Desde Wuhan (China) (AFP)

Miles de chinos rinden homenaje al Dios de la Riqueza

Miles de chinos acudieron este sábado a un templo del centro del país para rendir homenaje al Dios de la Riqueza, coincidiendo con la celebración del Año del Cerdo, un animal que según la tradición trae prosperidad.

religion, Chine, festivités
Un grupo de personas queman incienso en homenaje al Dios de la Riqueza en el templo budista de Guiyuan, en la ciudad de Wuhan, en el centro de China, el 9 de febrero de 2019 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Miles de chinos acudieron este sábado a un templo del centro del país para rendir homenaje al Dios de la Riqueza, coincidiendo con la celebración del Año del Cerdo, un animal que según la tradición trae prosperidad.

Como cada año en el quinto día del calendario lunar, los peregrinos acuden al templo de Guiyuan, en la gran ciudad de Wuhan, para el aniversario del Dios Caishen.

Luchando contra el frío de primera hora de la mañana, cuando el sol todavía no ha salido, jóvenes y no tan jóvenes llegan al templo con varitas de incienso que queman en el patio del gran templo budista.

Como en un sueño, las llamas se elevan hacia el cielo en plena noche. La cantidad de incienso quemado es tal que los empleados del templo tienen que retirar las cenizas con palas constantemente.

noticia
Varitas de incienso quemando en homenaje al Dios de la Riqueza en un templo budista en Wuhan (China), el 9 de febrero de 2019 (AFP/AFP)

La peregrinación reúne cada año más de 100.000 personas en un solo día, según los medios oficiales.

"La tradición china establece que es el cumpleaños de Caishen, por eso vine a celebrarlo", explica la AFP Gong Xinwen, una joven que acude a esta celebración desde que era niña junto sus padres.

Este año la joven, que se acaba de casar, quiere pedirle un favor especial a Caishen: tener un hijo durante el Año del Cerdo, para que lleve el signo zodiacal de este animal, sinónimo de riqueza.



"El cerdo es una bendición", asegura.

El zodiaco chino tiene doce signos, uno cada año.

En el centro del templo hay una estatua gigante de la Diosa de la Misericordia, Guanyin, a la que suelen acudir aquellos que piden un heredero.

En la noche del lunes al martes, los chinos celebraron el nuevo año lunar, que cada año cae en una fecha distinta pero siempre en enero o febrero.

En la China continental, esta fiesta, la más importante del calendario, consiste en siete días festivos pero muchos trabajadores aprovechan la ocasión para volver varias semanas a sus regiones de origen.

En un país con casi 200 millones de migrantes internos, el retorno de los trabajadores a sus regiones provoca cada año lo que se considera como la mayor migración del mundo.

#Religion #Chine #Festivités


Te puede interesar