Los Inhalantes

Los inhalantes son sustancias volátiles invisibles, que se encuentran en productos domésticos comunes los cuales producen vapores químicos que al ser inhalados crean efectos psicoactivos que alteran la mente.



 

Los Inhalantes

La mayoría son productos destinados al uso industrial, artesanal o doméstico tales como los desodorantes, sprays, sustancias para el cabello, líquidos para limpiar muebles, plumones de tinta permanente, barniz de uñas, pegamentos, pintura de spray y gasolina. Estos productos al ser inhalados tiene efectos psicoactivos, es decir funcionan como drogas.

El abuso, tal y como lo conocemos en la actualidad, surgió en los años 50 en Estados Unidos, extendiéndose a partir de entonces por el resto del mundo. Su aparición correlaciona con la pobreza, el abandono y la marginalidad.

Se trata de una amplia gama de productos que al entrar en contacto con la atmósfera, liberan diversos compuestos químicos cuya inhalación altera de manera transitoria y reversible el funcionamiento de nuestro cerebro. Las personas se exponen a solventes volátiles y otros inhalantes en el hogar y en el lugar de trabajo, no considerándolas como drogas ya que la mayoría no están destinadas para ese propósito.

Para su consumo utilizan esponjas, pedazos de tela, bolsas, naranjas partidas o directamente de sus envases. Los nombres más comunes que los consumidores dan a los inhalantes: son chemo, pegue, flan, activo o vainilla. En inglés son: "sniffing", "snorting" y "bagging" (cuando se trata de oler productos en una bolsa); y "huffing" (cuando se remoja una tela que se coloca frente a la nariz).

El abuso de inhalantes puede provocar la muerte desde el primer uso. Aproximadamente uno de cada cinco jóvenes informa haberlo usado al llegar a la adolescencia.

El consumo de estas sustancias presenta graves problemas de salud. Sus consumidores son principalmente niños marginales, aunque el consumo también se da con relativa frecuencia en adolescentes. Su consumo puede deberse a varios factores: una invitación, por la presión por parte de los compañeros del colegio y amigos, curiosidad, ignorancia de los efectos tóxicos e inseguridad personal.


Características que Favorecen su Consumo:

  • Facilidad de adquisición; generalmente estos productos son fáciles de obtener y están al alcance del consumidor, ya que se venden en establecimientos tales como: ferreterías, librerías, basares, supermercados, talleres, etc. Sin atacar las prohibiciones legales.
  • Por su bajo costo, se facilita su compra por personas con escaso poder adquisitivo (como los niños y adolescentes).
  • Venta autorizada para uso industrial o artesanal, con pocas limitaciones legales y escaso cumplimiento de las que existen.
  • De efectos rápidos e intensos, tanto por las propias características del producto como por la vía de administración (inhalación por la nariz y/o boca, con una inmediata absorción por los pulmones).
  • No precisan de instrumentos para su uso.
  • No es necesario contactar con un intermediario para obtenerlos.
  • Su uso o consumo se puede realizar en cualquier lugar.
  • Son fáciles de esconder y difíciles de detectar.
  • El desconocimiento de las consecuencias y peligros de su uso. 


Signos y Síntomas

Estos pueden ser muy variados, dependiendo del tipo de sustancia química y de la cantidad inhalada o aspirada.

  • Olor o aliento a sustancias químicas.
  • Irritación de nariz, labios, boca o piel.
  • Manchas de sustancias químicas o pintura en la nariz, boca, manos y/o en la ropa.
  • Los ojos suelen estar enrojecidos, algunas veces con movimientos oculares laterales rápidos involuntarios (nistagmus).


Peligros para la Salud

Aunque su composición es diferente, casi todos los inhalantes de los que se abusa producen efectos similares a los de los anestésicos, que desaceleran las funciones de los órganos del cuerpo.

La aspiración de cantidades muy concentradas de las sustancias químicas que contienen los disolventes o los aerosoles puede ser una causa directa de insuficiencia cardiaca y muerte. Eso es muy común con el abuso de los fluorocarburos y los gases similares al butano. Las elevadas concentraciones de inhalantes también causan muerte por asfixia al desplazar el oxígeno de los pulmones y del sistema nervioso central, con lo que cesa la respiración.


Efectos Inmediatos

Es una droga anestésica. Debido a que el efecto dura de 15 a 45 minutos, el consumidor tiende a inhalar nuevamente la sustancia tóxica. Pueden presentarse nauseas, vómitos y anorexia (perdida del hambre). Inmediatamente después del uso pueden presentarse convulsiones, estado de coma, y muerte súbita por arritmia, fallas cardíacas, asfixia, o accidente vascular cerebral. Luego de algunas horas, pueden desarrollarse acumulación de líquido e inflamación de los pulmones (edema pulmonar), neumonías, convulsiones.


Efectos a Largo Plazo

Se produce palidez y fatiga permanente (debilidad muscular), una disminución de la memoria y de la concentración, pérdida del equilibrio, estados de depresión o psicosis, irritabilidad, conducta agresiva, alteraciones hepáticas, afecciones renales, pulmonares y cardiacas, pérdida de peso, desorientación, temblores, infartos cerebrales, trastornos del lenguaje, epilepsia, daño a los riñones, leucemia, bronquitis crónica, ceguera y sordera, daño cerebral permanente, problemas respiratorios crónicos.

Fuente: [Minedu]

 




Otros temas de Las Drogas »

Medicamentos Prescritos

Esteroides Anabólicos

Hongos Alucinógenos

El Tabaco

La Marihuana

La cocaína

LSD