Desde Nueva York (AFP)

¿Más vegetales en la mesa?: el coronavirus hace escasear la carne en EEUU

Los estadounidenses tal vez se vean obligados a cambiar de dieta, después de que las cadenas de supermercado comenzaron a limitar las compras de carne a raíz del cierre temporal de mataderos por la pandemia de coronavirus.

USA, épidémie, virus, santé, distribution, alimentation, industrie, pandémie
Un hipermercado Costco en Washington el 5 de mayo de 2020 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Los estadounidenses tal vez se vean obligados a cambiar de dieta, después de que las cadenas de supermercado comenzaron a limitar las compras de carne a raíz del cierre temporal de mataderos por la pandemia de coronavirus.

Los temores sobre una posible penuria de carne, cuando se acerca la tradicional temporada de las barbacoas en Estados Unidos, han aumentado aún más después de que la compañía de supermercados Costco decidiera imponer restricciones sobre el número de porciones de ternera, cerdo o aves que sus clientes pueden comprar.

Cada cliente podrá ahora llevarse solamente tres porciones de carne, precisó la compañía en un comunicado publicado el lunes en su sitio web.

El objetivo de la medida es "ayudar a más personas a poder comprar la mercancía que quieren y necesitan", dijo la compañía, que tiene 440 hipermercados en el país.

Costco no es la primera compañía en anunciar este tipo de restricciones en Estados Unidos: los supermercados Kroger y la empresa Wegmans hicieron anuncios similares.

Desde el confinamiento, los supermercados han tenido un fuerte aumento de la demanda, mientras sus proveedores se han visto obligados a cerrar temporalmente los mataderos, después de que empleados contrajeran la covid-19.

El desequilibrio entre la oferta y la demanda podría aumentar en las próximas semanas, sobre todo con el fin de semana largo del "Memorial Day", el 25 de mayo, que suele coincidir con el inicio de la temporada de barbacoas y, por lo tanto, con un incremento del consumo de carne.

- Suministro limitado -

Varios expertos consideran que no habrá una penuria generalizada, pero sí una escasez en determinados sitios, en función del proveedor de las marcas.

El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó hace poco un decreto para obligar a los mataderos de carne de res, cerdo y aves de corral a que sigan abiertos para garantizar la venta de carne en los supermercados.

Tras haber cerrado cinco de sus instalaciones, el gigante de la industria cárnica Tyson Foods advirtió el lunes que tendrá que cerrar probablemente otros mataderos este año.

Es difícil "anticipar cuánto tiempo van a continuar estos desafíos causados por la covid-19", declaró el director ejecutivo de la compañía, Noel White, quien precisó que el cierre de sus plantas podría durar entre "unos días y unas semanas".

Se espera así una caída en la producción de carne de Tyson Foods, sobre todo después de que algunos de sus empleados hayan dejado de ir a trabajar por temor a contraer el coronavirus.

"Va a haber un suministro limitado de nuestros productos disponibles en las tiendas hasta que seamos capaces de reabrir nuestras plantas", advirtió White en una entrada de blog.

Según el principal sindicato agrícola de Estados Unidos, Farm Bureau, al menos 18 instalaciones cárnicas cerraron en los dos últimos meses, lo que provocó una reducción de casi un 20% de la capacidad de procesar carne de cerdo y de un 10% en el caso de la carne de res.

Unos 20 empleados de mataderos y plantas procesadoras de carne murieron de covid-19 en Estados Unidos, y al menos 6.500 se vieron afectados en diversos grados, según un balance proporcionado el 30 de abril por su sindicato, UFCW.

Las condiciones de trabajo en esas instalaciones facilitan la propagación del virus. Los empleados trabajan unos al lado de los otros en las líneas de producción y toman a menudo sus descansos y sus comidas en salas que no permiten respetar la distancia recomendada para evitar los contagios.

Las empresas del sector aseguran que han tomado las medidas sanitarias necesarias para proteger a los trabajadores, como los test de detección del virus, el control de temperatura, la entrega de protecciones para la cara y la instalación de paneles de plexiglás para separar a los trabajadores en sus actividades.

Pero, según las organizaciones que defienden a los empleados, esas precauciones han llegado demasiado tarde.

Algunos granjeros, por su parte, ya no quieren llevar a sus animales al matadero.

Aunque los novillos y terneras pueden seguir pastando sin muchos problemas, los cerdos suelen alimentarse en encierros, siguiendo un calendario muy preciso. Si engordan demasiado, pierden valor y pueden lesionarse.

#Usa #épidémie #Virus #Santé #Distribution #Alimentation #Industrie #Pandémie


Te puede interesar


Quantcast