Cueva de Piquimachay o Pikimachay en Pacaycasa

Ha sido fechada en 20000 años a.C. y muestra dos antiguas fases ocupacionales: Pacaicasa y Ayacucho. El nivel más profundo (correspondiente a la primera fase Pacaicasa) contiene restos fósiles de perezosos gigantes y caballos, además de herramientas toscas de piedra y hueso. Ello demostraría que durante esta fase la cueva habría sido habitada por cazadores recolectores nómades.


Cueva de Piquimachay o Pikimachay

Novedades en Facebook

 

Cueva de Piquimachay o Pikimachay
Ubicación: Se sitúa al norte de Ayacucho a 2 850 msnm. y a 24 minutos de la ciudad.
Pertenece al distrito de Pacaycasa, provincia de Huamanga.
Ayacucho - Perú
   
Horario de Visita
Todo el Año: 8:00 a.m. a 5:00 p.m.
   
Tarifas
Ingreso  libre  

 

INFORMACIÓN

Es una cueva que tiene aproximadamente 24 m. de ancho y doce de altura; esta al centro del cerro de Allqowillka, donde en 1969 el arqueólogo norteamericano Richard Mc Neish, con el Proyecto Arqueologico Botanico "Peabody", encontro restos con una antiguedad de 20 mil años.

En esta cueva, se han encontrado instrumentos líticos del paleolítico andino y restos óseos de animales.

Al estar en esta cueva, uno puede hacerse la idea de cómo era en aquella época el hábitat de los primeros pobladores de esta zona.

Las herramientas ya no fueron supuestamente realizadas con tufo volcánico, sino que fueron talladas en basalto, calcedonia, cuarcita y pedernal.

Chancadores, descarnadores, puntas unifaciales y raspadores así como algunas puntas triangulares realizadas en hueso fueron las principales herramientas encontradas durante las excavaciones.

Entre los restos óseos animales encontrados figuran tigres de cueva, mastodontes, camélidos, caballos y perezosos gigantes.

Desde este lugar, se puede visualizar el paisaje andino y el obelisco de la Pampa de Ayacucho. Lamentablemente, los restos encontrados, se encuentran en el museo de Washington EE.UU.

Fuente: [Mincetur]
 

 

 

 




Otros Lugares cercanos »

Complejo Arqueológico de Qenqo - Kenko »

Qenqo, que significa laberinto, es un sitio muy especial. En la cosmovisión andina, esta huaca fue construida para evocar a Kaypacha, la antigua serpiente u origen de la vida. Además, los antiguos peruanos usaron este sitio para comunicarse con otras deidades como el sol, la montaña, la luna, la tierra y las estrellas. Todo está dispuesto de manera secreta y mágica: los canales, los laberintos, el anfiteatro y la sala de sacrificios.

Complejo Arqueológico de Curamba »

Consta de varias estructuras arquitectónicas cuadrangulares y rectangulares, de las cuales sobresale el Ushno, ubicado a un extremo de una gran plaza, cuya construccion es de forma piramidal trunca de hasta tres plataformas que por sus características especiales constituye un recinto sagrado. Lo más notable en Curamba es el monumento cuadrangular con escalones y terraplenes que debió ser altar de sacrificio. Debajo hay una especie de celda o cueva.

Complejo Arqueológico de Ichugan »

Ruinas arqueológicas que datan de la época pre inca, desarrollándose en el intermedio tardío, siendo parte de la gran Nación Yaro y por su estructura y formación pétrea comprende de tres asentamientos.

Complejo Arqueológico de Tipón »

Es un complejo arquitectónico de gran importancia, conformado por 12 terrazas flanqueadas por muros de piedra perfectamente pulidas y enormes andenes, caídas ornamentales y canales de agua que aunados a la flora ofrecen al visitante un gran valor cultural y paisajístico. Se considera que Tipón es uno de los recintos reales y jardines que mandó a construir Wiracocha.

Complejo Arqueológico Garu »

Uno de los centros arqueológicos más importantes del Alto Marañon. Posiblemente habría sido sede polito-administrativa de los Yaros o Yarowilcas y se le considera como uno de los asentamientos más organizados y poblados de la época Pre-Inca. Presenta conjuntos habitacionales, administrativos, religiosos y centros de defensa.

Complejo Arqueológico de Kotosh »

Es considerado como uno de los templos más antiguos del Perú y de América (data de hace 4000 años), desde que fuera investigada en 1958 por la misión arqueológica de la Universidad de Tokio a cargo del Dr. Seiichi Izumi. Aunque en años recientes se han descubierto templos más antiguos que Kotosh, no ha dejado de ser, en la actualidad, uno de los sitios arqueológicos más importantes del Perú y evidencia de que la antigua civilización peruana estaba en tiempos remotos organizada en torno a Templos formando una sociedad compleja.