La Salimancia o Adivinación con la Sal

Es un método de adivinación también conocido como alomancia, que consiste en utilizar la sal para la predicción del futuro. Es una técnica muy remota, ya que nació en la época de la Roma antigua.


 

 
 

 

 
Según los historiadores y adivinos que utilizan esta técnica, la sal era tan preciada porque se trataba de un producto muy escaso y complicado para los pueblos alejados de las zonas costeras. 
 
Era comun el trafico de la sal, un bien muy buscado tanto para diferentes rituales, ceremonias y ofrendas, como para tener una buena salud. Ademas era una forma de pago. 
 
De hecho, la palabra salario tiene su origen en que se les pagaba a los soldados romanos con saquitos de sal, y viene del latin salarium, “pago con sal”.
 
Por tanto, ningunear la sal o el hacer que por un descuido se derramara, se consideraba como una ofensa a los dioses paganos. 
 
De hecho, en la actualidad, existe la idea supersticiosa de que tirar la sal o pasarla de mano en mano es sinonimo de mala suerte, y para evitar esos efectos dañinos hay que tirar algo de sal del salero hacia atrás sobre el hombro izquierdo.
 
A partir de su caracter sagrado se asocio la sal al fuego como un metodo adivinatorio.
 
La forma de hacerlo es muy sencilla: se arrojan unos granos de sal al fuego, con un movimiento rapido, y se escucha el ruido o chisporroteo que producen. 
 
Dependiendo de su fuerza al crepitar, asi se realiza la interpretacion, es decir, si los granos crepitan con fuerza, es un signo positivo de fortuna, pero si suenan debiles y casi sin fuerza, es que la fortuna no esta demasiado cerca. 
 
Ademas del interpretar el ruido, tambien se leen las formas del humo formado por la combustion de la sal en el fuego, o la naturaleza de las llamas formadas. 
 
Asi, el futuro se presenta bastante bueno si las llamas son claras y brillantes, en caso contrario el augurio es negativo.
 
Ademas de arrojar la sal a la hoguera, la salimancia suele practicarse actualmente vertiendo una cucharadita de sal sobre una bandeja, mesa o superficie plana, e interpretando las formas que deja el azar.