Desde Washington (AFP)

Juan Manuel Santos corteja a empresas estadounidenses en Washington

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, invitó este miércoles a los empresarios estadounidenses a ser socios de una Colombia en paz y refrendó su apoyo a las negociaciones con la guerrilla FARC, un día antes de su reunión con Barack Obama.

EEUU, Colombia, diplomacia, paz, seguridad, conflicto
El presidente colombiano Juan Manuel Santos habla sobre la situación en su país, en una conferencia en el Wilson Center de Washington, el 3 de febrero de 2016 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, invitó este miércoles a los empresarios estadounidenses a ser socios de una Colombia en paz y refrendó su apoyo a las negociaciones con la guerrilla FARC, un día antes de su reunión con Barack Obama.

Al iniciar una visita de tres días a la capital estadounidense, Santos elogió los indicadores de crecimiento y estabilidad macroeconómica de Colombia, aunque reconoció que la caída de los precios del petróleo en el tercer exportador de América Latina "nos ha golpeado duramente".

En un almuerzo en Washington en la Cámara de Comercio, la organización que agrupa a tres millones de compañías, el mandatario invitó a los empresarios estadounidenses a ser "mejores socios en este nuevo capítulo, en una nueva Colombia".

"Imaginen lo que podemos hacer sin el freno de la guerra", indicó Santos, portando en la solapa de su traje el broche de una paloma, símbolo universal de la paz.

noticia
El comandante de las FARC Pastor Alape en La Habana el 4 de octubre de 2015 (AFP/FARC-EP/AFP)

En Washington, el mandatario también expuso las ambiciones de Colombia, que tiene costa en los océanos Atlántico y Pacífico, de integrar el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) y de firmar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), suscrito por 12 países, entre ellos Perú, México, Chile y Estados Unidos.

"Hemos hecho un esfuerzo de mirar hacia el Pacífico", señaló.

- "Ejemplo para el mundo" -

Santos arriba a Washington en una cómoda posición internacional, después de que la ONU apoyara supervisar el proceso de paz con la guerrilla, que busca acabar con medio siglo de conflicto interno en el país sudamericano, aunque internamente enfrenta al menos el escepticismo de sus compatriotas.

Ambas partes se comprometieron a sellar un acuerdo definitivo el próximo 23 de marzo, a más tardar.

"El acuerdo de paz que vamos a firmar es un ejemplo para el mundo", dijo el mandatario.

"Estamos deteniendo la fábrica de violaciones a los derechos humanos que es la guerra, y al mismo tiempo cumpliendo con los estándares mínimos", dijo Santos en una conferencia en el Wilson Center, un centro de análisis.

"Hemos sido muy cuidadosos", apuntó el mandatario, rechazando críticas de organizaciones de derechos humanos, y resaltando que Colombia se apega a sus obligaciones en el Estatuto de Roma de justicia internacional.

Tras más de tres años de negociaciones, las FARC y el Gobierno colombiano han logrado acuerdos en cuatro de los seis puntos de la agenda.

Uno de los más polémicos fue el acuerdo sobre justicia transicional alcanzado en diciembre, que establece un marco para castigar a los responsables de los delitos de lesa humanidad durante el conflicto armado.

"No hay impunidad, los máximos responsables pasarán por el sistema de justicia para ser juzgados, condenados y sancionados", explicó Santos.

"Hicimos el acuerdo de manera correcta. Tenemos suficiente justicia para cumplir con todos los estándares internacionales y al mismo tiempo permitirnos la paz", añadió el mandatario, quien habló en inglés.

Las declaraciones del presidente colombiano eran una respuesta directa a grupos defensores de derechos humanos como Human Rights Watch (HRW), que en un informe de 63 páginas denunció el acuerdo de justicia como una "piñata de impunidad".

- Violencia en Venezuela -

Aunque indicó que el 23 de marzo no es una camisa de fuerza, el mandatario colombiano subrayó la necesidad de imprimir mayor velocidad a las conversaciones. Así anunció que envió a sus negociadores el martes a La Habana, sede de las negociaciones desde 2012, con "nuevos procedimientos" para "acelerar" el proceso.

Pero Santos también dijo que le preocupan factores que puedan afectar la concreción de los acuerdos, especialmente la crisis en Venezuela: "Si hay violencia ahí nos afecta", apuntó.

En la víspera de su reunión con Obama en la Casa Blanca, para celebrar los 15 años del Plan Colombia, Santos tuvo un encuentro con el presidente de la cámara baja del Congreso, el republicano Paul Ryan.

Con Obama, Santos discutirá la reformulación de la asistencia de Washington al postconflicto en Colombia, que en 15 años recibió 10.000 millones de dólares en fondos estadounidenses a través del Plan Colombia.

"Espero que Estados Unidos, que fue un gran socio en llevar el conflicto a su fin, pueda ser un gran socio en la construcción de la paz", dijo Santos.

Santos pedirá también la cooperación estadounidense en el combate contra la epidemia del zika, chicunguña y dengue, al igual que contra el crimen organizado.




Te puede interesar