Desde Washington (AFP)

Una pastilla experimental es un arma potencial contra la malaria

Una pastilla experimental que puede permanecer en el estómago durante semanas para liberar de forma gradual un fármaco podría ayudar a evitar tomar un tratamiento diario y eliminar potencialmente enfermedades como la malaria, de acuerdo con un estudio publicado el miércoles en Estados Unidos.

EEUU, medicamentos, enfermedad, medicina
Prueba de detección de malaria el 21 de abril de 2016 en Lagos, Nigeria - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Una pastilla experimental que puede permanecer en el estómago durante semanas para liberar de forma gradual un fármaco podría ayudar a evitar tomar un tratamiento diario y eliminar potencialmente enfermedades como la malaria, de acuerdo con un estudio publicado el miércoles en Estados Unidos.

"Hasta ahora, los comprimidos nunca duran más de 24 horas y esta nueva cápsula abre realmente la vía a sistemas orales de administración de fármacos de muy larga duración", dijo Robert Langer, profesor en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), y uno de los autores de este avance publicado en la revista Science Translational Medicine.

"Esta nueva pastilla podría tener un efecto sobre todo tipo de enfermedades como el Alzheimer o trastornos psiquiátricos", sostiene.

La pastilla fue probada en cerdos con la droga ivermectina, un antiparasitario que podría ayudar en los esfuerzos por eliminar la malaria.

Si un mosquito pica a una persona que toma la ivermectina se muere, lo que podría reducir fuertemente la incidencia de la malaria y de todas las infecciones transmitidas por insectos, como el zika.

La nueva pastilla pudo permanecer en el estómago de estos animales dos semanas tras haber sido ingerida.

La compañía Lyndra, con sede en Cambridge, Massachusetts, desarrolla esta tecnología que beneficiaría principalmente a los pacientes que requieren un tratamiento gradual, como los que sufren patologías neuropsiquiátricas, VIH o diabetes.

Para la malaria, la pastilla podría contener artemisinina, un potente antipalúdico.

Según los modelos, si el 70% de la población en riesgo es tratada de esta forma, la tasa de transmisión de la enfermedad podría reducirse en la misma proporción que si el 90% fuera tratada solo con el antipalúdico.

"Hacer tomar medicamentos a pacientes todos los días durante largos períodos de tiempo es realmente problemático", dijo el doctor Andrew Bellinger, cardiólogo del Brigham and Women's Hospital y director científico de la empresa Lyndra.

"Si los medicamentos pueden ser eficaces durante un largo período podría mejorar radicalmente la eficacia de las campañas de tratamientos masivos", agregó.

Además, esta tecnología podría ayudar a los investigadores a realizar ensayos clínicos de mayor calidad, facilitando la toma de medicamentos.

Una vez en el estómago, esta cápsula de dos centímetros de diámetro, hecha de polímero, se despliega en forma de estrella de cuatro centímetros, lo que le impide pasar por el píloro para salir del estómago, pero sin obstruir el pasaje de los alimentos.

La píldora se disuelve sola tras varias semanas.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos