Nacimiento de José Sabogal

José Arnaldo Sabogal nació en Cajabamba, provincia de Cajamarca, el 19 de marzo de 1888. Pintor peruano expresó en su obra la riqueza de la cultura nacional en todos sus aspectos, publicó una serie de libros donde difundía las artes tradicionales peruanas.

Categoría: 19 de marzo - Nacimiento de José SabogalEfemérides

DePeru.com | 19 de marzo



 

José Arnaldo Sabogal Dieguez nació en Cajabamba, provincia de Cajamarca, el 19 de marzo de 1888.

En 1904, a los 16 años trabajó en la hacienda Cartavio como capataz, con el fin de ahorrar y viajar a Europa. Con 20 años de edad viaja a Italia para estudiar dibujo en Europa, en la Escuela de Desnudo de la Academia de Bellas Artes de Roma, también asistía en la Academia Española de Roma, paso dos años en esa ciudad.

Viajero empedernido recorrió también el sur Francia, y las costas de Argelia y Marruecos, luego se embarcó a Buenos Aires donde vivió por un tiempo, y estudió en la Academia Nacional de Bellas Artes de 1912 hasta 1918.

En 1913 fue profesor en la Escuela Normal de Jujuy, se conservan de esa época varios de sus dibujos al natural. Desde 1915 comienza a realizar exposiciones colectivas de su obra en Buenos Aires y una exhibición en 1916 en Jujuy de paisajes de la zona.

En 1918, viajó al Cusco donde pasó 6 meses y fue en esa ciudad que hizo amistad con intelectuales peruanos como Luis Velasco Aragón, José Luis Rodríguez, Luis Eduardo Valcárcel.

Al año siguiente en una conferencia de Abraham Valdelomar, expone Caricaturas, en el Teatro Excelsior del Cusco.

Luego viaja a Lima, para difundir su obra. En 1919 ya empieza a funcionar la Escuela de Bellas Artes de Lima y en ese año el artista realizó la exhibición Impresiones del Ccoscco de más de 30 de sus obras en la Casa Brandes. Con una temática netamente andina.esta exposición causó revuelo en la Lima aristocrática y clasista.

En 1920 fue nombrado profesor auxiliar de pintura en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Mientras vivía en Lima pintó imágenes de mujeres limeñas: tapadas y devotas. También ilustró dos veces la portada de la Revista Mundial con imágenes criollas, e hizo viñetas para las obras de Abraham Valdelomar Cuentos incaicos y Los hijos del Sol. En 1922 viaja a México luego de renunciar a la Escuela Nacional de Bellas Artes con su esposa la escritora María Wiesse Romero, fue recibido como huésped del Gobierno, pasa seis meses en ese país donde realiza una muestra individual de sus obras y conoce a pintores del movimiento muralista, allí se refuerza su pensamiento de darle una función social del arte y su deseo de revalorar las tradiciones artísticas y culturales.

En México realizó numerosos grabados y xilografías, como uno de la Virgen de Guadalupe. En 1923 retorna a Perú y produjo sus obras La Hilandera y la Procesión el Señor de los Milagros

Al año siguiente, el presidente del Perú, Augusto B. Leguía, pide a alumnos y profesores de la Escuela Nacional de Bellas Artes la creación del Salón Ayacucho, donde se  recibirían delegaciones por la conmemoración de la Batalla de Ayacucho. Este salón fue decorado con grandes telares y Sabogal representó el pasado colonial con imágenes de tapadas limeñas y la otra que mostraba una calle virreinal.

También Ilustró portadas de Cuentos andinos de Enrique López Albújar, retrata al militar colombiano, José María Córdova y hace la ornamentación mural de cuatro techinas del Panteón de los Próceres.

En 1925 pintó El gamonal, que denuncia la explotación y busca reinvindicar al hombre andino, viaja nuevamente al Cusco, que coincidió con la corriente indigenista. En 1926, Sabogal diseñó la portada de la revista Amauta y colaboró con varias ilustraciones para la publicación, e incluso fue él quien sugirió el nombre a José Carlos Mariátegui. Fue en ese año también que realizó su famosa obra Recluta.

Por esa época su obra es exhibida en Argentina y Uruguay con gran acogida. Luis Sánchez Cerro, presidente del Perú, le ofreció la Dirección de la Escuela Nacional de Bellas Artes reemplazando a Daniel Hernández, pero no aceptó el ofrecimiento. viaja a la sierra central y oleos sobre tela. En 1931 asume la jefatura del Instituto de Arte Peruano, anexo del departamento de Antropología del Museo Nacional.

En 1932 asume la dirección de la Escuela Nacional de Bellas Artes, luego de la muerte de Daniel Hernández. Fue el primero en promover modelos indios en clases de pintura, el indigenismo desaparece del discurso político y queda relegado a la pintura y literatura. Recibió múltiples homenajes, más adelante se ocupó de investigar la selva peruana y realizó obras inspiradas en imágenes selváticas.

Publicó las investigaciones Mates Burilados.Arte vernacular peruano (1945), Pancho Fierro (1945), y el toro en las artes populares (1949).

En  1946 fue director del Instituto del Arte Peruano, con sus discípulos Camilo Blas, Teresa carvallo, Enrique Camilo Brent y Julia Codessi, para el estudio del Arte, en marzo de ese año que luego pasó a ser parte del Museo Nacional de la Cultura Peruana fundado por Sabogal y Luis E. Valcárcel que albergó a los indigenistas, donde tiene el fin de recuperar y revalorar las artes populares tradicionales peruanas.

Sabogal fue etiquetado como indigenista aunque en realidad pintó tanto criollos, selváticos o andinos, Luis E. Valcárcel lo expresa claramente cuando escribió “con la misma simpatía, pintó a zambos y mulatos, a indios costeños, a mestizos de todos los colores. [...] enseñó a hablar un nuevo idioma, adecuado a la expresión de un mundo recién descubierto. Hasta él no hubo sino balbuceos del arte de lo peruano” (Valcárcel, 1956).

En una entrevista con Ciro Alegría expresó “No soy indigenista, pese a que haya pintado mucho a los indios y tampoco soy españolista, aunque mi sangre sea española. Soy un peruano que capta los valores esenciales de su pueblo. Más ampliamente, soy un americano”. 

José Sabogal impulsó y revaloró el arte peruano usando como instrumento sus hermosas pinturas, siempre trató de difundir el arte peruano a través de sus fabulosos libros de investigación sobre el arte nacional. 

Fue un explorador de las expresiones artísticas poco conocidas, en su obra dejó atrás el eurocentrismo, valoró la cultura nacional en todas sus expresiones y su amplitud, sin desestimar el aporte hispánico o africano. Falleció en Lima, el 15 de diciembre de 1956.