El tercio inferior del rostro nos delata

El paso del tiempo va formando en nuestro rostro líneas de expresión como las que hay a nivel de la frente, los párpados y el surco nasogeniano y que son las más llamativas, sin embargo hay unas líneas muy pequeñas que suelen pasar desapercibidas pero contribuyen a la apariencia de envejecimiento, las líneas del mentón.

DePeru.com | 11971 lecturas.


Autor del Artículo

Dra. Martha Paola Arellano Salazar

CMP 36247 / 24251


 
Existen muchos tratamientos para las líneas de la frente, del entrecejo y las “patitas de gallo”, la más conocida es la toxina botulínica, cuyos resultados son muy buenos, también hay rellenos, y cirugía plástica, todas apuntan a borrar las líneas pero ninguna trata ni nutre la piel.

Además estos procedimientos solucionan algunos problemas de rostro, pero ¿qué hay del tercio inferior del rostro y del cuello? Por lo general el área del tercio inferior del rostro y el cuello, suelen delatar la real edad biológica que tenemos.

Tengamos en cuenta que edad biológica y edad cronológica no siempre coincide. Situaciones como el consumo de alcohol, tabaquismo, estrés, sedentarismo, malos hábitos alimentarios pueden adelantar nuestra edad biológica y hacernos lucir con más edad de la que nos corresponde.

La exposición exagerada a la luz del sol, también suele deshidratar nuestro rostro y causar envejecimiento, la piel suele lucir opaca, seca y estos detalles se reflejan en la aparición de pequeñas rayitas bajo el labio inferior, la mayoría a la altura de las comisuras labiales que se acentúan cuando gesticulamos o hablamos.

Con el paso del tiempo estas líneas se convierten en arrugas profundas difíciles de tratar con procedimientos convencionales.

La forma de mejorar la piel y disminuir esas líneas y arrugas formadas en el tercio inferior del rostro es inducir la formación de colágeno y elastina y esto se logra con la inyección subcutánea de CO2 o carboxiterapia.

Según los estudios científicos publicados, el dióxido de carbono aplicado intradérmicamente consigue aumentar y compactar el colágeno, logrando una textura más pareja y menos porosa de la piel.Además el poder vasodilatador de carboxiterapia que está mediado por óxido nítrico, estimula la microcirculación favoreciendo la llegada de nutrientes y oxígeno, obteniéndose finalmente una piel radiante y luminosa.

El cambio que se obtiene en la piel del cuello también es muy bueno y relativamente rápido, sin embargo el  número de sesiones y tiempo en que aparecen los resultados depende del compromiso previo de la piel y de la respuesta de cada persona. La frecuencia con la que se realizan las sesiones es de 1 sesión cada 2 a 4 semanas.

El proceso de rejuvenecimiento de piel con carboxiterapia debe ir acompañado con alimentación balanceada, con ejercicio físico  y con cambios de hábitos dañinos como por ejemplo dejar de fumar.

La recomendación que siempre se hace y es necesario tener en cuenta es que cada paciente debe pasar previamente una evaluación médica, y debe ser informada de las contraindicaciones y las reacciones adversas del tratamiento.