Desde Berlín (AFP)

El gobierno alemán alcanza un acuerdo para combatir el cambio climático

Bajo presión de manifestaciones masivas en toda Alemania, los partidos de la frágil coalición gubernamental de Angela Merkel alcanzaron este viernes un acuerdo para poner en marcha una estrategia climática.

Allemagne, climat, gouvernement, énergie, manifestation
Activistas ecologistas bloquean el tráfico de automóviles en el puente Jannowitz, en Berlín, el 20 de septiembre de 2019 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Bajo presión de manifestaciones masivas en toda Alemania, los partidos de la frágil coalición gubernamental de Angela Merkel alcanzaron este viernes un acuerdo para poner en marcha una estrategia climática.

"Hay un acuerdo con muchas medidas y un mecanismo de verificación anual" para garantizar que se cumplen los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero, indicaron a la AFP fuentes próximas al Ejecutivo

Los detalles del compromiso, cerrado tras cerca de 18 horas de tensas negociaciones, debían anunciarse en una rueda de prensa hacia las 12H30 GMT. Pero antes el acuerdo debe ser aprobado en consejo de ministros.

El reto consiste en tomar medidas para incitar a los alemanes a reducir las emisiones contaminantes y lograr que el país cumpla con sus compromisos en este sentido.

noticia
Automovilistas esperan que agentes de la policía retiren los cordones de plástico colocados por activistas ecologistas para bloquear la circulación en Berlín, el 20 de septiembre de 2019 (AFP/AFP)

El anuncio coincidió con una manifestación de miles de personas, 80.000 según los organizadores, que se congregaron en el centro de Berlín, junto a la emblemática Puerta de Bradenburgo, para exigir más medidas gubernamentales contra el cambio climático, en el marco de una huelga mundial.

Se esperaba que la movilización contara con un fuerte seguimiento en Alemania, donde los ecologistas cosecharon éxitos electorales recientemente.

- Presión -

Se convocaron manifestaciones en 575 municipios del país, algo "nunca visto", consideró la portavoz alemana del movimiento "Viernes por el futuro", Luisa Neubauer, en un tuit.

Según el proyecto de acuerdo que se está negociando, podrían aprobarse inversiones "de una cantidad de tres cifras en miles de millones de euros", es decir, al menos 100.000 millones de euros, para 2030.

Los partidos discrepaban, sobre todo, en cómo financiar el plan, algo extremadamente complicado porque el Gobierno rechaza contraer nuevas deudas, ciñéndose a una política de ortodoxia presupuestaria.

Las negociaciones tropezaban en los detalles de las medidas que podrían tomarse. Uno de los escollos radicaba en el modelo de tarificación de las emisiones de CO2, donde la gasolina, el diésel, el gas de calefacción y el fuel podrían incorporarse en un mercado nacional de certificados y su precio podría subir, unos 11 céntimos, por ejemplo, en el caso del litro de diésel.



Pero ¿cómo conseguir fijar un precio suficientemente alto para incitar a los consumidores a elegir opciones menos contaminantes sin provocar el rechazo de la opinión pública?

La estrategia del gobierno también incluye un conjunto de medidas para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero en los sectores de la energía, la construcción, la agricultura, la industria y los transportes.

Entre éstas, se encuentra la promoción de los transportes públicos y de los trenes, el aumento de los precios de los billetes de avión dentro de Alemania o varias subvenciones para desarrollar vehículos eléctricos o sistemas de climatización particulares eficaces y limpios.

- Gobierno frágil -

En paralelo, el plan persigue impulsar el desarrollo de las energías limpias (solar, eólica o biomasa), para que éstas generen el 65% de la electricidad para 2030 (frente al 40% actual).

El Ejecutivo de Merkel está siendo objeto de una gran presión. Debe responder a las expectativas de la movilización iniciada por los jóvenes de "Viernes por el futuro", un movimiento creado por la activista sueca Greta Thunberg.

Además, alcanzar un acuerdo era vital para la supervivencia de la propia coalición, muy frágil desde que se constituyó el año pasado.

El ministro de Finanzas, Olaf Scholz (socialdemócrata), vinculó directamente la vigencia de la coalición, muy impopular en Alemania, a la elaboración de un "gran proyecto climático".

A principios de año, Alemania decidió abandonar el carbono para 2038, pero todavía tiene que programar el cierre de sus minas y sus centrales. Un desafío aún mayor si se tiene en cuenta que el país prevé abandonar la energía nuclear para 2022, una decisión tomada en 2011 tras la catástrofe de Fukushima.

Además, su potente industria del automóvil dio durante mucho tiempo prioridad a los vehículos de gasolina o diésel, y empezó a reconvertirse hacia la producción de autos eléctricos tardíamente.

El país, que se comprometió a reducir las emisiones de CO2 un 40% en relación con 1990, solo lo habrá conseguido en un tercio. Para 2030, espera reducir sus emisiones un 55%.

#Allemagne #Climat #Gouvernement #énergie #Manifestation


Te puede interesar