Desde Sofía (AFP)

Kristalina Georgieva, una búlgara polifacética candidata al FMI

La búlgara Kristalina Georgieva, designada este viernes como candidata de la UE para presidir el Fondo Monetario Internacional (FMI), es una profesional polifacética que suele figurar en las apuestas para ocupar altos cargos internacionales.

diplomatie, gouvernement, organisation, UE, FMI
Kristalina Georgieva, el 14 de marzo de 2019 en Nairobi, en Kenia - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

La búlgara Kristalina Georgieva, designada este viernes como candidata de la UE para presidir el Fondo Monetario Internacional (FMI), es una profesional polifacética que suele figurar en las apuestas para ocupar altos cargos internacionales.

La actual número 2 del Banco Mundial, que espera suceder a la francesa Christine Lagarde, posee una sólida experiencia en finanzas internacionales y es oriunda de Bulgaria, país de Europa oriental.

En el Banco Mundial, donde efectuó la mayor parte de su carrera antes de convertirse en directora general, en 2017, ganó experiencia en el sector del medio ambiente al intensificar las acciones en los ámbitos del desarrollo sostenible y de la agricultura, especialmente.

Esta economista de 65 años, además, ocupó el cargo de comisaria europea encargada de Ayuda Humanitaria entre 2010 y 2014, cuando tuvo que reemplazar a la candidata inicial de Bulgaria.

noticia
Kristalina Georgieva en Viena, el 18 de diciembre de 2018 (AFP/AFP/Archivos)

Georgieva también fue durante un año, entre 2015 y 2016, vicepresidenta de la Comisión Europea, encargándose del presupuesto y de recursos humanos.

Allí, se forjó una reputación de alta funcionaria enérgica y tenaz, "sabiendo demostrar temple si defiende un dosier que le importa de verdad", indicó un diplomático durante su primer paso por las instituciones europeas.

Era una de las personas que se perfilaban como posibles sucesoras del polaco Donald Tusk al frente del nuevo Consejo Europeo, un cargo que acabó obteniendo el belga Charles Michel a principios de julio.

En 2016, la diplomática, que supo demostrar su capacidad para convencer y formar consenso, se convirtió en una inesperada finalista en las elecciones al puesto de secretario general de la ONU, que finalmente cayó en manos del portugués Antonio Guterres.

A punto de festejar su 66º cumpleaños el 13 de agosto, supera no obstante el límite de 65 fijado por el FMI y tendrá que beneficiarse de una derogación para poder acceder a la dirección de la institución.

- El "alma de la fiesta" -

Cuando era pequeña, esta mujer amable de cabello corto, era descrita como una niña "que no levantaba la cabeza del libro".

Su padre, Ivan, era un técnico de construcción de carreteras en la Bulgaria comunista en la que Kirstalina Georgieva nació el 13 de agosto de 1953, año de la muerte de Stalin.

Ya en su época de estudiante, la niña tranquila se convirtió en "el alma de la fiesta", en las que acostumbraba a tocar la guitarra, según atestigua Borislav Borisov, un excompañero suyo de universidad, que la describe como la "niña bonita" de todos.

Habla ruso con fluidez y construyó unas buenas relaciones con Moscú durante sus años pasados como directora para Rusia del Banco Mundial, entre 2004 y 2007.

En 1993 entró en esa institución, tras varios años dedicados a la enseñanza, en centros como el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos.

En el terreno político, nunca tuvo ningún cargo electo en su país, en el que sus conciudadanos la descubrieron cuando fue nombrada para la Comisión Europea. Está emparentada con la derecha moderada y proeuropea del Partido Popular Europeo (PPE).

Georgieva está casada y es madre de un hijo.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos