pueblo de Quincy, se encuentran amenazados.

"Es muy doloroso verlo avanzar sin pausa y acercarse a nuestras tierras", dice a la AFP Peggy Moak, residente de un pueblo vecino.

Los incendios son habituales en California al extremo que los lugareños se preguntan qué queda por quemar. Pero debido al cambio climático, este verano es particularmente violento.

Los símbolos de la sequía que alimenta el fuego están por doquier: un campo de golf tiene su césped amarillento y navegantes surcan un lago que es apenas una sombra de lo que era.

Los incendios devoraron tres veces más vegetación este año que a esta altura de 2020, que fue el peor año en la historia de California en términos de incendios.

Un investigación preliminar dijo que el gigantesco incendio se desató luego que un cable de electricidad cayó sobre un árbol.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos