La Tuberculosis

La Tuberculosis (TBC) es una enfermedad que afecta a los pulmones como consecuencia de la propagación de bacterias (como el bacilo de Koch) en el ambiente.


Lectura .
Anterior Siguiente

tuberculosis


Tipos de Tuberculosis

  • Tuberculosis pulmonar primaria
  • Tuberculosis pulmonar crónica

Causas de la Tuberculosis

El contagio de la Tuberculosis ocurre cuando una persona sana inhala gotas de saliva procedentes de una persona enferma, cuando éste tose o estornuda. Estas gotas con bacterias tienen un tamaño muy pequeño y llegan a profundas zonas del pulmón de la persona sana, que podrían proliferar y dar paso a esta enfermedad.

Síntomas de la Tuberculosis

Entre los principales síntomas de la TBC se encuentran una fiebre leve, la sudoración nocturna, pérdida considerable de peso, perdida de apetito, dolor en el pecho, fatiga, cansancio, expectoración y una persistente tos, que es el síntoma más importante, debido a que se trata del mecanismo de contagio más frecuente de este mal.

Cuando la bacteria comienza a multiplicarse en el pulmón va colonizando el tejido, facilitando el avance de la enfermedad mediante la aparición de pequeños huecos en el pulmón para que las bacterias se diseminen.

Tratamiento de la Tuberculosis

El tratamiento contra la TBC suele ser largo y un poco completo. Se debe tomar varios antibióticos por un prolongado espacio de tiempo, los mismos que se deben respetar todos los días durante el tiempo que el médico lo indique.

El paciente, quien debe permanecer aislado en una habitación, tiene que seguir un tratamiento preventivo de seis meses o más y de no respetar este tratamiento, el paciente, además de contagiar a otras personas, puede enfermar gravemente e incluso morir.

Para evitar la propagación de este mal, se debe cubrir la  la boca y la nariz al toser. Los contactos personales deben ser limitados y terceras personas que lo frecuenten deben portar mascarillas para evitar el contagio.

 




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos