Desde Moscú (AFP)

El tabú de la edad de jubilación en Rusia se resquebraja

La idea de una subida de la edad de jubilación en Rusia, que no ha cambiado en 80 años, parece que se va abriendo camino en el Kremlin, pero el presidente ruso, Vladimir Putin, piensa tomarse su tiempo para ello, pues el tema sigue siendo impopular.

Rusia, política, economía, jubilación
Dos ancianos en Moscú en 2004. La idea de una subida de la edad de jubilación en Rusia parece que se abre paso en el Kremlin, pero Putin piensa tomarse su tiempo - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

La idea de una subida de la edad de jubilación en Rusia, que no ha cambiado en 80 años, parece que se va abriendo camino en el Kremlin, pero el presidente ruso, Vladimir Putin, piensa tomarse su tiempo para ello, pues el tema sigue siendo impopular.

En la actualidad, la edad de jubilación está fijada en 55 años para las mujeres y 60 años para los hombres. Establecidos en 1932, estos límites nunca han cambiado, resistiendo a la liberalización que vivió el país en los últimos 25 años. Hasta el 30% de los rusos pueden incluso retirarse antes gracias a los regímenes especiales de los que se benefician numerosas categorías laborales.

El envejecimiento de la población, consecuencia de la crisis demográfica postsoviética de la que el país va saliendo poco a poco, ha conducido al sistema a un déficit cada vez más insostenible.

El ministro de Finanzas, Anton Siluanov, que trata de ahorrar en todos los frentes posibles para paliar los efectos de la crisis económica, instó a tomar una decisión "urgentemente". Y Putin, que hasta ahora siempre había rechazado esta hipótesis, ya no parece ser tan tajante respecto al tema.

noticia
Un anciano vende su viejas pertenencias en una calle de San Petersburgo, Rusia, el 4 de junio de 1998. La idea de una subida de la edad de jubilación en Rusia parece que se abre paso en el Kremlin, pero Putin piensa tomarse su tiempo (AFP/AFP/Archivos)

Preguntado la semana pasada en televisión, el presidente ruso destacó que la esperanza de vida, que en la época soviética tocó niveles muy bajos, en la actualidad se sitúa en los 71 años y medio. "¿Estamos preparados para aumentar, de forma inmediata y brusca, la edad de jubilación? Yo creo que no", consideró, no obstante. "Porque si bien la esperanza de vida aumenta, continúa estando en 65 años y medio para los hombres: si fijamos la edad de jubilación en los 65, una vez que acabemos de trabajar, iremos directos al ataúd".

Aunque rechaza tomar una decisión "inmediata y brusca", Vladimir Putin "no descarta que esto sea posible para las próximas generaciones, de manera progresiva", matizó más tarde su portavoz, Dmitri Peskov.

- No antes de las elecciones -

La opinión de los rusos sobre este tema es firme. Según un sondeo reciente del centro Levada, más del 80% de la población se opone a un aumento de cinco años.

"Está claro que no se tomará ninguna decisión firme en un futuro cercano y luego comenzará el período electoral", para las presidenciales de 2018, explicó a AFP el politólogo Nikolai Petrov, de la Alta Escuela de Economía de Moscú.

Ya para las elecciones de 2012, Putin prometió una subida de las pensiones, que en la actualidad rondan los 200 euros, lo que obliga a muchos jubilados a realizar pequeños trabajos.

El economista Igor Nikolayev, del centro de análisis FBK Grant Thornton, dijo que una medida así "parecería un intento de arreglar los problemas del gobierno a cuenta de los jubilados, mientras que seguimos asistiendo a la malversación de dinero público, un poder público ineficaz y gastos militares considerables".

Por otro lado, algunos expertos avisan de los efectos sociales de un incremento de la edad de jubilación sin una reforma más profunda del sistema: empobrecimiento de las personas mayores, privadas de la posibilidad de combinar las pensiones y los pequeños empleos, y la degradación del mercado de trabajo.




Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos