Desde Prachuap Khiri Khan (Tailandia) (AFP)

Pinturas milenarias descubiertas en plena jungla tailandesa

Un antílope solitario, una silueta enigmática, una familia tomándose de la mano: escondidas en una gruta en medio de la jungla tailandesa, un equipo de arqueólogos acaba de descubrir pinturas rupestres que se remontan a más de dos mil años, un hallazgo poco corriente.

histoire, Thaïlande, archéologie
Arqueólogos tailandeses ante las pinturas rupestres, el 10 de septiembre de 2020 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Un antílope solitario, una silueta enigmática, una familia tomándose de la mano: escondidas en una gruta en medio de la jungla tailandesa, un equipo de arqueólogos acaba de descubrir pinturas rupestres que se remontan a más de dos mil años, un hallazgo poco corriente.

Kanniga Premjai trepa por una colina en el Parque nacional Sam Roi Yot, a cuatro horas al suroeste de Bangkok, abriéndose paso por la selva. Alcanzada la cima, entra en una cavidad y apunta con su linterna hacia los cuernos de un antílope grabados sobre la piedra.

"Al principio creíamos que se trataba de óxido acumulado en las paredes", indicó a la AFP la arqueóloga, de 40 años. Pero, rápidamente, gracias a una aplicación móvil específica para estudios arqueológicos, logró distinguir los dibujos. "Grité muy fuerte".

Su descubrimiento, el 14 de mayo, coronó meses de investigaciones por completo infructuosas, en los que exploraron sin éxito unas 40 cuevas.

noticia
Arqueólogo utiliza una aplicación móvil, en Tailandia el 10 de septiembre de 2020 (AFP/AFP)

Antiguas capitales reales, ciudades jemeres, templos: Tailandia ha revelado al mundo muchos restos que atraían a millones de turistas todos los años antes de la pandemia de covid-19.

Buscar pinturas rupestres es mucho más complejo: los sitios son de difícil acceso y el Departamento de bellas artes de Tailandia, encargado de la prospección arqueológica, carece de efectivos: en la oficina de Ratchaburi (sur), que cubre seis provincias tailandesas, solamente hay un equipo de tres arqueólogos, entre ellos Kanniga Premjai, que se dedica a este tipo de excavaciones.

En Tailandia, lo esencial del trabajo "consiste en preservar lo que ya se ha encontrado", explica Noël Hidalgo Tan, del Centro regional de arqueología y bellas artes de Asia del sureste. "Hay una enormidad de sitios inexplorados", añade.

"Nunca sabemos con qué nos vamos a encontrar", señala Kanniga Premjai, metiéndose en las otras cámaras de la gruta. Hay que buscar en cada rincón, cada acantilado, cada cavidad.

- Cazadores-recolectores -

En 2016, las autoridades revelan las primeras pinturas en esta zona del parque Sam Roi Yot, lo que llevó a la científica a dar más impulso a sus investigaciones. Su descubrimiento confirma sus primeras hipótesis, de una muy antigua presencia humana en esta región.

Cazadores-recolectores vivieron aquí hace alrededor de unos 3.000 años, explica Noël Hidalgo Tan. Según las estaciones, "se trasladaban de un campamento a otro y (esta cavidad), en la montaña, pudo haber sido una base" para ellos.

El experto está preocupado por la conservación del sitio.

"Para preservar las grutas y protegerlas, tienes que contar con dinero, desafortunadamente, están muy lejos de ser tan rentables" como un templo o un palacio antiguos.

Tampoco pueden abrirse con facilidad al turismo por la dificultad de acceso.

Pero Kanniga Premjai no se desanima. "Encontrar pinturas es como desenterrar un tesoro (...) El encanto de la arqueología es no aburrirse jamás".

Las pinturas de Sam Roi Yot no son las más antiguas descubiertas hasta ahora en Tailandia: han sido desenterradas otras en el norte del país, en sitios ocupados hace ya entre 5.000 a 11.000 años.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos