Desde Londres (AFP)

El gobierno británico intenta calmar a la población ante la escasez de carburante

El gobierno británico intentó tranquilizar este viernes a sus ciudadanos ante la escasez de suministro de combustible, que se suma a las consecuencias por la falta de conductores de camiones.

GB, UE, gobierno, transporte, petróleo, Brexit
Una estación de servicio sin combustible en el oeste de Londres el 24 de septiembre de 2021 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El gobierno británico intentó tranquilizar este viernes a sus ciudadanos ante la escasez de suministro de combustible, que se suma a las consecuencias por la falta de conductores de camiones.

De alrededor de 1.200 estaciones de gasolineras administradas por la inglesa BP, "cinco tuvieron que ser cerradas" el jueves, declaró a la cadena Sky News el ministro de Transportes, Grant Shapps, quien precisó que no se habían producido otros cierres.

El gigante estadounidense ExxonMobil, propietario de las estaciones de servicio Esso, indicó el jueves que un "pequeño número" de sus 200 establecimientos en los supermercados Tesco también se vieron afectados por este problema.

Ante los temores por escasez de gasolina, el ministro pidió a los conductores a "actuar como de costumbre" y que no corrieran a abastecerse de manera masiva, ya que agravaría la situación.

La Asociación de Transportes RHA (Road Haulage Association) considera que Reino Unido necesita unos 100.000 chóferes de camiones adicionales, una carencia que ha creado crecientes problemas de aprovisionamiento en las últimas semanas, incluido en los supermercados.

La pandemia, que se ha traducido en el cierre durante meses de centros de formación de nuevos conductores, es la "principal causa", de la situación que afecta a otros países, señaló el ministro.

A esto se añaden "problemas a largo plazo", prosiguió Shapps, quien subrayó que se trata de un "trabajo difícil y mal pagado".

El ministro abogó por salarios más altos y mejores condiciones laborales en este sector para atraer a más candidatos.

La crisis sanitaria también ha llevado a muchos conductores de camiones, en su mayoría extranjeros, a regresar a su país.

En paralelo, el Brexit dificulta la llegada de otros nuevos procedentes de la Unión Europea, debido a los trámites de inmigración mucho más complejos.

Para Shapps, la gente se "equivoca" al atribuir el origen de los problemas a la salida del Reino Unido del bloque comunitario y argumentó que "el Brexit proporciona en realidad una parte de la solución".

"Gracias al Brexit, pude cambiar la ley y modificar la manera sobre el funcionamiento de los exámenes de conducir de una forma que no podría haber hecho si todavía fuéramos parte de la Unión Europea", afirmó el ministro.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos