El surco nasogeniano se atenúa con carboxiterapia

El surco nasogeniano se forma como consecuencia de las gesticulaciones que hacemos y del paso del tiempo, y siempre nos hace lucir mayores. Ahora hay una forma de sacarlo de nuestra vista.

DePeru.com | 27847 lecturas.


Autor del Artículo

Dra. Martha Paola Arellano Salazar

CMP 36247 / 24251


La línea que nace a la altura de las alas de la nariz y desciende en forma oblicua hasta la comisura de los labios en ambos lados de la cara se llama surco nasogeniano.

El surco nasogeniano suele marcarse cuando sonreímos, cuando hablamos o simplemente hacemos algún gesto. Suele ser una línea virtual en la niñez y juventud pero se va marcando conforme van pasando los años. La pérdida de tonicidad de los músculos faciales así como la flacidez de la piel en la zona malar son responsables de la formación del pliegue del surco sobre la línea de expresión.

Esta línea de expresión, cuando está muy marcada suele darnos un aspecto de más edad de la que realmente tenemos y nos hace lucir cansados o enojados.

Hay varias propuestas de tratamiento de las líneas de expresión del surco nasogeniano, rellenos de corto y largo plazo, toxina botulínica y carboxiterapia.

La aplicación de dióxido de carbono en el surco nasogeniano logra el efecto de rellenar la línea de expresión al inducir la formación de colágeno y elastina. Además  dado que carboxiterapia es un tratamiento ideal para la flacidez de la piel, se logra tensar la piel adyacente a la línea de expresión logrando una atenuación mayor del surco nasogeniano.

Idealmente, cuando se realiza un tratamiento con carboxiterapia para atenuar el surco nasogeniano no solo mejora la línea de expresión y la elasticidad del pliegue sino que mejora la apariencia de la piel, la misma que se vuelve más tersa con un brillo natural y saludable; por lo tanto se recomienda de preferencia aplicar también en la piel adyacente para lograr un aspecto saludable más parejo de todo el rostro.

La frecuencia de aplicación recomendada es una sesión cada dos a cuatro semanas, aunque este lapso puede variar según algunos factores  de cada persona como estado inicial de la piel, grado de envejecimiento, edad, tipo de piel, etc.

El número total de sesiones del tratamiento también variará de acuerdo con los factores arriba mencionados y si bien el efecto de carboxiterapia permanece por más de un año, se recomienda hacer unas sesiones de mantenimiento dos a tres veces por año.

Por otro lado, carboxiterapia tiene la ventaja de ser un tratamiento que puede ser utilizado por todos los fototipos de piel, y puede ser aplicada durante todo el año, solo hay que tener paciencia porque es un tratamiento con resultados a mediano o largo plazo.

Tenga en cuenta que antes de iniciar cualquier tratamiento con carboxiterapia, reciba una evaluación médica y revise con su médico las indicaciones y contraindicaciones así como las reacciones adversas que podrían suceder. Así mismo, recuerde que carboxiterapia es un procedimiento médico y debe ser realizado por un médico entrenado.