Desde Lisboa (AFP)

En Portugal y España, la UE valida los primeros planes de reactivación poscovid

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, visita este miércoles Lisboa y Madrid para escenificar el apoyo de Bruselas a los planes portugués y español de reactivación pospandemia, financiados con un empréstito común inédito en el continente.

Portugal, España, UE, presupuesto, economía, salud, epidemia, virus, inversión
La presidente de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, en Bruselas, el 15 de junio de 2021 - AFP/POOL/AFP
Anterior Siguiente

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, visita este miércoles Lisboa y Madrid para escenificar el apoyo de Bruselas a los planes portugués y español de reactivación pospandemia, financiados con un empréstito común inédito en el continente.

"Es un logro histórico", declaró Von der Leyen al anunciar la semana pasada que la Comisión Europea iba a empezar a aprobar los respectivos planes de los Estados miembros para invertir en proyectos concretos los 750.000 millones de euros (unos 910.000 millones de dólares) del megaplan europeo de reactivación poscovid.

La decisión de empezar por la península ibérica tiene un gran simbolismo.

Portugal ha hecho de la adopción rápida de estos planes nacionales una prioridad de su presidencia de turno del Consejo Europeo, que deberá validarlos por recomendación de la Comisión, el brazo ejecutivo de la Unión.

noticia
Un turista entra en un laboratorio para realizar una prueba de covid-19 en el aeropuerto de Palma de Mallorca, en España, el 7 de junio de 2021 (AFP/AFP/Archivos)

El socialista António Costa quiso dar ejemplo siendo en abril su país el primero de la UE en presentar su propio plan de reactivación.

España, a su vez, será el segundo mayor benefactor de esos fondos europeos, sólo por detrás de Italia. Madrid recibirá 70.000 millones de euros (unos 85.000 millones de dólares) en subvenciones directas, y otros tantos millones en forma de préstamos, es decir un total de 140.000 millones de euros (USD 170.000 millones).

- "Generosidad extraordinaria" -

"Dos países del sur de Europa que en el pasado no se sentían acompañados por la perspectiva europea, ahora han notado un extraordinario respaldo y generosidad por parte de sus socios del norte", señala a AFP Toni Roldán, director del centro de investigación de política económica EsadeEcPol en Madrid.

Y es que el clima político en Europa ha cambiado para bien para España y Portugal, que durante la crisis de la deuda de 2011 sufrieron junto con Grecia los ataques de los llamados 'países frugales', irritados de tener que financiar los gastos de sus socios del sur de la UE, según ellos menos virtuosos en cuanto a finanzas.

España fue uno de los países más castigados por la primera ola de la pandemia del coronavirus, la primavera de 2020, mientras que Portugal vivió su peor momento a inicios de este año. Ambas economías, muy dependientes del turismo, se resintieron gravemente.

Y mientras persisten algunas dudas sobre las condiciones vinculadas a esos planes de reactivación, Toni Roldán reconoce que esperaba de España y Portugal "una mayor ambición reformista", en particular en el sector educativo.

"Entiendo que para la Comisión es difícil en este entorno tan complicado, con el auge del populismo, todo el sufrimiento pospandémico... Es difícil exigir reformas muy profundas, pero al mismo tiempo es el mejor momento", argumenta Roldán.

- Transición ecológica-

En Lisboa, Von der Leyen se reunirá cerca del mediodía con el primer ministro António Costa, cuyo país debe recibir 16.000 millones de euros (unos 19.000 millones de dólares) a fondo perdido, en un centro de exposiciones científicas.

En Madrid, la responsable alemana será recibida por la tarde por el presidente del gobierno, el también socialista Pedro Sánchez, en la sede de Red Eléctrica de España (REE). Y es que la mayor parte de las inversiones del plan español (39%) se consagrará a la transición ecológica.

La presidenta de la Comisión Europea se desplazará el jueves a Grecia y a Dinamarca, y al día siguiente a Luxemburgo, para proseguir así un periplo que la llevará a visitar la mayoría de los 27 Estados miembros del bloque.

Desde finales de abril, 23 planes nacionales de inversión y reformas han sido sometidos a la aprobación de Bruselas, que tiene dos meses para pronunciarse a partir de la fecha de presentación del dossier. El visto bueno final, en el plazo de un mes, debe darlo el Consejo Europeo, que representa a los Estados miembros.

El martes se vivió otra etapa importante, con una primera emisión de deuda, como parte de los 80.000 millones de euros (unos 97.000 millones de dólares) en títulos a largo plazo que la Comisión emitirá a lo largo de 2021 para financiar el plan continental de recuperación pospandemia.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos