Desde Brasilia (AFP)

Bolsonaro debe cuidar el medio ambiente para que economía crezca, defiende WWF

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, deberá colocar el medio ambiente entre sus pautas prioritarias si pretende cumplir su promesa de retomar el crecimiento económico, defiende un portavoz de la la ONG ambientalista WWF.

Brasil, medioambiente
Vista aérea del Lago Maciel en la Reserva de Desarrollo Sostenible Mamiraua en el estado de Amazonas, Brasil, el 28 de junio de 2018 - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, deberá colocar el medio ambiente entre sus pautas prioritarias si pretende cumplir su promesa de retomar el crecimiento económico, defiende un portavoz de la la ONG ambientalista WWF.

Diversas organizaciones ambientalistas sostienen que la llegada del ultraderechista al poder y su falta de propuestas para preservar el medio ambiente representa una amenaza para la Amazonía, la mayor selva tropical del planeta, y las poblaciones indígenas y ribereñas que la habitan.

"Nuestros recursos naturales proveen servicios ambientales [purificación del aire, del agua, manutención de los ciclos de lluvias, por ejemplo, ndlr] que garantizan que sectores importantes en el país, como el agro-negocio y la energía, continúen produciendo y contribuyendo para el PIB brasileño", dijo a la AFP André Nahur, coordinador de las políticas de cambio climático del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en Brasil.

"En el contexto actual, en el que nuestros principales biomas están llegando a puntos sin retorno de pérdida de biodiversidad, es fundamental que el nuevo presidente reconozca el papel que la cuestión socioambiental tiene para la manutención del crecimiento económico del país", añadió.

noticia
El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, el 28 de octubre de 2018 (AFP/AFP)

"La sustentabilidad tiene que ser una pauta sin partido político".

Casi el 20% de la Amazonía desapareció en los últimos 50 años debido a la deforestación, según el último informe bianual de WWF "Planeta Vivo", publicado este martes y que resume la situación de la salud del planeta y su biodiversidad.

El estudio muestra, a través de diversos indicadores, que la actividad humana insustentable está empujando los ecosistemas "al límite" y que es preciso tomar medidas urgentes y coordinadas para revertir la degradación a tiempo.

Nahur destacó que está superada esa idea de que el desarrollo económico va en detrimento del medioambiente y viceversa, como Bolsonaro sugirió por ocasiones en su campaña.

"El desarrollo, la manutención del PIB, el aumento de los empleos y la mejora de calidad de vida es una prioridad. Lo que precisa ser reconocido es que mantener esa calidad de vida de las personas sin un medio ambiente equilibrado no es posible", explicó Nahur.

Las palabras deforestación, Amazonía o calentamiento global están ausentes en el programa de Bolsonaro.

Pero en discursos públicos llegó a afirmar que no serían otorgadas nuevas tierras para comunidades indígenas, que el "exceso" de áreas de conservación ambiental "dificulta" el desarrollo y que Brasil saldría del Acuerdo de París sobre el cambio climático -algo que fue descartado por él mismo en la recta final-.

Aunque no sin crear suspicacias: Bolsonaro afirmó que mantendría a Brasil dentro del acuerdo -firmado en 2015 por 195 países para combatir el calentamiento global- siempre y cuando el gigante sudamericano mantenga soberanía plena sobre la Amazonía.

El acuerdo "no viola la soberanía nacional ni genera cualquier riesgo de pérdida de territorio nacional ante ninguna iniciativa internacional. Eso no existe, no está en el acuerdo", asegura Nahur, quien subraya además que una eventual salida de un compromiso de este tipo implicaría un proceso burocrático complejo, de por lo menos tres años.




Te puede interesar


Este sitio usa imágenes de Depositphotos