Desde Praga (AFP)

El presidente chino viaja a República Checa para sellar un acuerdo estratégico

El presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo checo, Milos Zeman, sellarán este martes en Praga un acuerdo estratégico entre los dos países para reforzar las inversiones chinas en República Checa, en medio de protestas de los defensores de los derechos humanos.

China, RCheca, manifestaciones, diplomacia, política, derechos
Los presidentes chino, Xi Jinping (i), y checo, Milos Zeman, pasan revista a la guardia de honor el 29 de marzo de 2016 en el Castillo de Praga - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo checo, Milos Zeman, sellarán este martes en Praga un acuerdo estratégico entre los dos países para reforzar las inversiones chinas en República Checa, en medio de protestas de los defensores de los derechos humanos.

Durante la visita oficial de dos días del presidente chino, el primer dirigente de este país que visita República Checa, está prevista la firma de diferentes acuerdos.

El líder chino viajara luego a Estados Unidos para asistir a una cumbre sobre seguridad nuclear a partir del jueves 31 de marzo.

Durante la presentación de un "acuerdo estratégico" entre los dos países serán reveladas nuevas inversiones chinas, de un total cercano a los 45.000 millones de coronas (1.660 millones de euros).

El grupo chino CEFC invirtió recientemente en República Checa unos 20.000 millones de coronas (740 millones de euros), tras una serie de contratos con la primera compañía aérea chárter checa Travel Service, con la quinta empresa cervecera del país y con dos grupos mediáticos.

CEFC, la sexta mayor empresa privada china, también adquirió una parte mayoritaria del Slavia Praga, uno de los principales equipos de fútbol checo.



Por su parte, los defensores de los derechos humanos checos criticaron al presidente Zeman y su política, que consideran demasiado favorable con China y Rusia. "Nos avergonzamos del presidente Zeman y de su gobierno, que cambió la defensa de los derechos humanos por la colaboración con la China totalitaria y comunista", reza una petición presentada por el director del museo nacional checo, Jiri Fajt.

Este martes por la noche está prevista cerca de la presidencia checa una "concentración pacífica para apoyar la democracia y los derechos humanos en República Checa, en China, en el Tíbet y en Taiwán". El lunes fueron detenidos una docena de jóvenes que intentaban colgar banderas tibetanas en lugar de las chinas en la carretera entre el aeropuerto y el centro de Praga. Cerca del aeropuerto también se podía ver una foto gigante del dalái lama junto al expresidente checo Vaclav Havel (1989-2003), exdisidente y defensor de los derechos humanos que acogió en varias ocasiones al jefe espiritual de los tibetanos.

El viernes por la noche, unas 50 banderas chinas izadas en las calles de Praga fueron cubiertas con pintura negra.

Por otra parte, el presidente Zeman atizó aún más el debate en una polémica entrevista concedida a la televisión china CCTV. "Es un nuevo principio [para las relaciones entre ambos países]. Hasta ahora había muy malas relaciones entre China y el antiguo Gobierno [de centroderecha] checo, que se sometía demasiado a la presión de Estados Unidos y de la Unión Europea", afirmó el líder de la izquierda checa a la televisión china. "Ahora, somos de nuevo un país independiente y formulamos nuestra propia política exterior, conforme a nuestros intereses nacionales", añadió.

Su declaración fue calificada de "repugnante" por Miroslav Kalusek, líder del partido de la oposición de derecha TOP 09. "La declaración del jefe de Estado constituye de hecho la negación de la política exterior y de seguridad a largo plazo de República Checa", afirmó.

#China #Rcheca #Manifestaciones #Diplomacia #Política #Derechos


Te puede interesar


Quantcast