Desde México (AFP)

Vida en Ciudad de México, afectada por corte de agua de cuatro días

La vida en Ciudad de México, una de las mayores aglomeraciones del mundo, se ve afectada desde este miércoles y hasta el sábado por un corte de agua corriente debido al mantenimiento del principal sistema de abastecimiento.

México, agua
- AFP/
Anterior Siguiente

La vida en Ciudad de México, una de las mayores aglomeraciones del mundo, se ve afectada desde este miércoles y hasta el sábado por un corte de agua corriente debido al mantenimiento del principal sistema de abastecimiento.

La falta de agua en la capital mexicana obedece a trabajos de mantenimiento en el sistema Cutzamala, monumental instalación localizada en el vecino estado de México que reúne agua dulce para luego subirla hasta 2.700 metros sobre el nivel del mar y de ahí enviarla a la metrópoli, a más de 2.200.

Se espera que la medida afecte a unos cuatro millones de personas de la capital y a otros tres millones de habitantes del vecino estado de México.

Este corte es habitual desde hace unos años y se realiza coincidiendo con días feriados y fin de semana, como ocurre esta vez en que el 2 de noviembre los mexicanos conmemoran su tradición prehispánica de Día de Muertos.

Pero a diferencia de años anteriores, que se mantenía un abasto mínimo, el corte es total y afectará a más de 20 millones de personas en 14 de las 16 alcaldías que conforman Ciudad de México y a numerosos municipios vecinos.

Las autoridades lanzaron desde hace semanas una campaña para alertar a los capitalinos de reservar agua y racionalizar su uso.

Por las calles abundan personas cargando enormes recipientes conocidos como "tambos", que se agotaron además de que sus precios se dispararon.

Desesperados, este miércoles numerosos capitalinos desde el amanecer almacenaban agua de último momento pues el cierre del sistema fue a las 08H00 locales (14H00 GMT).

"Me tuve que esperar a que vinieran mis dos hijos a ayudarme a cargar las cubetas para llevarlas a los baños, que es donde se necesita", dijo a la AFP Teresa Ortega, ama de casa de 58 años que vive con su hija en un céntrico barrio de la capital.

- Medidas de emergencia -

En las calles de colonias populares, donde abundan viviendas viejas que carecen de cisternas subterráneas, las autoridades colocaron enormes contenedores para atender la emergencia.

Las escuelas públicas de todos los niveles suspendieron clases desde este miércoles, ejemplo seguido por las privadas, mientras que muchas oficinas suspenderán labores.

El caótico tráfico de la capital ya daba tregua porque muchas oficinas redujeron al mínimo la asistencia de empleados y se espera un cierre generalizado para el jueves, lo que será aprovechado por muchos para vacacionar y librarse del problema del agua.

"Mi hijo no trabaja desde mañana y nos vamos para no tener que lidiar con la falta de agua", dice Carmen Ortiz, una jubilada de 81 años.

En los sectores acomodados y de clase media, la emergencia es menor pues cuentan con cisternas, lo mismo que los grandes establecimientos comerciales.

Los hospitales, asegura la alcaldía, tienen prioridad en la distribución de agua gratuita, que es transportada por enormes camiones cisterna.

Restaurantes pequeños conocidos como "fondas", donde a diario comen oficinistas por menos de tres dólares, se observaban en su mayoría cerradas, no así los que ofrecen un servicio más sofisticado.

"Nosotros ya tenemos pagadas pipas (camiones cisterna) de agua. No vamos a cerrar, debemos aprovechar porque mucha gente no comerá en sus casas y esperamos que suba la clientela", comenta Luis Sánchez, encargado de una parrilla estilo argentino del barrio chic de Condesa.

Ya están listos los camiones cisterna de la alcaldía para atender las zonas más afectadas.

Firmas privadas ofrecen camiones cisterna; uno de 10.000 litros cuesta unos 1.700 pesos (poco más de 83 dólares), aunque se teme que los precios aumenten por la demanda.

Abastecer a la capital de agua siempre ha sido un reto y la explotación de los mantos acuíferos ha provocado hundimientos en distintas zonas de la ciudad.

A ello se suma el pobre estado de la infraestructura, pues se estima que cerca del 40% del agua de la capital se pierde en fugas.

En alcaldías como Iztapalapa, con 1,8 millones de personas, la falta de agua es crónica desde hace décadas.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos