Desde Río de Janeiro (AFP)

La crisis amazónica aumenta la presión sobre el sector brasileño del cuero

La crisis en la Amazonía y las amenazas del mundo de la moda de boicotear a los productores de cuero aumentan la presión sobre el vasto sector de pieles en Brasil, mientras comienzan a disminuir las ventas.

animales, consumo, medioambiente, ganadería, Brasil, moda, lujo, agricultura
- AFP/
Anterior Siguiente

La crisis en la Amazonía y las amenazas del mundo de la moda de boicotear a los productores de cuero aumentan la presión sobre el vasto sector de pieles en Brasil, mientras comienzan a disminuir las ventas.

A fines de agosto y mientras las llamas afectaban a la Amazonía, varias marcas de moda amenazaron con boicotear el cuero brasileño. El gigante del prêt-à-porter, H&M, anunció la suspensión de sus compras en respuesta a los incendios y su posible vínculo con la producción de ganado.

Según el Centro de las Industrias de Curtidos de Brasil (CICB), la empresa estadounidense VF Corporation (VFC), propietaria de marcas como Timberland, Vans, The North Face y Kipling, también anunció que suspenderá temporalmente las compras en el país.

Brasil, donde la producción de cuero se volvió masiva luego de un programa de inmigración lanzado en el siglo XIX para atraer a colonos alemanes, es actualmente el tercer exportador mundial, detrás de Italia y Estados Unidos.

- Trazabilidad difícil de probar -

"Esto se refiere a volúmenes insignificantes de cuero y no tendrá impacto en nuestras exportaciones", dijo José Fernando Bello, el presidente de la CICB.

Bello asegura que el país "presenta todas las certificaciones" y "todas las etiquetas de garantía que muestran el origen del cuero exportado y las prácticas sostenibles de la industria". Según él, en los últimos 20 años se ha dado un "salto adelante" en el proceso de trazabilidad de la piel y de la certificación sanitaria y medioambiental.

Actualmente "todo" el cuero recibido por las curtiembres -los establecimientos donde se trabajan las pieles- "va acompañado de documentos oficiales que certifican el origen del animal", dice.

Sin embargo, la afirmación no fue compartida por otro representante del sector del cuero de Brasil, Rafael Andrade, portavoz de la certificación CSCB (Certificación de Sostenibilidad de Cuero Brasileño).

"Existen las certificaciones" y "las curtiembres están certificadas" pero "es imposible tener una trazabilidad del ganado, saber dónde nació, dónde se trasladó y dónde fue abatido", dijo en un foro dedicado a la producción de cuero ecológicamente responsable.



"Hay tantos intermediarios, proveedores, Brasil es tan grande, es un país gigante. Así que puedes imaginar el tamaño del problema que tenemos", dijo.

Los incendios en la Amazonía brasileña son en su mayoría provocados, en parte para despejar terreno para la cría de ganado.

Pero según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, los principales estados productores de cuero sin curtir fueron Mato Grosso, Mato Grosso do Sul y Sao Paulo, seguidos de Paraná y Rondonia. De estos estados, solo el norte de Mato Grosso y Rondonia se encuentran en la Amazonía.

La CICB también argumenta que de enero a junio de 2019, las exportaciones de cuero vinieron principalmente de Rio Grande do Sul, Sao Paulo y Goiás, regiones no incluidas en la selva tropical.

- Exportaciones y baja calidad -

Después de alcanzar 488.240 toneladas en 2014, las exportaciones de cuero cayeron a 444.640 toneladas en 2018 (-8,9%), según el Ministerio de Economía.

Durante el mismo período, el valor total del cuero exportado se redujo a la mitad, cayendo a 1.440 millones de dólares contra 2.940 millones en 2014.

Una de las razones: la calidad de las pieles. "A pesar de una posición importante en el escenario mundial, Brasil está teniendo problemas con la calidad de las pieles debido a la falta de sinergia entre los compartimentos de la cadena productiva", lo que resulta en "defectos en las pieles", advirtió un informe de la agencia brasileña de investigación agropecuaria Embrapa desde 2009.

El cuero brasileño es de "mala calidad" debido a la "falta de control sobre el daño causado por el alambre de púas y los parásitos, el transporte en camiones a los mataderos, los cortes y los problemas de conservación de la piel", explicó a la AFP Manuel Antonio Chagas Jacinto, uno de los investigadores de Embrapa que realizó el informe.

En un país que tenía 215 millones de cabezas de ganado en 2017, la Confederación Agrícola Brasileña (CNA) presentó a finales de 2018 un proyecto de beneficios para los agricultores cuyo ganado tiene una piel lisa y sin asperezas.

#Animales #Consumo #Medioambiente #Ganadería #Brasil #Moda #Lujo #Agricultura


Te puede interesar