Desde Brasilia (AFP)

Datos de la reforma de las jubilaciones en Brasil, la "obsesión" del gobierno Temer

El gobierno de Brasil impulsa un proyecto para fijar edades mínimas de jubilación y unificar los sistemas de empleados públicos y privados, en un país aquejado por un fuerte déficit fiscal, donde es usual retirarse (con derechos parciales) poco después de los 50 años.

Brasil, finanzas, jubilación, política, bienestar
El presidente brasileño Michel Temer en Brasilia, el 22 de noviembre de 2017 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

El gobierno de Brasil impulsa un proyecto para fijar edades mínimas de jubilación y unificar los sistemas de empleados públicos y privados, en un país aquejado por un fuerte déficit fiscal, donde es usual retirarse (con derechos parciales) poco después de los 50 años.

El presidente conservador Michel Temer suele usarse a sí mismo como ejemplo, dado que se había jubilado de sus actividades de abogado con 55 años de edad. Sus asesores dicen que esa reforma, pieza mayor de los ajustes fiscales, es la "obsesión" del Poder Ejecutivo.

A continuación, los datos de una propuesta impopular, que choca con la reticencia de legisladores que ya tienen la vista puesta en los comicios generales de octubre de 2018.

- El proyecto propone una edad mínima de retiro de 62 años para las mujeres y de 65 para los hombres.

Actualmente, es de 60 y 65 años, respectivamente, con beneficio parcial si se efectuaron 15 años de cotizaciones o con beneficio íntegro, con 30 años de contribuciones.

También es posible jubilarse antes, siempre y cuando se haya contribuido al sistema durante 30 años (mujeres) o 35 (hombres). El beneficio varía según la edad y el tiempo de cotización. Por ejemplo, un trabajador de 61 años consigue jubilarse con pensión completa si contribuyó durante 40 años.

Otra modalidad en vigor es la regla 85/95 (cuando la suma de la edad y de los años de contribución da 85 para las mujeres y 95 para los hombres). Por ejemplo, si una mujer de 55 años cotizó durante 30, tiene derecho a la pensión completa. Igualmente, un hombre de 60 que cotiza desde los 25 años.

"Como media, hay hombres que se jubilan en la franja de los 50 años y mujeres también. Eso es lo que queremos extinguir gradualmente. Terminar con el retiro por tiempo de contribución y quedarnos solo con la jubilación por edad", explicó a la AFP el secretario de Previsión Social, Marcelo Caetano.

- El proyecto actual prevé 40 años de cotizaciones para tener derecho a una jubilación completa. El proyecto inicial exigía 49. Es uno de los puntos más criticados en un país con millones de trabajadores informales y con empleos precarios.

- Inicialmente, la iniciativa preveía la obligación de cotizar durante 25 años para obtener derechos parciales a la jubilación, pero el gobierno optó por mantener el plazo actual de las contribuciones, de 15 años.

- Habrá una transición que se extenderá hasta 2038, para cuando el nuevo sistema regiría plenamente.

- La reforma busca unificar las condiciones del sector privado y de los funcionarios públicos. Este último es considerado oneroso y "de privilegio" por la propaganda oficial. Según datos de la Previsión Social, en 2016 el gasto de los beneficiarios del sector público generó un déficit per cápita 15 veces mayor al de los trabajadores privados.

- Ahorro -

- En 2016, el gasto de las distintas cajas de jubilaciones representó el 13,1 % del PIB de la mayor economía latinoamericana (dato de la Previsión Social).

- El ahorro previsto es de unos 500.000 millones de reales en diez años (unos 153.000 millones de dólares). El proyecto inicial estipulaba un ahorro de 800.000 millones de reales, pero los diputados lo suavizaron manteniendo beneficios para ancianos y personas con capacidades diferentes en situación de pobreza y para trabajadores rurales.

- La expectativa de sobrevida de los brasileños que llegan a los 70 años era de 9,2 años en 1980 y actualmente es de 15 años, según estadísticas oficiales. La tasa de fecundidad cayó por su lado de 4,1 hijos por mujer en 1980 a 1,9 en 2010 y debe llegar a 1,6 en 2020.

- El proyecto, para ser aprobado, exige una doble votación en la Cámara baja y en el Senado, con una mayoría especial de tres quintos de los escaños, por tratarse de una enmienda constitucional.

- El gobierno esperaba que se votara en mayo, cuando llegó la primera de dos explosivas denuncias de corrupción contra Temer, a raíz de delaciones de los dueños de la empresa frigorífica JBS. La Cámara de Diputados congeló su actividad para debatir si las encaminaba a la corte suprema o las bloqueaba, lo que finalmente ocurrió.

Esta demora dejó poco margen antes de 2018, año de elecciones generales.

#Brasil #Finanzas #Jubilación #Política #Bienestar


Te puede interesar



Quantcast