Desde Bruselas (AFP)

Un acuerdo sobre el Brexit deberá cerrarse para octubre de 2018, según Bruselas

El acuerdo sobre una salida de Reino Unido de la Unión Europea deberá cerrarse antes de octubre de 2018, aseguró este martes el negociador de la Comisión Europea para el Brexit, Michel Barnier.

UE, GB, Brexit, política
Michel Barnier, negociador de la Comisión Europea para el Brexit, concede una rueda de prensa en Bruselas el 6 de diciembre de 2016 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El acuerdo sobre una salida de Reino Unido de la Unión Europea deberá cerrarse antes de octubre de 2018, aseguró este martes el negociador de la Comisión Europea para el Brexit, Michel Barnier.

Si la primera ministra británica, Theresa May, comunica oficialmente hacia finales de marzo de 2017 su voluntad de abandonar el bloque, "las negociaciones podrían empezar algunas semanas después y el acuerdo podría cerrarse para octubre de 2018", aseguró.

Los tratados europeos prevén el inicio de un período de negociación de dos años tras la comunicación oficial de salida de un país del bloque, si bien, para Barnier, el período real de negociación será de uno 18 meses, para dar tiempo a la ratificación por parte del Consejo Europeo, la Eurocámara y el Parlamento británico.

En base a este calendario, el proceso podría estar terminado para marzo de 2019, justo antes de las elecciones europeas previstas para ese año, en las que ya no participaría Reino Unido.

noticia
El artículo 50 del Tratado de Lisboa y el Brexit (AFP/AFP)

Michel Barnier hizo estas declaraciones en una rueda de prensa en Bruselas para informar por primera vez sobre las conversaciones iniciadas con el resto de las 27 capitales europeas para preparar las negociaciones.

"La UE está lista para recibir la notificación oficial británica", aseguró.

May tiene previsto comunicar oficialmente antes de finales del próximo marzo la voluntad británica de abandonar la UE, si bien un procedimiento abierto actualmente por la justicia británica podría retrasar este calendario.

Hasta 40 diputados del partido Conservador de May podrían apoyar una moción de la oposición exigiéndole conocer su plan para salir de la Unión Europea antes de empezar las negociaciones, reveló este martes una parlamentaria.

La rebelión bastaría para que la moción fuera aprobada el miércoles, lo que sería un golpe simbólico al rechazo de May a dar detalles de su estrategia para consumar el Brexit, alegando que la debilitaría.

Del lunes al jueves, el Tribunal Supremo examina un recurso del gobierno contra un fallo anterior que le obligaba a contar con la aprobación del Parlamento para activar el artículo 50 del Tratado europeo de Lisboa, momento en el que empezarían las negociaciones.

Los partidarios del Brexit temen que el Parlamento, la mayoría de cuyos miembros defendieron la permanencia en la UE, obstaculice la salida.

La moción del partido Laborista pide a la primera ministra "que se comprometa a dar conocer el plan del gobierno", al tiempo que promete no revelar material "del que se pueda considerar razonablemente que dañaría a Reino Unido en las negociaciones".

Asimismo, el Parlamento se compromete a respetar la voluntad de los británicos expresada en el referéndum del 23 de junio y no impedir el Brexit.

La antigua ministra conservadora Anna Soubry, que se opuso al Brexit, reveló que apoyaría la moción laborista y calculó que "20, 40" de sus colegas iban a hacer lo mismo.

Por su parte, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, urgió este martes a Reino Unido a adoptar "una actitud diferente" respecto a las negociaciones sobre su divorcio de la Unión Europea, advirtiendo de unas discusiones complicadas si no cambia su postura.

"La salida puede ser tranquila y ordenada, pero requiere una actitud diferente (...) por parte del gobierno británico", indicó Dijsselbloem, a su llegada a una reunión sobre asuntos económicos y financieros de la UE.

Para Dijsselbloem, quien preside el grupo de los 19 ministros de Finanzas de la zona euro, "las cosas que se están oyendo hasta ahora [por parte de Londres] son incompatibles con [una salida] tranquila y ordenada".

"Si Reino Unido quiere acceder al mercado interior, tendrá que aceptar las reglas" de este mercado europeo sin fronteras, subrayó.

Desde que los británicos aprobaran en junio la marcha de Reino Unido de la UE, Londres ha mostrado su voluntad de mantener el mayor acceso posible al mercado interior, uno de cuyos pilares ?la libertad de instalación de los ciudadanos europeos en territorio británico? fue el blanco de las críticas de los partidarios del Brexit.

Bruselas descarta de plano mantener a los británicos en este espacio de libre comercio si no respeta todas sus libertades.

A su llegada a la reunión de ministros en Bruselas, el responsable británico de Finanzas, Philip Hammond, indicó que "todo el mundo a ambas lados del Canal de la Mancha tiene interés en llevar a cabo un proceso lo más tranquilo posible", especialmente para "minimizar la amenaza a la estabilidad financiera europea".

Hammond confirmó además los comentarios del ministro británico para el Brexit, David Davis, quien apuntó que Reino Unido podría pagar para acceder a algunas partes del mercado único.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos