Desde Copenhague (AFP)

Copenhague, el 'espacio verde' de una contaminante Eurocopa 2020

¿Cómo conciliar la huella ecológica con la organización de un gran torneo contaminante? Copenhague, que aspira a lograr la neutralidad de carbono en 2025, vive inmersa en una "paradoja" como una de las ciudades anfitrionas de la Eurocopa-2020.

fbl, Eurocopa, 2020, DEN, medioambiente
El alcalde de Copenhague, Frank Jensen, el 24 de enero de 2020 en el ayuntamiento de la capital danesa - AFP/AFP
Anterior Siguiente

¿Cómo conciliar la huella ecológica con la organización de un gran torneo contaminante? Copenhague, que aspira a lograr la neutralidad de carbono en 2025, vive inmersa en una "paradoja" como una de las ciudades anfitrionas de la Eurocopa-2020.

"Evidentemente, cuando uno invita a mucha gente, eso tiene un efecto sobre el medio ambiente y sobre la huella de carbono cero, así que es sin duda una paradoja, pero haremos todo lo posible para limitar los inconvenientes" medioambientales, asegura a la AFP el alcalde de la capital danesa, el socialdemócrata Frank Jensen, quien dirige la ciudad desde 2010.

Con ese objetivo, la metropoli danesa, designada capital verde europea en 2014, asegura tenerlo todo previsto; vasos reciclables y comida 'bio' en las 'fan zones', mejor gestión de los desechos, limitación del plástico de un único uso, utilización de cantimploras o fácil acceso al agua de grifo son algunas de las medidas.

Además, con la promesa de la UEFA de plantar 50.000 árboles en cada uno de los doce países anfitriones para compensar la contaminación generada por el evento, Copenhague presume de limitar el impacto medioambiental de los cuatro partidos de la Eurocopa que organiza.

Pero no todo es de color verde: para Jens Peter Mortensen, de la Asociación de conservación de la naturaleza, "deben mejorar para impedir que el plástico de un único uso se extienda".

- 'Nada que objetar' -

La organización del evento no ha sufrido críticas en la capital danesa, donde la selección nacional jugará en casa sus partidos del grupo B contra Finlandia, Bélgica y Rusia.

"Podría haber sido diferente si Dinamarca no se hubiese clasificado, pero ahí no hay nada que objetar", apunta un dirigente de una ONG.

El fútbol ejerce un papel de cohesión en el reino nórdico de 5 millones de habitantes, que cuenta con cerca de 300.000 licencias.



En Copenhague no es necesaria la construcción de infraestructuras, sino que basta con la adaptación de las existentes: un estadio de 38.000 localidades y un metro prácticamente nuevo. Esta ausencia de grandes obras permite reducir la factura energética y la huella de carbono cero.

"La huella en Copenhague se explica por diferentes factores que no se conocerán del todo hasta la finalización del torneo, a saber, el número de turistas, de aficionados...", avanza Mia Kjaergaard, portavoz para la Eurocopa de la Federación Danesa de Fútbol (DBU).

- Sensibilizar a los visitantes -

Para Greenpeace Dinamarca, antes que nada hay que implicar a los dirigentes. "Nosotros sólo podemos apelar a los organizadores a hacerlo lo mejor que puedan para demostrar que Copenhague puede estar a la altura de su buena reputación verde", indicó el secretario general de la ONG, Mads Flarup Christensen.

En la capital del reino escandinavo, amenazada por la subida del nivel de las aguas, el 40% de los desplazamientos se realizan en bicicleta y el respeto al medio ambiente está firmemente implantado con, por ejemplo, la adhesión del 99% de los edificios de la ciudad a una red de calefacción urbana.

Varias catástrofes naturales han contribuido a la sensibilización de la ciudad con las prácticas verdes: en 2011 las lluvias torrenciales inundaron algunos barrios. La factura ascendió a más de mil millones de euros, recuerda el alcalde.

Maria Figueroa, profesora en el Copenhagen Business School y miembro del IPCC (Grupo de expertos Intergubernamental sobre la evolución del clima), considera que la Eurocopa puede suponer una oportunidad para mostrar nuevas iniciativas.

"Creo que Copenhague puede mostrar nuevas rutas, nuevos caminos para albergar eventos y al mismo tiempo ser responsable", afirmó.

En su opinión, ese aprendizaje pasa por la sensibilización de los visitantes. "Cuando participas aquí en un evento, necesitas comer, alojamiento, transporte, y en cada uno de esos sectores hay posibilidades de mostrar cómo la sostenibilidad puede formar parte de tu vida", concluyó la investigadora.

#Fbl #Eurocopa #2020 #Den #Medioambiente


Te puede interesar


Quantcast