Desde Brasilia (AFP)

El Banco Central de Brasil cerrará ciclo de recorte de su tasa (analistas)

El Banco Central de Brasil (BCB) mantendrá el miércoles su tasa básica en 2%, interrumpiendo un ciclo de nueve recortes para evaluar el ritmo de la recuperación económica tras el derrumbe provocado por la pandemia de coronavirus, según la mayoría de los analistas.

Brasil, préstamos, inflación, crecimiento
Una mujer camina delante de locales comerciales cerrados en una calle de Sao Paulo, el 17 de junio de 2020 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El Banco Central de Brasil (BCB) mantendrá el miércoles su tasa básica en 2%, interrumpiendo un ciclo de nueve recortes para evaluar el ritmo de la recuperación económica tras el derrumbe provocado por la pandemia de coronavirus, según la mayoría de los analistas.

Los operadores prevén además que la tasa Selic permanezca en 2%, su mínimo histórico, por lo menos hasta fin de año.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB recortó en agosto la Selic en 0,25 puntos porcentuales e indicó que podría haber espacio para otro recorte "pequeño".

Pero ese espacio se cerró "debido a una recuperación más rápida de la economía y a un aumento de la inflación", afirma Pedro Paulo Silveira, economista jefe de Nova Futura Investimentos.

A primera vista, nada preocupante: los precios subieron 0,7% de enero a agosto y el mercado prevé una inflación de 1,94% en 2020, por debajo del centro de la meta de 4% para 2020, e incluso de su piso, de 2,5%.

Pero esos promedios esconden diferencias notorias: el precio de los transportes cayó 3,46% en los primeros ocho meses del año, pero el de la alimentación subió 6,1%, con disparadas siderales en productos de la dieta básica como el arroz (+19,3%), los frijoles negros (28,9%) o la harina de maíz (8,1%).

¿La causa? Principalmente el boom de la demanda externa gracias a la depreciación del real frente al dólar, de 27% en un año.

También influyó la demanda interna, alentada por la ayuda mensual de 600 reales (unos 110 dólares) concedida durante cinco meses a más de 60 millones de brasileños para enfrentar el parate de la pandemia.



Los mercados se muestran por otro lado atentos a las dificultades del gobierno de Jair Bolsonaro para avanzar con su programa de ajustes, en momentos en que los déficis se ahondan y la deuda pública, de un 75,8% del PIB en diciembre de 2019, se acerca al 100%.

Mauro Rochlin, profesor de economía de la Fundación Getulio Vargas (FGV), considera que el BCB pondrá fin por "cautela" al ciclo de recortes de la Selic y que que "no sería una sorpresa" si la inflación subiera más de lo esperado.

"El cambio no presionó más debido a la recesión. Pero con la reactivación, la presión se hará más presente", afirma.

- En clave de incertidumbre -

Brasil, con más de 132.000 muertos, es el segundo país con mayor número de decesos por la pandemia, detrás de Estados Unidos. Pero en las últimas semanas la curva dio señales de descenso, en tanto que las normas de desconfinamiento se vienen aflojando.

El país entró en recesión en el segundo trimestre con una contracción récord de 9,7%, pero algo menor de lo que se preveía en mayo. El mercado, que esperaba en junio un derrumbe de 6,48% en 2020, moderó la proyección, a -5,11%.

Pero todo se conjuga actualmente en Brasil, como en el resto del mundo, en clave de incertidumbre.

El auxilio de emergencia se redujo en septiembre a 300 reales y podría ser extinguido en 2021. Sin ese puntal, "en los próximos meses tendremos una noción más clara de cuál fue su impacto y veremos si la demanda se reduce" o si el repunte se confirma, afirma Daniel Herrera, de la consultora Toro.

#Brasil #Préstamos #Inflación #Crecimiento


Te puede interesar


Quantcast