Desde Houston (Estados Unidos) (AFP)

Trump visita Texas bajo la amenaza de nuevas lluvias por la tormenta Harvey

El presidente de EEUU, Donald Trump, era esperado este martes en un estado de Texas afectado por inundaciones sin precedentes causadas por la tormenta Harvey, para mostrar unidad ante lo que calificó de "terrible tragedia".

EEUU, meteorología, huracán
Una carretera inundada en Houston (Texas, EEUU) el 29 de agosto de 2017, tras el paso de la tormenta Harvey - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El presidente de EEUU, Donald Trump, era esperado este martes en un estado de Texas afectado por inundaciones sin precedentes causadas por la tormenta Harvey, para mostrar unidad ante lo que calificó de "terrible tragedia".

Pero no se espera que el mandatario estadounidense y su esposa, Melania, visiten Houston, la cuarta ciudad estadounidense, donde los socorristas y voluntarios luchan por rescatar a centenares de personas atrapadas por las inundaciones, en momentos en que Harvey se apresta a dar un nuevo zapazo.

En cambio, harán escalas más al oeste, incluyendo la muy afectada Corpus Christi, para informar sobre los esfuerzos para afrontar las catastróficas inundaciones que asuelan el sureste de Texas, el segundo estado de mayor tamaño del país.

La oficina forense del condado de Harris, que incluye Houston, dijo que además de tres muertos confirmados, hay otros seis "potencialmente ligados al huracán Harvey".

noticia
Un gran número de personas aguarda la apertura de una tienda de alimentación de Deer Park (Texas, EEUU), el 29 de agosto de 2017, tras el paso de la tormenta Harvey (AFP/AFP)

"Somos una familia estadounidense", dijo Trump el lunes, ansioso por presentarse como una figura galvanizadora al afrontar el primer desastre natural de su polémica presidencia.

Trump prometió que el gobierno estará a disposición de Texas en el "largo y difícil camino de la recuperación" de los estragos causados por Harvey, que tocó tierra el viernes como huracán de categoría 4.

El peligro está lejos de haber acabado: muchas familias están aún varadas en la inundación o hacinadas en los refugios de emergencia.

"La única amenaza mayor continúa siendo la lluvia", dijo a la AFP Dennis Feltgen, un portavoz del Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami.

"Esto no ha acabado", advirtió, y calificó la situación de "catastrófica".

Trump declaró el estado de emergencia en el vecino estado de Luisiana, que ya sufrió fuertes precipitaciones, y donde se espera que Harvey azote con fuerza.

Con Luisiana ahora también en su camino, Harvey, degradado a tormenta tropical, se desplaza hacia el este y se espera que toque tierra nuevamente en la noche de este martes o en la madrugada del miércoles.

Los residentes de Nueva Orleans fueron advertidos de las fuertes lluvias e inundaciones súbitas que se esperan para los próximos dos días.

Esta ciudad, famosa por su música jazz y su comida, es particularmente vulnerable porque está en parte construida bajo el nivel del mar y ya sufrió otra inundación grande a comienzos de este mes que se complicó por fallos en su sistema de drenaje.

"Hay algunas predicciones de hasta 10 pulgadas (unos 250 mm) de lluvia en las próximas 36 horas para Nueva Orleans. No sería nada sorprendente si termina siendo más que eso", dijo a la AFP el meteorólogo Eric Holthaus sobre la situación de esta ciudad que fue devastada en 2005 por el mortífero huracán Katrina.

Houston, de su lado, puede esperar de 25 mm a 50 mm más de lluvia mientras la tormenta se aleja, pero las inundaciones podrían persistir hasta el final de la semana mientras la lluvia se desvanece, añadió.

Los pronósticos advierten de que es posible que Harvey se disipe después de volver a tocar tierra y sus lluvias deberían haber casi terminado para el jueves.

- Empapados y desesperados -

El alcalde de Houston, Sylvester Turner, dijo que más de 8.000 personas, empapadas y desesperadas, habían sido llevadas a refugios en esta ciudad, que con su periferia cuenta con más de seis millones de habitantes.

El comandante de la Guardia Costera, el vicealmirante Karl Schultz, dijo a CNN que asignó 18 helicópteros a Houston y otros 12 podrían estar en el aire en cualquier momento, además de los que aporta la Guardia Nacional.

"Si puede subirse al techo, sacuda una toalla. Deje una marca en el techo, así los tripulantes de los helicópteros pueden verlos", instó a aquellos que aún no han sido rescatados.

Harvey tumbó edificaciones en la costa del Golfo y causó precipitaciones "sin precedentes" dentro del estado.

Los pantanos y praderas costeras de Texas se inundaron rápidamente, pero las extendidas ciudades -donde el drenaje es más lento- fueron las más golpeadas.

El agua anegó rápidamente autopistas, carreteras y calles, haciéndolas inhabitables e intransitables, en tanto dañó el tendido eléctrico y desbordó represas.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército comenzó a abrir las represas de Addicks y Barker, bajo fuerte presión, para evitar una catástrofe en la periferia de Houston.

Las inundaciones provocadas por Harvey causaron la rotura de un dique al sur de la ciudad de Houston, dijeron las autoridades este martes, instando a los residentes a abandonar el sector inmediatamente.

"El dique en Columbia Lakes se rompió!!", indicó el gobierno del condado de Brazoria en su cuenta oficial en Twitter. "¡¡SALGA AHORA!!", añadió

El área de Columbia Lakes se encuentra al sur de Houston.

Latitia Rodriguez fue rescatada junto a su marido, hijos y nietos por la policía del condado de Williamson, que los evacuó en un bote por la anegada Ruta 90.

"Tenemos que evacuar. Tenemos demasiados niños. Así que teníamos que salvar a nuestros bebés", dijo a la AFP. "Hay una cantidad de gente allí. Quisiéramos ayudar a todos, pero no podemos. Tenemos nuestros propios niños", lamentó.

"Podemos anticipar que tanto como medio millón de personas en Texas serán elegibles para solicitar la asistencia financiera por desastres", dijo el vicepresidente Mike Pence a la Radio KHOU de Houston.

"Sabemos que esto está lejos de haber terminado", agregó.

Unos 1.270 mm de lluvia han caído sobre Houston desde que Harvey golpeó el viernes la costa texana como un huracán de categoría cuatro, desatando inundaciones masivas en su área metropolitana, habitada por 2,3 millones de personas. Si se suma la periferia, la población de la cuarta ciudad estadounidense sube a 6 millones.




Te puede interesar