Funciones del adjetivo

El oficio propio del adjetivo es el de calificar o determinar al sustantivo ya como atributo (adjetivo explicativo): la mansa oveja, o especificativo, los animales mansos, ya como predicado nominal. la oveja es mansa. Pero también puede completar la idea de un predicado verbal, sin dejar de referirse al nombre, Así, cuando decimos:



 

El oficio propio del adjetivo es el de calificar o determinar al sustantivo ya como atributo (adjetivo explicativo): la mansa oveja, o especificativo, los animales mansos, ya como predicado nominal. la oveja es mansa. Pero también puede completar la idea de un predicado verbal, sin dejar de referirse al nombre, Así, cuando decimos:

  • El hombre nace desnudo
  • Juana va descalza


Los adjetivos desnudo y descalza no se refieren sólo a los substantivos hombre y Juana, sino que a la vez modifican también la significación de los verbos nacer e ir, denotando el modo como se verifica la acción de estos verbos intransitivos. A estos adjetivos que se refieren a la vez al sujeto y al predicado verbal, los llamamos predicados de complemento.

Como adverbios:

Usamos también el adjetivo con verbos transitivos en construcciones en que, si a la primera vista parece que el adjetivo modifica al verbo, en realidad no es así, porque se refiere al complemento directo, que se va a considerar implícito en el contexto de la oración. Ejemplo:

Juan come demasiado pan; Juan come demasiada carne

El vocablo demasiado es adjetivo porque se refiere a los substantivos pan y carne, complementos directos del verbo comer. Pero si, generalizando la expresión, callamos dichos substantivos y decimos Juan come demasiado, el mismo vocablo ya no es adjetivo, sino pronombre indefinido y que designa el objeto directo del verbo comer, sin determinarlo.

Si usamos el mismo adjetivo con un nombre que sea complemento adverbial de un verbo intransitivo, y decimos, por ejemplo, Juan duerme demasiado tiempo, el vocablo de que tratamos es adjetivo; pero si callamos el substantivo tiempo y decimos Juan duerme demasiado, el mismo vocablo es adverbio.

Como sustantivos:

El adjetivo puede también convertirse en substantivo, y de hecho se convierte cuando, sin referirse a un substantivo expreso, lo usamos con valor de tal, ya solo, ya con el artículo.