Historia de los Mundiales 2

Desde 1930 hasta 2010, la Copa del Mundo de la FIFA se ha convertido en el evento deportivo más importante del planeta. El mundo entero se paraliza para disfrutar de uno de los eventos deportivos más importantes del orbe.


Por: Daniel Brown Mansilla (DePeru.com)

Para España 1982, la FIFA determinó aumentar el número de participantes a 24 debido al éxito del torneo y al deseo de darles mayor participación a los equipos de Norteamérica, África, Asia y Oceanía.  Destacaron los africanos: Camerún que estuvo cerca de pasar de ronda, pues quedó fuera por diferencia de goles, y Argelia cuya eliminación generó una fuerte controversia luego de que Alemania derrotara por 1:0 a Austria, cifra necesaria para que ambos países germano parlantes clasificaran en desmedro de los norafricanos.

En este certamen se produjo la mayor goleada y uno de los partidos con mayor número de goles de la historia de la Copa del Mundo: el 15 de junio, Hungría venció a El Salvador por 10-1.

El favorito para ese Mundial era Brasil, que participó con jugadores importantes como Zico, Falcao y Sócrates. Pero quien se llevó la gloria fue Italia, que fue de menos a más en este Mundial.  Hizo una primera fase para el olvido, pero en la ronda definitiva, hizo gala de su grandeza e incluso venció al favorito Brasil en un electrizante partido por 3-2.

Más dramático fue la semifinal entre Francia y Alemania en Sevilla. Ambos equipo regalaron uno de los mejores partidos de la historia de los Mundiales. Hasta el final de la primera parte de la prórroga, los franceses eran seguros finalistas. En el segundo tiempo extra, Alemania no se dio por vencido y logró empatar el partido a tres goles. Los penales definieron la suerte y fue el equipo liderado por Karl Heinz Rummenigge el que se instaló en la finalísima.

Italia y Alemania se enfrentaron en el Santiago Bernabéu. Los alemanes acusaron cansancio luego de tan agotador partido ante Francia. Los goles  Rossi, Tardelli y Altobelli le dieron a Italia, su tercera Copa del Mundo.

México se convirtió en 1986 en el primer país en la historia, en organizar un Mundial de Fútbol en dos oportunidades. En primeros términos, la FIFA designó a Colombia como organizador, pero problemas logísticos impidieron tal hecho. Así como en 1970, el suelo azteca vio la consagración de Pelé, en 1986 los mexicanos se rindieron ante los pies de Diego Armando Maradona, máximo referente histórico del fútbol argentino.

En cuartos de final el equipo albiceleste debía confrontar a Inglaterra, uno de sus más tradicionales rivales, especialmente tras el estallido de la Guerra de las Malvinas cuatro años antes. El enfrentamiento destacó por dos de los goles más recordados en la historia de este deporte: en el minuto 51' Maradona anotó un gol con su mano (conocido como la mano de Dios) y en el 54' el mismo Maradona recorrió 62 metros en 10 segundos, sobrepasando a 6 ingleses, antes de anotar el denominado Gol del Siglo.

La final sería disputada entre alemanes y argentinos en el Estadio Azteca ante más de 110.000 espectadores. Cuando faltaban menos de quince minutos para el final del partido los sudamericanos lideraban por 2:0, pero los dirigidos de Franz Beckenbauer lograron igualar el marcador agregando dramatismo. Sin embargo un gol de Jorge Burruchaga a los 84' definiría la victoria argentina. Maradona, elegido el mejor jugador del torneo, sería el encargado de levantar el segundo título mundial de su país.

Alemania tendría su revancha cuatro años más tarde en Italia. En este Mundial, Camerún se convirtió en el primer país africano en llegar a cuartos de final. Los ‘Leones Indomables’ fueron la sensación del torneo, pues en el partido inaugural, derrotaron 1-0 a la campeona Argentina en Milán.

A pesar de ello, este mundial ha sido considerado como uno de los de más baja calidad debido al fútbol extremadamente defensivo que se jugó. Varios partidos se definieron en los disparos de penal y el promedio de goles ha sido en ese año, el más bajo de la historia.

El torneo finalizaría con una mediocre final entre alemanes y argentinos, caracterizada por los errores arbitrales y la expulsión de dos jugadores de la Albiceleste. [14]  Un solitario gol de Andreas Brehme cinco minutos antes del pitazo final le daría la Copa por tercera vez a la escuadra de Alemania Occidental, algunos meses antes de que se concretara el proceso de reunificación de dicho país.

Estados Unidos recibió el aval de la FIFA para organizar la Copa del Mundo de 1994, a pesar de las constantes críticas debido a la realización del torneo en un lugar donde el fútbol era prácticamente desconocido y donde ni siquiera existía una liga profesional.

La nota negra de este certamen fue el asesinato del defensa colombiano Andrés Escobar, luego que éste accidentalmente cometiera un autogol en la derrota de su equipo ante Estados Unidos. Asimismo, marcó el triste retiro de los mundiales de Diego Armando Maradona, después que diera positivo su test de dopaje.

