Desde Barcelona (AFP)

Colón y Cervantes, también en campaña por la independencia de Cataluña

¿Era Cristóbal Colón genovés, portugués? No, el descubridor de América sería catalán, aseguran investigadores independentistas que reivindican también a Miguel de Cervantes, en una reinterpretación de la historia susceptible de provocar más de una sonrisa.

España, Cataluña, elecciones, independencia, historia, literatura, sociedad
Esta fotografía distribuida el 26 de enero de 2015 por la Sociedad de Ciencia Aranzadi muestra a dos personas cribando el material descubierto en una cripta en busca de los restos del escritor Miguel de Cervantes en Madrid - AFP/Sociedad de Ciencia Aranzadi/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

¿Era Cristóbal Colón genovés, portugués? No, el descubridor de América sería catalán, aseguran investigadores independentistas que reivindican también a Miguel de Cervantes, en una reinterpretación de la historia susceptible de provocar más de una sonrisa.

Cámara fotográfica en mano, unas 40 personas, parejas de ancianos o familias con niños, recorren a pie el viejo barrio gótico de Barcelona, calles adoquinadas y plazas plantadas de palmeras y naranjos. Los encabeza Jordi Bilbeny, fundador del Instituto Nueva Historia (INH) y representante de una corriente minoritaria del independentismo catalán.

Con un micrófono, expone su teoría: el célebre navegante Cristóbal Colón sería en realidad Joan Colom Bertran, hijo de una influyente familia catalana documentada desde el siglo XIII. "Eran mercaderes, pero también tuvieron navegantes, almirantes, presidentes del gobierno catalán, obispos", explica mostrando un árbol genealógico y una lista de 32 coincidencias biográficas entre Colom y el descubridor de América.

Asegura también que sus diarios de a bordo estaban "llenos de catalanismos". Interrumpiendo con alguna pregunta, el público le sigue atento hasta el monumento de Colón, que domina el puerto.

noticia
Decenas de manifestantes despliegan una gran 'Estelada', la bandera independentista catalana, durante la celebración del Día de Cataluña en Barcelona el 11 de septiembre de 2015 (AFP/AFP)

Inaugurada en 1888 para la Exposición Universal, la alta columna coronada por una estatua del descubridor fue sido concebida, según Bilbeny, para dejar constancia de que era catalán pese a la "censura" y, por lo tanto, encierra en esculturas y bajorrelieves mensajes más o menos ocultos mostrando que su expedición estuvo organizada y financiada por la Corona de Aragón -cuyos reyes vivían en Barcelona- y partió en 1492 de la ciudad catalana de Pals y no de Palos de la Frontera, en Huelva.

Bilbeny y sus compañeros del INH denuncian que, desde la unión de los Reyes Católicos en el siglo XV, las grandes gestas de la Corona de Aragón fueron sistemáticamente usurpadas por la Corona de Castilla. "Todo era España, no se perdía nada, pero como querían fomentar Castilla, todos los hechos que había aquí se castellanizaban", afirma Lluís Maria Mandado, autor de un libro según el cual Miguel de Cervantes era en realidad Miquel de Servent y escribió 'El Quijote' en catalán.

- ¿Delirio o política? -



En lugar de nacer en 1547 en Alcalá de Henares, cerca de Madrid, lo hizo en "una familia de la corte barcelonesa con casa en el barrio más rico" de la época, afirma con vehemencia, agitando su abundante cabellera gris frente a un edificio gótico de bellos ventanales. Una placa oficial lo identifica como el lugar donde vivió Cervantes durante su estancia en Barcelona.

Y su libro sería una burda traducción al castellano. En 'El Quijote' hay "una cantidad de palabras catalanas impresionante y numerosos errores de traducción", asegura Mandado.

Esto "no tiene ninguna base científica", exclama la también catalana Anna Caballé, profesora de Literatura Española en la Universidad de Barcelona. "El catalanismo del Quijote es inexistente", asegura. "Se aprovechan de la mala información que tenemos de Cervantes, biográficamente tenemos poca y el manuscrito del Quijote se perdió, y eso lo convierte en un sujeto particularmente interesante para especular con teorías políticamente interesadas", agrega.

Lo mismo ocurre con el misterio en torno al origen de Colón, considera desde los pasillos del patio de la Facultad de Letras, de altas arcadas y suelos de mármol en damero, donde los alumnos charlan distendidos ajenos a las ideas del INH.

Unas teorías que en otras circunstancias Caballé se tomaría a risa: "En tiempos normales, a la gente le hacen gracia los delirantes; pero con la actual tensión independentista, todo se puede interpretar como una postura política".

Así, el deseo de demostrar que durante siglos Cataluña estuvo sometida por Castilla, ha llevado a prestigiosos historiadores, economistas o juristas a conmemorar con grandes fastos el tricentenario de la toma de Barcelona en 1714 por las tropas castellano-francesas de Felipe V durante la Guerra de Sucesión .

Y, en el lado opuesto, a intelectuales españoles a negar que Barcelona fuese centro económico y político de la Corona de Aragón o que Cataluña disfrutase de amplia autonomía bajo los Reyes Católicos.

Un fenómeno que para Marc Gafarot, politólogo e historiador del centro de investigaciones CIDOB de Barcelona, no tiene nada de sorprendente: "Desde siempre, todos los Estados, todas las naciones, han hecho un uso partidista y una reinterpretación de la historia según sus intereses".

#España #Cataluña #Elecciones #Independencia #Historia #Literatura #Sociedad


Te puede interesar


Quantcast