Desde Nueva York (AFP)

GE, investigada tras fuerte pérdida trimestral, recorta su dividendo

El gigante estadounidense General Electric (GE) anunció el martes otro recorte de dividendos, en medio de pérdidas continuas, y reveló que los reguladores estadounidenses ampliaron una investigación sobre la contabilidad de la compañía.

EEUU, empresas, petróleo, energía, investigación, manufactura
El gran problema de GE sigue siendo la división de Energía, que se ha visto afectada por un exceso de capacidad debido en parte al crecimiento de las fuentes de energía renovables, lo que ha mermado la demanda de las turbinas de la empresa - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

El gigante estadounidense General Electric (GE) anunció el martes otro recorte de dividendos, en medio de pérdidas continuas, y reveló que los reguladores estadounidenses ampliaron una investigación sobre la contabilidad de la compañía.

GE reportó una pérdida en el tercer trimestre de 22.800 millones de dólares, tras una rebaja masiva en el valor de los activos clave del gigante industrial en crisis, una medida que provocó un nuevo escrutinio por parte de las autoridades estadounidenses.

El presidente ejecutivo de la compañía, H. Lawrence Culp, quien fue nombrado a principios de octubre para liderar una recuperación, también anunció un plan para dividir el problemático sector de Energía y señaló que un cambio de tendencia llevará tiempo.

Los inversionistas tenían la esperanza de que Culp cambiara la suerte de la compañía y las acciones subieron en las operaciones previas a la apertura del mercado, tras la publicación de los resultados.

Pero comenzaron a retraerse después de que la directora financiera, Jamie Miller, reveló en conferencia telefónica que la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), regulador bursátil estadounidense, amplió una investigación en curso sobre la contabilidad de la compañía.

Eso incluye el último cargo de 22.000 millones de dólares, que en su mayor parte se refiere a la compra de GE en 2015 de activos de energía de la compañía francesa Alstom.

El Departamento de Justicia también está investigando el asunto, dijo Miller.

GE redujo el dividendo trimestral a solo un centavo, desde el nivel actual de 12 centavos. Había sido 24 centavos antes de un recorte de noviembre de 2017.

- "Empresa fuerte" -

La pérdida en el último trimestre, que contrasta con las ganancias de 1.300 millones de dólares en el mismo período del año pasado, se debe a una depreciación de 22.000 millones anunciada cuando se dio a conocer el sorpresivo nombramiento de Culp el 1 de octubre.

"Esta es una compañía fuerte", dijo el nuevo CEO en una conferencia telefónica con analistas. "Podemos hacerlo mejor, pero esta es una empresa importante y me complace estar en el equipo".

Hubo mejores noticias en los ingresos de la compañía, que perdieron un 3,6%, a 29.600 millones de dólares, debido en parte a una gran caída en la energía, pero fueron mayores en casi todos los otros segmentos.

La aviación y la atención médica, dos negocios que se han mantenido bien en los últimos años, registraron ganancias. También hubo mejores ingresos en petróleo y gas.

Las acciones de GE bajaron un 4,3% a 10,68 dólares poco después de la apertura, pero luego se recuperaron a 11,29.

- Problemas de energía -

El gran problema de GE sigue siendo la división de Energía, que se ha visto afectada por un exceso de capacidad debido en parte al crecimiento de las fuentes de energía renovables, lo que ha mermado la demanda de las turbinas de la empresa.

A esto se sumó en septiembre una falla técnica que cerró temporalmente nuevas plantas instaladas en Texas. La preocupación por ese problema hizo bajar las acciones a su mínimo en varios años, y solo mejoraron cuando GE anunció el nombramiento de Culp.

Bajo la gestión del expresidente ejecutivo John Flannery, GE eliminó más de 12.000 empleos, reemplazó a altos ejecutivos y vendió algunos activos.

Culp ahora planea dividir el negocio de energía eléctrica en dos unidades, una enfocada en servicios de gas e industriales y la otra que incluye vapor, soluciones de red, conversión nuclear y de energía.

Flannery también anunció en junio planes para deshacerse de los servicios petroleros y negocios de salud. Algunos analistas cuestionaron la medida de salir del área de la atención médica, una confiable gallina de huevos de oro.

Culp respaldó las líneas generales del plan de junio.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos