Desde Oasis de Dajla (Egipto) (AFP)

En el desierto egipcio, el prometedor potencial del veneno de escorpión

En su laboratorio en pleno desierto Líbico, el ingeniero egipcio Ahmed Abu al Seoud agarra un escorpión por la cola y le aplica una descarga eléctrica para obtener una gota de su veneno, con prometedoras propiedades farmacológicas.

Egypte, santé, médecine, pharmacie, environnement, animaux
Un escorpión en el oasis de Dajla, a unos 800 kms al suroeste de El Cairo, Egipto, el 4 de febrero de 2021 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

En su laboratorio en pleno desierto Líbico, el ingeniero egipcio Ahmed Abu al Seoud agarra un escorpión por la cola y le aplica una descarga eléctrica para obtener una gota de su veneno, con prometedoras propiedades farmacológicas.

El "Reino del Escorpión", su empresa, rodeada de palmeras y dunas ocres, está en el oasis de Dajla, a unos 800 km al suroeste de El Cairo.

En el edificio blanco de dos pisos, miles de escorpiones están almacenados vivos en bandejas de colores colocadas en baldas.

Ingeniero mecánico de formación, Abu al Seoud, de 44 años, empezó en 2018 con su socio, Alaa Sabaa, este proyecto de extracción de veneno de escorpión.

noticia
Un escorpión en un laboratorio del ingeniero egipcio Ahmed Abu al Seúd a unos 800 km al suroeste de El Cairo, el 4 de febrero de 2021 (AFP/AFP)

"Estaba surfeando en internet cuando encontré por casualidad que el veneno de los escorpiones es de los más caros, por lo que me dije: '¿Por qué no aprovechar este entorno desértico?'", cuenta el empresario, instalado en la gobernación del Nuevo Valle.

- Producción experimental -

La potente toxina que contiene el veneno de escorpión, resultado de cientos de millones de años de evolución natural, es objeto de muchos estudios científicos.

"Las decenas de moléculas bioactivas procedentes del [veneno del] escorpión poseen propiedades farmacológicas prometedoras", según una nota de la publicación Biomedicines de mayo pasado.

Los laboratorios estudian sus potenciales efectos antimicrobianos, inmunodepresores y anticancerígenos, entre otros, con la esperanza de poder transformarlos algún día en medicamentos.

Aunque existen cuatro o cinco tipos de escorpiones en el desierto egipcio, el más extendido es el "Leiurus quinquestriatus", cuyo veneno está compuesto por 45 elementos, lo que le hace raro y caro.

Su veneno se vende a unos 7.000 dólares el gramo, según Abu al Seoud.

El ingeniero explica que un escorpión solo secreta como mucho medio miligramo de veneno cada 20 o 30 días. Por tanto, para producir un gramo de veneno, cuya calidad reposa en el grado de "pureza", se necesitan entre 3.000 y 3.500 escorpiones.

La esperanza de vida de este peligroso animal, cuyas picaduras pueden provocar fuertes fiebres, o hasta la muerte, puede llegar a los 25 años.

Consciente del potencial de este producto, Abu al Seoud espera llegar con el tiempo al mercado europeo y a sus grupos farmacéuticos.

En Dajla, la primera producción experimental del "Reino del Escorpión", realizada en diciembre y enero tras dos años de preparación, fue de tres gramos de veneno. El líquido extraído fue deshidratado en un laboratorio de El Cairo y después acondicionado bajo la forma de polvo.

Además de esta costosa sustancia, la empresa extrae veneno de abeja y vende productos agrícolas y plantas aromáticas.

- Producto de calidad -

Pero Abu al Seoud basa sus esperanzas en los escorpiones y quiere que Egipto tenga una "buena imagen gracias a un producto de calidad, estudiado científicamente, enmarcado en la ley y autorizado para la exportación".

Nahla Abdel Hamid, una farmacéutica de 25 años empleada en la empresa, asegura que para "no perturbar el equilibrio ecológico", los habitantes de los pueblos vecinos participan en la caza de los arácnidos, solo en las zonas habitadas.

Abu al Seoud, que participa también en la actividad, forma a una o dos personas por pueblo y los equipa con guantes, pinzas, zapatos adaptados, chalecos fluorescentes y sueros antiveneno.

Los "cazadores" ganan entre 1 y 1,5 libras egipcias (hasta 10 centavos de dólar) por escorpión capturado.

Abdel Hamid los clasifica "en función de la zona donde han sido encontrados y el tipo".

Aunque estos animales pueden permanecer sin comer durante mucho tiempo, la veterinaria Iman Abdel Malik prefiere ofrecerles un "marco favorable", proporcionándoles, hasta dos veces por mes, alimentos "proteínicos", como cucarachas y gusanos.

La empresa, un proyecto autofinanciado que ha costado en torno a los 312.000 dólares, prevé abandonar progresivamente la captura por la cría de los escorpiones.

Aunque Egipto produce veneno de escorpión desde hace años, a menudo lo hace ilegalmente o de baja calidad, según el jefe del proyecto.




Te puede interesar