El brasileño Romario fue la gran estrella del Mundial, pues a punta de goles, condujo al Scratch a una nueva final luego de 24 años de espera. En esa instancia se enfrentaron dos de los tres tricampeones mundiales que había hasta ese momento. El cuadro brasileño e Italia, que tenía a Roberto Baggio como su principal figura. El campeonato se definiría por primera vez en una tanda de penales. Después que el propio Baggio fallara su disparo, Brasil conquistó su tetracampeonato.

Con su cuarto título en el palmarés, Brasil llegó al Mundial de Francia 1998 con el pergamino de gran favorito. En dicho certamen, se contó la participación por primera vez de 32 países divididos en ocho grupos de cuatro. Ronaldo era el llamado a ser la gran figura en suelo francés, pero su estrella se cayó ante el buen juego desplegado por el cuadro local, liderado por la gala en el juego de Zinedine Zidane, quien anotó dos goles en la final ante el ‘Scratch’, que sirvieron para escribir el nombre de Francia, por primera vez entre los campeones de la Copa del Mundo.

Cuatro años más tarde, la Copa del Mundo se disputó en un terreno distinto a América o Europa y por primera vez, dos países fueron los encargados de organizarlo. Asía, a través de Japón y Corea, le abrieron la puerta a la fiesta máxima del fútbol.

A pesar de haber sufrido en el proceso clasificatorio, Brasil nuevamente demostró su poderío, al ganar todos sus partidos durante el torneo. Ronaldo, opaco cuatro años atrás. Se consagró como goleador del certamen con ocho conquistas y se convirtió en el jugador con más tantos anotados desde 1970.  Dos goles suyos le dieron el penta campeonato a Brasil, en la final disputada ante Alemania en Yokohama.

Fue el Mundial de las sorpresas. Los grandes favoritos para llevarse el trofeo; Francia y Argentina, se despidieron del certamen en primera ronda. Es más, los franceses regresaron a casa sin haber convertido gol alguno. Causa de ese mal rendimiento fue la ausencia de su estrella Zinedine Zidane, quien se lesionó en los partidos amistosos previos al torneo.

Otros equipos alcanzaron resultados destacables: Corea del Sur se convirtió en el primer equipo asiático en llegar a semifinales junto a la sorprendente Turquía, mientras Estados Unidos y la debutante Senegal accedieron a la ronda de los ocho mejores.

Sin embargo, el Mundial asiático también tuvo detalles para la polémica, como es el caso de los árbitrajes, que en primera instancia, favorecieron a los surcoreanos. En octavos de final, el ecuatoriano Byron Moren falló clamorosamente en contra de Italia, incluso expulsando a Francesco Totti, en aquella oportunidad, figura estelar del equipo lombardo.

Otra falla descomunal fue la del egipcio Gamal al Ghandour, quien anuló hasta tres goles españoles en el partido de cuartos de final ante Corea en Suwon. Curiosamente, Ghandour se retiró un año después de ese Mundial y la marca Hyundai le obsequió un auto del año.

Para el 2006, Alemania le ganó la pulseada a Sudáfrica en la organización del certamen. El campeón Brasil, de ser el gran candidato para repetir la corona, pasó a ser la gran decepción del torneo. Al menos, los brasileños vieron como Ronaldo alcanzaba el récord de goles anotados en la historia de la competición (15).

La supremacía europea se comenzó a manifestar durante la segunda fase. En cuartos de final, los penaltis marcaron el fin de la competencia para Argentina e Inglaterra, que fueron derrotados respectivamente por Alemania y Portugal. Brasil acabaría con su invicto desde la derrota en la final de 1998 al perder nuevamente frente a la escuadra francesa.

En la final, Italia y Francia se enfrentaron en el estadio Olímpico de Berlín. El partido fue tan parejo, que los 90 minutos, culminaron en igualdad a uno.

En la prórroga un polémico incidente provocaría la expulsión de Zinedine Zidane al golpear al italiano Marco Materazzi. Sin su capitán, Francia se enfrentó a la definición desde los once pasos. David Trézéguet erró un tiro, lo que permitiría a Italia coronarse como campeona del Mundial por cuarta vez.

En el 2010, la Copa del Mundo llegó por primera vez a continente africano. En Sudáfrica, se vio por primera vez coronarse a la selección de España como campeón del mundo, luego de superar en una final de infarto a Holanda, con gol de Andrés Iniesta en el tiempo suplementario. En este torneo, la sorpresa la dio Uruguay, que esperó 40 años para poder llegar a la ronda semifinal de un Mundial. Entre las decepciones, citamos a Italia y Francia. campeón y subcampeón del Mundial 2006, quienes se despidieron en primera ronda de la Copa con resultados realmente opacos.

Entérese de la primera parte de la Historia de los Mundiales.