Desde Haifa (Israel) (AFP)

En un hospital de Israel, una mujer árabe dirige la lucha contra el coronavirus

Todos los días, desde febrero, la médica araboisraelí Khitam Hussein, directora del servicio del nuevo coronavirus en el mayor hospital del norte de Israel, se despierta a las 05H30 y pone en riesgo su vida para salvar la de los demás.

Palestiniens, Israël, hôpitaux, société, santé, virus, pandémie, femmes
La doctora araboisraelí Khitam Hussein, directora de la división de COVID-19 del Hospital Rambam, cerca de Haifa, en el norte de Israel, entrevistada el 16 de abril de 2020 por la AFP - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Todos los días, desde febrero, la médica araboisraelí Khitam Hussein, directora del servicio del nuevo coronavirus en el mayor hospital del norte de Israel, se despierta a las 05H30 y pone en riesgo su vida para salvar la de los demás.

"Es un trabajo extremadamente difícil", dice esta epidemióloga a la AFP. Con la pandemia "ningún día se parece a otro, nuestras vidas están totalmente conmocionadas", agrega.

La médica trata a sus pacientes protegida con una mascarilla, pero ello no le impide encariñarse con ellos, como ocurrió con esa pareja de personas mayores a quienes permitió pasar un último momento juntos, cuando el estado del esposo se degradaba irremediablemente.

"Permitimos a su mujer enferma (también del nuevo coronavirus), pese a su estado, despedirse de él" explica la Hussein, de 44 años. El marido murió poco después, y la esposa pudo sobrevivir a la enfermedad.

- Sin distinción -

Israel registra oficialmente más de 15.400 personas contaminadas por el virus, 200 de las cuales han muerto. Las cifras se han reducido últimamente, lo que ha llevado a las autoridades a flexibilizar las medidas de confinamiento, y a permitir la reapertura de los comercios.

Con su equipo, la doctora Hussein se encarga de unas 60 personas contaminadas, que desde entonces han vuelto a sus domicilios. Otros seis pacientes siguen hospitalizados, y cuatro fallecieron.

Su misión diaria es salvar el máximo de vidas, sin distinción entre árabes y judíos, insiste esta médico oriunda de Rameh, una ciudad araboisraelí cerca de Acre (oeste).

Los árabes israelíes, descendientes de los palestinos que permanecieron en sus tierras tras la creación de Israel en 1948, representan alrededor del 20% de la población de Israel.

Consideran que son víctimas de discriminación social y denuncian la ley del Estado nación que consagra el carácter judío de Israel.



La crisis del nuevo coronavirus ha demostrado que los árabes israelíes trabajan en el sector sanitario en primera línea con sus colegas judíos en la lucha contra la pandemia.

El papel de Khitam Hussein ha sido destacado por los medios de prensa varias veces desde el comienzo de la crisis sanitaria en febrero, así como el del hospital Rambam, donde ella trabaja, y que es saludado como un ejemplo de coexistencia pacífica entre árabes y judíos, tanto médicos como pacientes.

- EL llanto de su hija -

Al trabajar 12 horas diarias desde hace más de dos meses, Hussein apenas tiene tiempo para estar con su familia. Desde el inicio de la crisis, ha decidido no visitar a su madre, por temor a transmitirle el virus.

Tras una larga jornada en el hospital, y una vez que llega a su casa, la médico coloca su ropa en la lavadora y se ducha, antes de poder reunirse con sus hijas de 8 y 10 años.

"Casi siempre llego demasiado tarde, ya están acostadas, aunque a veces me esperan para poder vernos", cuenta la médica.

Algunos de sus colegas ni siquiera vuelven a sus casas debido a las largas horas pasadas en el hospital y para evitar el riesgo de contagiar a sus familiares.

"He dejado de ver a mis padres, pero no puedo dejar de ver a mis hijas", dice la doctora Hussein. "No puedo describir hasta qué punto las extraño", insiste.

Recientemente, la menor la llamó al hospital. "No dejaba de llorar por el teléfono, me decía que me extrañaba, y me preguntaba cuándo volvería a casa", recuerda.

"Durante un instante, pensé que iba a derrumbarme. Luego me recuperé, y volví al trabajo", dice.

#Palestiniens #Israël #Hôpitaux #Société #Santé #Virus #Pandémie #Femmes


Te puede interesar


Quantcast