Desde Bruselas (AFP)

Francia urge a la preservación de empleos en Renault

El gobierno francés aseguró este martes que estará "muy atento a la preservación de los empleos y de los sitios industriales en Francia" después que Renault anunciara la semana pasada un posible cierre de fábricas como parte de un plan de ahorro.

Francia, automóvil, economía, empleo
El ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno Le Maire (izq), dialoga con su homólogo holandés, Wopke Hoekstra, el 18 de febrero de 2020 en una reunión del Ecofin en Bruselas - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El gobierno francés aseguró este martes que estará "muy atento a la preservación de los empleos y de los sitios industriales en Francia" después que Renault anunciara la semana pasada un posible cierre de fábricas como parte de un plan de ahorro.

"El Estado desempeñará plenamente su papel, como accionista de referencia de Renault, para que las elecciones que se hagan no se hagan en detrimento del empleo o de los sitios industriales", dijo el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire.

El constructor automóvil francés, del que el Estado galo es accionista en un 15%, anunció el viernes que podría cerrar fábricas en el marco de un plan de ahorro tras haber registrado sus primeras pérdidas desde 2009, unos 155 millones de dólares netos.

El grupo Renault tiene unas cuarenta plantas de producción en Francia y en otros 15 países, entre ellos España, Colombia, México, Chile y Argentina. La última fábrica que cerró fue en Vilvorde (Bélgica) en 1997.

Antes de participar en una reunión con sus pares europeos en Bruselas, Le Maire, que se dijo "perfectamente consciente de las dificultades" de Renault, explicó haber llamado el domingo al presidente del constructor, Jean-Dominique Senard.



"Que Renault necesita adaptarse, por supuesto. Que necesita una estrategia industrial por la alianza Renault-Nissan (...), por supuesto", reconoció el ministro galo, que citó entre los desafíos el auto eléctrico y el auto conectado.

Bruno Le Maire habló no obstante de la necesidad de iniciar un diálogo. "Eso no significa negarse a aceptar cualquier cambio. Significa mirar lo que sea más relevante, lo que mejor proteja los empleos", agregó.

Otra razón del mal año de Renault fue la merma de la contribución a sus resultados de su aliado japonés Nissan, que se redujo a 242 millones de euros (262 millones de dólares) contra 1.510 millones en 2018. Un 43% de Nissan está en manos del grupo galo.

La detención del máximo dirigente de Renault-Nissan, Carlos Ghosn, en Japón en noviembre de 2018, debido a acusaciones de malversación por parte de dirigentes del grupo japonés, sumió además a esta alianza franco-japonesa en una grave crisis.

#Francia #Automóvil #Economía #Empleo


Te puede interesar



Quantcast