Desde Sao Paulo (AFP)

Bolsa de Sao Paulo cierra 2018 con ganancias y el mercado vaticina un 2019 mejor con Bolsonaro

Para quien tiene nervios sólidos, la Bolsa de Sao Paulo siguió siendo buen negocio en un 2018 marcado por las incertidumbres electorales en Brasil e importantes pérdidas en muchos mercados mundiales. Y los inversores vaticinan un 2019 aún mejor, con las promesas económicas del gobierno de Jair Bolsonaro.

Brasil, economía, mercados
Índices en una pantalla electrónica en la Bolsa de Sao Paulo, Brasil, el 8 de octubre de 2018, tras la primera ronda de la elección presidencial - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

Para quien tiene nervios sólidos, la Bolsa de Sao Paulo siguió siendo buen negocio en un 2018 marcado por las incertidumbres electorales en Brasil e importantes pérdidas en muchos mercados mundiales. Y los inversores vaticinan un 2019 aún mejor, con las promesas económicas del gobierno de Jair Bolsonaro.

En el último día de operaciones, el índice Ibovespa operaba con un alza de 1,99% a inicios de la tarde, a 87.164 puntos, marcando un crecimiento de más de 11% a lo largo de 2018.

Aunque el saldo fue inferior al alza de 27% de 2017, los analistas sostienen que las expectativas para este año fueron alcanzadas en el mayor parqué de América Latina.

"Es un resultado bastante positivo para Brasil (...), un caso aislado en un contexto internacional en que la mayoría de las bolsas están registrando bajas", dijo André Perfeito, de la consultora Spinelli.

"Logramos gran parte de nuestros objetivos. Llegamos a estar más optimistas y a pensar que llegaríamos a los 95.000 puntos, pero el escenario exterior está extremadamente negativo", apuntó Rafael Passos, de Guide Investimentos.

El Ibovespa superó en enero por primera vez la marca de los 80.000 puntos, pero su impulso se frenó después de una huelga de camioneros que en mayo paralizó al país por diez días. El índice retrocedió a la franja de los 70.000 puntos, en la cual se mantendría durante varias semanas por las incertidumbres de la campaña de las elecciones de octubre.

Solo volvió a su nivel anterior cuando las encuestas dejaban clara una victoria del ultraderechista Bolsonaro, considerado más alineado que el candidato de izquierda Fernando Haddad con las políticas de ajustes reclamadas por los inversores para sanear las cuentas públicas.

La derrota en el segundo turno de Haddad elevó la euforia. El Ibovespa rozó los 90.000 puntos, antes de moderar el entusiasmo mientras los inversores escrutan las posibilidades de Bolsonaro de hacer aprobar la crucial reforma del régimen de jubilaciones y el avance de su programa de privatizaciones.

Los sectores de consumo, servicios y financiero lideraron las alzas del año.

Las acciones de la multitienda Magazine Luiza avanzaron 117,5% hasta el jueves, seguidas de la compañía eléctrica Cemig (+110,04%).

Los papeles ordinarios de Petrobras (+45,93%), los de la gigante cosmética Natura (+34,85%), de la compañía aérea Gol (+67,26%) y los de Banco de Brasil (+47,91%) también figuraron entre las diez mayores alzas de 2018.

- Optimismo de los inversores -

Los analistas coinciden en que en 2019 el Ibovespa podría superar los 110.000 puntos, aunque Perfeito cree que enero debe ser un mes de cautela, debido a la agitación de los mercados externos.

La orientación de las inversiones hacia papeles bursátiles se ve favorecida además por el mantenimiento de la tasa básica de interés en su mínimo histórico (6,5% al año) y un nivel relativamente bajo de inflación para Brasil (de menos de 4%).

Las previsiones del mercado son de una aceleración del crecimiento económico en 2019 entre 2% y 2,5%, alejando el espectro de una recaída después de la recesión histórica de 2015-2016 y de dos años de crecimiento débil (1% en 2017 y expectativas en torno a 1,3% en 2018).

- Resistencias políticas -

El presidente saliente Michel Temer consiguió aprobar varias reformas, como la congelación de los gastos públicos durante veinte años, pero a partir de mediados de 2017 tuvo que dedicar sus energías políticas a ponerse a salvo de acusaciones de corrupción.

Una de las incógnitas reside ahora en la capacidad de Bolsonaro de obtener el apoyo para sus proyectos en el Congreso, pulverizado en unas treinta bancadas. El exmilitar apuesta a pasar por encima de los partidos, reuniendo lobbies que lo apoyaron en la elección, como el del agronegocio y el de los evangélicos.

"Lo que Bolsonaro pretende hacer es muy osado. En materia de la reforma, está lidiando con el Congreso de una manera nueva, está intentando algo que nunca fue hecho, que es negociar con bancadas temáticas en lugar de partidos políticos", comenta Perfeito.

A juicio del analista, las altas expectativas pueden verse frustradas precisamente "porque hay mucho optimismo". "No va a ser tan simple", advierte.

Passos destaca que el eventual avance de la agenda de reformas favorecerá la llegada de capitales extranjeros. "Brasil está atractivo para la inversión", dice.





Te puede interesar
Este sitio usa imágenes de Depositphotos