Desde Londres (AFP)

El Gobierno británico se reúne para decidir su posición sobre el Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, encerrará este viernes a sus ministros en su residencia campestre de Chequers para ponerse de acuerdo de una vez por todas sobre la futura relación del Reino Unido con la Unión Europea.

UE, automóvil, gobierno, comercio, Brexit, inversión, GB
La reunión podría ser tempestuosa y poner más en evidencia la brecha entre los partidarios de mantener una estrecha relación comercial con la UE y los partidarios de un divorcio sin concesiones, bajo la mirada vigilante de Bruselas - AFP/POOL/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

La primera ministra británica, Theresa May, encerrará este viernes a sus ministros en su residencia campestre de Chequers para ponerse de acuerdo de una vez por todas sobre la futura relación del Reino Unido con la Unión Europea.

Los ministros tendrán que entregar sus teléfonos celulares al llegar a esta mansión a unos 65 km de Londres en dirección noroeste, reveló la prensa británica.

"El gabinete se reúne en Chequers hoy para acordar la futura relación con la Unión Europea", dijo May en un comunicado.

La reunión podría ser tempestuosa y poner más en evidencia la brecha entre los partidarios de mantener una estrecha relación comercial con la UE y los partidarios de un divorcio sin concesiones, bajo la mirada vigilante de Bruselas, que exige ya una posición clara del Reino Unido nueve meses antes de que se produzca la salida.

noticia
Como hicieron otras grandes empresas en las últimas semanas, como BMW, Airbus o Siemens, JLR advirtió de que se vería obligado a reducir sus inversiones en el Reino Unido si el Brexit supone el restablecimiento de los controles aduaneros con la UE (AFP/AFP/Archivos)

Además, la impaciencia empieza a cundir entre los socios europeos, que están acelerando los preparativos en caso de que en la fecha prevista de salida, marzo de 2019, no haya acuerdo con el Reino Unido.

Tampoco las empresas están contentas ante una falta de claridad que pone en peligro las inversiones y los puestos de trabajo.

El desenlace de la reunión podría tener un gran impacto en el futuro político de May, que difícilmente podría sobrevivir a una gran rebelión en las filas conservadoras dada su escasa mayoría parlamentaria.

- May busca el término medio -

Los ministros partidarios de la ruptura neta defenderán la denominada solución "de máxima facilitación", que incluye el restablecimiento de los controles aduaneros entre el Reino Unido y la UE, pero propone depender de soluciones tecnológicas -nunca vistas hasta ahora- para mantener la fluidez del comercio y evitar la congestión en las fronteras y los puertos.

En el grupo de los partidarios de la línea dura frente a Bruselas están el ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson; el ministro del Brexit, David Davis, y el de Medio Ambiente, Michael Gove.

Frente a ellos, los ministros de Finanzas, Philip Hammond, y de Industria, Greg Clark, que quieren una solución "más blanda" que consistiría en una nueva e inédita asociación aduanera: el Reino Unido cobraría las tasas de aduana en nombre de la UE de los bienes que transiten por su territorio pero tengan como destino el mercado de 27.



Esta opción tendría la ventaja de evitar la introducción formal de aduanas al uso entre el Reino Unido y el continente.

Entre los dos, Theresa May y su equipo de Downing Street desean una solución de compromiso.

- Hartazgo en las empresas -

Antes de esta reunión, el fabricante automovilístico Jaguar Land Rover (JLR) lanzó un advertencia a May y al gobierno.

Como hicieron otras grandes empresas en las últimas semanas, como BMW, Airbus o Siemens, JLR advirtió de que se vería obligado a reducir sus inversiones en el Reino Unido si el Brexit supone el restablecimiento de los controles aduaneros con la UE.

"Nosotros y nuestros proveedores nos enfrentamos a un futuro impredecible si las negociaciones del Brexit no consiguen mantener unas relaciones comerciales con la UE sin aranceles aduaneros y sin obstáculos, y con acceso ilimitado al mercado único", dijo su director general Ralf Speth, en un comunicado publicado el miércoles por la noche.

Formada por la fusión de dos históricas marcas británicas de automóviles, Jaguar Land Rover pertenece al grupo indio Tata Motors.

Según Speth, "un mal acuerdo Brexit costaría a JLR más de 1.200 millones de libras de ganancias al año" (1.350 de euros, 1.590 de dólares).

"Por lo tanto, debemos revisar drásticamente nuestro plan de gastos", agregó, afirmando que el grupo había invertido 50.000 millones libras en el Reino Unido en los últimos cinco años y estaba planeando invertir 80.000 más en los próximos cinco.

"Todo esto se vería amenazado" por un mal desenlace de las negociaciones, insistió.

El constructor emplea a cerca de 40.000 personas en el Reino Unido

#Ue #Automóvil #Gobierno #Comercio #Brexit #Inversión #Gb


Te puede interesar



Quantcast