Desde Adís Abeba (AFP)

Etiopía busca respiradores contra reloj

En sus cuatro años como médico en Etiopía, Rediet Libanos solo ha utilizado un respirador artificial una vez, cuando un paciente sufrió una hemorragia cerebral hace unos meses.

virus, salud, epidemia, Etiopía
Habtamu Kehali, instructor de ventiladores mecánicos, muestra a unos médicos su funcionamiento para tratar a pacientes con coronavirus COVID-19 el 1 de abril de 2020 en el Centro Médico Americano de Adís Abeba - AFP/AFP
Anterior Siguiente

En sus cuatro años como médico en Etiopía, Rediet Libanos solo ha utilizado un respirador artificial una vez, cuando un paciente sufrió una hemorragia cerebral hace unos meses.

Ahora, el país se prepara para un aumento probable de infectados del nuevo coronavirus en los próximos días, por lo que Rediet y sus colegas se esfuerzan en aprender a toda prisa cómo funciona el aparato, una herramienta indispensable para los pacientes más graves.

La doctora, de 28 años, y otros seis médicos participaron esta semana en un cursillo en Adís Abeba para aprender a controlar el volumen y la presión del oxígeno en pacientes con los pulmones dañados.

De momento, en Etiopía se han registrado solo 29 casos positivos, dos de ellos graves, pero Rediet prevé una ola de nuevos casos y para muchos, un ventilador marcará la diferencia entre la vida y la muerte.

noticia
Unas doctoras etíopes aprenden a utilizar ventiladores mecánicos para tratar a pacientes con coronavirus COVID-19 el 1 de abril de 2020 en el Centro Médico Americano de Adís Abeba (AFP/AFP)

"Estaré en primera línea, así que tengo que saber cómo utilizar la máquina", explicó a la AFP.

Mientras ella y otros médicos aprenden cómo usar los respiradores, Etiopía, al igual que muchos otros países africanos, adolece de una cruel escasez de estos codiciados equipos.

En un país de más de 100 millones de habitantes, solo se reservaron 54 ventiladores de los 450 que hay en total en el país, para los enfermos de coronavirus, según Yakob Seman, director general de servicios médicos en el Ministerio de Salud.

En comparación, el Estado de Nueva York, uno de los epicentros actuales de la pandemia, afirmó que necesitaba miles de respiradores, para una población de unos 20 millones de habitantes.

Las previsiones del ministro etíope de Salud auguran que, "en el peor de los casos", el país podría necesitar 1.500 aparatos para finales de abril.

- Escasez mundial -

La demanda mundial de esos dispositivos es enorme, por lo que es imposible saber cómo logrará Etiopía satisfacer sus necesidades, reconoció Yakob.

"Esta escasez me preocupa mucho", admitió. "No es por culpa de una falta de voluntad por parte del gobierno, sino por una falta de recursos".

El continente africano no es el único afectado por la falta de respiradores, también lo están Estados Unidos y los países europeos, recordó la Unión Africana (UA), cuya sede se encuentra en Adís Abeba. Aún así, África es un continente mucho más expuesto.



En la República Centroafricana, por ejemplo, solo hay, según fuentes humanitarias, tres respiradores artificiales, para una población de cinco millones.

Los países africanos deben "empezar a pensar en dotarse" de más respiradores, advirtió la doctora Mary Stephen, una responsable de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en República Democrática del Congo (RDC).

"En África no los producimos, así que los países deben empezar a colaborar. ¿Acaso debemos empezar a hablar con el sector privado ¿Podemos empezar a hablar con China?" sugirió.

"Son cosas que hay que hacer antes de tener muchos casos positivos", avisó.

La tarea, no obstante, se perfila complicada.

- "Estamos verdaderamente preocupados" -

El gobierno etíope encargó un millar de aparatos a China, pero le contestaron que no podría recibirlos todos de golpe y que este mes tendrían que contentarse con 250, explicó Yacob.

Un gerente de una empresa contratada por el gobierno para encontrar 200 y que solicitó mantenerse en el anonimato, explicó a la AFP que el proceso fue difícil, a causa de las restricciones en las conexiones aéreas y el aumento del precio de los respiradores.

En la actualidad, se venden a más de 20.000 dólares (18.200 euros) cada uno, mientras que antes costaban 9.000 dólares, según él.

Esto llevó al Ministerio de Salud a recuperar 197 ventiladores que no funcionaban y que quiere arreglar, según Yacob.

Por ahora, el personal sanitario etíope cruza los dedos para que la población respete las medidas de distanciamiento social ordenadas para evitar contagios, aunque también eso parece complicado.

"Estamos verdaderamente preocupados", declaró otra doctora, Tihitina Negesse, que también participó en la formación sobre respiradores.

"Estamos viendo que en otros países, como Italia, los centros están saturados de pacientes, de pacientes gravemente enfermos", destacó. "Les faltan ventiladores artificiales y tienen que decidir a quién dar prioridad. Si esto sigue así, si la gente no se toma esto en serio, nosotros también nos veremos en la misma situación, probablemente".

#Virus #Salud #Epidemia #Etiopía


Te puede interesar


Quantcast