Desde Beirut (AFP)

¿Cuáles son los motivos de las protestas contra el confinamiento en Líbano?

Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes que protestan desde hace días contra las consecuencias del confinamiento anticovid han causado un muerto y más de 400 heridos en la ciudad libanesa de Trípoli. ¿Cuáles son las causas de estas tensiones?

Liban, crise, pauvreté, virus, épidémie, santé
Un manifestante antigubernamental en la ciudad libanesa de Trípoli, el 28 de enero de 2021 - AFP/AFP
Anterior Siguiente

Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes que protestan desde hace días contra las consecuencias del confinamiento anticovid han causado un muerto y más de 400 heridos en la ciudad libanesa de Trípoli. ¿Cuáles son las causas de estas tensiones?

- ¿Cuántas crisis? -

Líbano atraviesa su peor crisis económica en décadas, con una depreciación de la moneda inédita, hiperinflación, despidos masivos y restricciones bancarias drásticas.

Como consecuencia, más de la mitad de la población vive por debajo del umbral de pobreza, según la ONU, y la proporción de quienes sufren pobreza extrema pasó del 8% al 23%.

En 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) cayó un 25% y los precios se dispararon un 144%, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). La libra libanesa ha perdido más del 80% de su valor frente al dólar.

Además, las restricciones para la retirada de dinero y para las transferencias bancarias, en vigor desde el otoño boreal de 2019, impiden acceder a las cuentas en moneda extranjera.

Se puede retirar dinero convirtiendo las cantidades a libras libanesas, a una tasa extremadamente baja en comparación con la del mercado paralelo, puesto que equivale a una pérdida de facto "de más del 50%", que afecta sobre todo a los pequeños y medianos ahorradores, recuerda el economista Jad Chaaban.

Un plan de estímulo económico anunciado en abril de 2020, que incluía una reestructuración de la deuda (entre las más elevadas del mundo respecto al PIB) y del sector bancario, se ha quedado en nada. Las negociaciones con el FMI para obtener ayuda financiera no dieron resultado.

La explosión en el puerto de Beirut el 4 de agosto -atribuida a la negligencia de las autoridades y que dejó más de 200 muertos- fue la tragedia que colmó el vaso para los libaneses, que acusan a los gobernantes de inercia, corrupción e incompetencia frente a crisis en cascada.

El país se encuentra sin gobierno desde agosto por falta de acuerdo entre los principales partidos, a pesar de las presiones locales e internacionales.

Para rematar el rosario de desdichas, desde finales de diciembre Líbano sufre una propagación exponencial del coronavirus.

- ¿Qué impacto tiene el confinamiento? -

Un primer confinamiento entre marzo y junio de 2019 acabó con casi uno de cada tres libaneses desempleados, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Ante la envergadura de la crisis sanitaria, el gobierno impuso un confinamiento estricto desde el 14 de enero, acompañado del cierre de comercios, que solo pueden hacer entregas a domicilio. Para salir, los habitantes deben rellenar unos salvoconductos que sólo autorizan los desplazamientos en ciertos casos.

La oenegé Save the Children ha advertido sobre las consecuencias sociales de las restricciones en un país donde los jornaleros constituyen aproximadamente la mitad de la fuerza laboral, según el ministerio de Trabajo.

La organización teme que "las familias vulnerables y sus hijos" queden desamparados.

El Banco Mundial ha aprobado una ayuda de emergencia de 246 millones de dólares (unos 202 millones de euros) para ayudar a 786.000 libaneses.

Las autoridades aseguran que distribuyen 400.000 libras al mes (43 euros o 52 dólares en el mercado negro) a 230.000 hogares desfavorecidos.

Una cantidad considerada insuficiente. El 75% de los libaneses necesita ayuda financiera, según el ministerio de Asuntos Sociales.

- ¿Lo peor está por llegar?

Jad Chaaban considera probable que aumente el descontento social.

"Si el bloqueo político persiste y los enfrentamientos y los incidentes de seguridad continúan, el tipo de cambio en el mercado negro corre el riesgo de subir hasta las 10.000 libras, o incluso más, por un dólar (contra las 8.800 a día de hoy), lo que haría subir los precios", explica.

"A esto hay que añadir un levantamiento de las subvenciones -inicialmente programado para finales de 2020- sobre algunos productos básicos como la gasolina y los medicamentos, lo que también tendría efectos inflacionarios", agrega el economista.

Las ayudas internacionales, sobre todo las del FMI, están condicionadas -dice- a la aplicación de reformas.

Todo ello hace temer lo peor, en un contexto de descontento generalizado.

"Lo que sucedió (...) no es más que el preludio de movimientos más grandes", pronosticó el martes un activista de Trípoli.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos