Desde Ashulia (Bangladesh) (AFP)

El "apocalipsis" de la industria textil en Bangladés

De un día para otro, Parvin, que trabajaba arduamente para fabricar ropa para las grandes marcas occidentales, se encontró entre los centenares de miles de obreros del textil de Bangladés que han perdido el empleo por el coronavirus.

industrie, textile, distribution, virus, pandémie, Bangladesh
Un taller de confección paralizado por la falta de pedidos por la crisis del coronavirus en Ashulia, en las afueras de Daca, el 7 de abril de 2020 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

De un día para otro, Parvin, que trabajaba arduamente para fabricar ropa para las grandes marcas occidentales, se encontró entre los centenares de miles de obreros del textil de Bangladés que han perdido el empleo por el coronavirus.

Obligadas a cerrar sus tiendas en el mundo entero para respetar las medidas de confinamiento, las grandes marcas de prêt-à-porter anularon pedidos que ascienden a miles de millones de dólares en Bangladés, uno de los centros mundiales de producción de ropa.

Con el cierre en cascada de fábricas, muchos obreros bangladesíes se encuentran en la calle y los empleadores temen una quiebra.

"La situación es apocalíptica", explica Asif Ibrahim, propietario de una fábrica y director de la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Ropa en Bangladés (BGMEA, según sus siglas en inglés).

noticia
Trabajadoras del textil protestan para reclamar el pago de los salarios tras el cierre de las fábricas por la crisis del coronavirus el 15 de abril de 2020 en Daca, la capital de Bangladés (AFP/AFP/Archivos)

La industria del textil es vital para la economía de este país del sureste asiático y constituye uno de los principales motores del boom económico experimentado en las dos últimas décadas. La ropa representa el 80% de las exportaciones nacionales y el sector emplea a más de cuatro millones de personas, sobre todo mujeres de las zonas rurales más deprimidas.

Costurera de 28 años, Parvin ha esperado junto con miles de colegas en una larga fila, respetando la distancia de un metro, para recibir el salario de marzo en la fábrica Al Muslim, una de las más grandes del país y que produce para algunas de las marcas más prestigiosas del prêt-à-porter.

La manufactura ha cerrado sus puertas hasta nuevo aviso.

"No sabemos cuándo volverá a abrir", dice Parvin, que no tiene ninguna otra fuente de ingresos y describe su situación financiera como "catastrófica". "Muchas fábricas han cerrado. Mi esposo está en el paro".

En los últimos tiempos, miles de operarios -muchos de los cuales ganan apenas 100 dólares mensuales- se han manifestado en varios puntos del país, que cuenta con 160 millones de habitantes, para exigir el pago de los salarios que se les adeuda.

"Muchos de nosotros no tenemos comida en casa en este momento. Ni siquiera podemos salir a pedir a las calles ya que los más pobres se reirían de nosotros dado que tenemos trabajo", dice Didarul Islam, que trabaja con máquinas de coser.

"¿Qué tenemos que hacer? ¿Morir de hambre?", dice este operario de 38 años y con dos hijos.



- Máquinas paradas -

La BGMEA y sus homólogos chino, vietnamita, paquistaní, camboyano y birmano han pedido a las marcas de prêt-à-porter que no anulen los pedidos.

"Es hora de que las empresas mundiales mantengan y honren sus compromisos con los derechos laborales, la responsabilidad social y las cadenas de suministro sostenibles", declaran estas organizaciones en un comunicado conjunto.

Algunas grandes empresas como H&M e Inditex - la casa matriz de Zara- han prometido que mantendrán los pedidos ya realizados. Otras, han pedido reducciones, según BGMEA.

Pero para el futuro no se ha hecho ninguna promesa.

La situación ya es terrible en Ashulia, centro industrial de la periferia de Daca, la capital. Cerca de 600 fábricas están implantadas en esta ciudad donde los operarios viven en tugurios de hormigón cerca de su lugar de trabajo.

Propietario de una fábrica que emplea a 250 personas, Rubel Ahmed asegura que ha perdido el 50% de su actividad.

Ahmed, que fuma sin parar ante las máquinas paradas de su fábrica, califica esta pandemia de "cien veces peor" que el drama del Rana Plaza en 2013, el derrumbe de un edificio-taller de confección que dejó 1.130 muertos y desnudó las condiciones de trabajo a menudo lamentables de los operarios del sector del textil del país.

"Los que tienen pequeñas fábricas como yo van a ser pulverizados", pronostica.

Los grupos de defensa de los trabajadores del textil exigen a los actores del sector responsabilidad social.

"Cuando termine la crisis, la gente recordará las marcas que respondieron al llamado para proteger a los trabajadores y empleados, y las que no", dice Dominique Muller de Labour Behind the Label, una ONG británica que defiende los derechos de los trabajadores del textil.

#Industrie #Textile #Distribution #Virus #Pandémie #Bangladesh


Te puede interesar



Quantcast