Desde Washington (AFP)

El FMI y Banco Mundial abren su asamblea con optimismo y cautela

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) abrieron este jueves su asamblea del otoño boreal con la atención puesta en la recuperación global pero también el alto endeudamiento en las principales economías y el riesgo del proteccionismo comercial.

FMI, BM, economía, crecimiento
La directora gerente del FMI Christine Lagarde enseña un ejemplar de la agenda política al inaugurar en Washington la asamblea general del orgamismo el 12 de octubre de 2017 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) abrieron este jueves su asamblea del otoño boreal con la atención puesta en la recuperación global pero también el alto endeudamiento en las principales economías y el riesgo del proteccionismo comercial.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, destacó que esa entidad elevó en 0,1 punto porcentual su previsión del crecimiento global en 2016 y 2017, en una tímida pero ya clara tendencia de recuperación luego del período posterior a la crisis financiera.

Sin embargo, Lagarde aclaró que no es un momento para festejos, ya que la prioridad ahora es "hacer estable esta recuperación" mediante la adopción de reformas estructurales, y alertó sobre riesgos que deben ser tenidos en cuenta.

Uno de ellos, claramente, es lo que Lagarde denominó la "tentación del proteccionismo", que se tornó una prioridad para el gobierno de Estados Unidos desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, con impacto en todo el mundo.

noticia
Previsiones de crecimiento del FMI en una selección de países (AFP/AFP)

Para Lagarde, la mejor respuesta a los desafíos presentados por el comercio internacional integrado "es no darle la espalda".

Por el contrario, añadió, es necesario "hacer más esfuerzos para crear un comercio mundial que sea de beneficio de todos".

El FMI había alertado sobre los riesgos de una oleada de proteccionismo en la economía mundial ya durante su reunión de la primavera boreal con el BM, en abril, pero el llamado ahora adquiere un carácter de urgencia más marcado.

- Deuda preocupante -

Otra preocupación es la creciente deuda en las principales economías del mundo, representadas en el G20, como consecuencia de varios años de tasas de interés extraordinariamente bajas que abrieron la puerta a una intensa toma de créditos.

En un escenario en que los mercados ya indican que esperan un endurecimiento de las condiciones monetarias en Estados Unidos y Europa, el elevado nivel de endeudamiento hace encenderse las luces de alerta.



Finalmente, Lagarde expresó su convicción de que la actual tendencia de recuperación representa la oportunidad de iniciar las reformas internas en cada país para que el crecimiento se torne sostenible.

En su más reciente Panorama Económico Mundial, divulgado el martes, el FMI proyectó un crecimiento del PIB mundial este año de 3,6%, y de 3,7% para el 2018, con un leve reajuste de 0,1 punto porcentual en ambos casos sobre las previsiones que había publicado en el mes de julio.

El ente recordó que se trata de una repunte sensible con relación a 2016, cuando la economía global cerró con alza de 3,2%.

El economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, había observado el martes que en gran parte el optimismo que motivó la revisión al alza del crecimiento mundial está apoyado en "perspectivas positivas de las economías avanzadas", que en general deberán crecer 2,2% este año y 2,0% el año próximo.

- Kim sigue "optimista" -

En tanto, en el Banco Mundial, su titular Jim Yong Kim buscó poner relativizar el impacto del verdadero balde de agua fría que recibió de forma indirecta el miércoles, cuando el Tesoro estadounidense expresó sus reservas a autorizar un aumento de capital de ese ente multilateral.

Kim argumentó que un nuevo gobierno como el de Trump "lleva tiempo para organizarse" aunque saludó que el equipo estadounidense sea parte de la discusión sobre el controvertido aumento de capital del Banco Mundial.

"Sigo extremadamente optimista", dijo Kim en una conferencia de prensa al abrir los trabajos de la reunión con el FMI en la capital estadounidense.

Un funcionario del Tesoro estadounidense, que prefirió el anonimato, dijo a la prensa local que antes de autorizar cualquier aumento de capital del banco Mundial, Washington prefiere analizar con calma la planilla con el detalle de los préstamos.

En particular, el Tesoro está insatisfecho con el elevado volumen de préstamos a China. En el año fiscal 2016-2017, que finalizó en junio, los préstamos del BM a China alcanzaron los 58.800 millones de dólares, siendo que en el año anterior habían alcanzado los 61.300 millones de dólares.

#Fmi #Bm #Economía #Crecimiento


Te puede interesar



Quantcast