Desde Numea (AFP)

Aumenta la tensión en Nueva Caledonia tras anuncio de venta de planta brasilera de níquel

La tensión aumentó este jueves en el territorio francés de Nueva Caledonia, en donde la policía abrió fuego durante la evacuación de una planta de níquel del gigante brasilero Vale, cuya venta ha levantado una ola de protestas de los independentistas y los caciques canacos.

Brasil, policía, Caledonia, minería, Francia
La planta de níquel de la empresa brasileña Vale, el 27 de mayo de 2015 en Goro, en el sur de Nueva Caledonia - AFP/AFP/Archivos
Anterior Siguiente

La tensión aumentó este jueves en el territorio francés de Nueva Caledonia, en donde la policía abrió fuego durante la evacuación de una planta de níquel del gigante brasilero Vale, cuya venta ha levantado una ola de protestas de los independentistas y los caciques canacos.

La violencia ha ido en aumento en este archipiélago francés del Pacífico desde que Vale anunció el miércoles la venta de su planta de níquel a un consorcio caledonio e internacional, que incluye al comerciante de materias primas Trafigura.

El colectivo "Usine du sud: usine pays" y el foro de negociación autóctona (ICAN), con apoyo de los independentistas del FLNKS, están "totalmente opuestos" a este proyecto, que según ellos "confirma el dominio de las multinacionales sobre la riqueza del país".

Esta crisis se produce en un momento en que el proceso de descolonización del Acuerdo de Numea (1998) está cerca de concluirse.

El 4 de octubre, los no independentistas ganaron por un estrecho margen (53,3%) un segundo referéndum sobre la independencia de Francia. Un tercero se celebrará en 2022.

La planta tuvo que ser puesta este jueves bajo la protección de la gendarmería y sus empleados fueron evacuados debido a "varios intentos de intrusión", indicó el Alto Comisionado de la República de este archipiélago francés del Pacífico.

"Las fuerzas de seguridad tuvieron que usar armas para repeler dos camionetas que iban a embestir a los gendarmes. Se volvieron a cometer degradaciones y se incendió un edificio administrativo", añadió esta instancia que representa al Estado francés en el territorio.

Nadie resultó herido y la planta metalúrgica de cobalto y níquel, que utiliza un proceso de tratamiento con ácido sulfúrico, "está en poder de las fuerzas del orden" desde media tarde, según la misma fuente.

Según la cadena de televisión Nouvelle-Calédonie la 1ére, unos 300 empleados de la planta fueron evacuados "por precaución".

En París, el gobierno francés sigue de cerca la situación.

El ministro de Ultramar, Sébastien Lecornu, que reunió el jueves por la mañana por videoconferencia a los principales actores políticos de Nueva Caledonia para hablar sobre esta crisis, hizo un llamado "a la calma" en Twitter y condenó con firmeza "los violentos intentos de intrusión".

- Vuelos suspendidos -

Laurent Prévost, el Alto Comisionado de Nueva Caledonia, también "condenó enérgicamente estos actos irresponsables", al igual que Sonia Backés (anti-independentista), presidenta de la provincia del sur, que denunció "maniobras inconscientes".

"Estamos cada vez más decididos y nuestra movilización está en consonancia con los tiempos", dijo Víctor Tutugoro, portavoz de la oficina política del FLNKS, quien cuestionó "la dudosa implicación del Estado", que interviene en el proyecto a través de ayuda financiera.

El jueves, los bloqueos, que se llevan a cabo desde el lunes, continuaron más allá de la planta, lo que ha reavivado las divisiones entre quienes están a favor y quienes están en contra de la independencia.

En Mont-Dore, en las afueras de Numea, estallaron enfrentamientos entre las fuerzas del orden y manifestantes cerca de las aldeas de Bourail y La Foa, y la carretera principal de la isla está bloqueada.

El martes por la noche, entre 500 y 1.000 personas se reunieron ante el llamamiento del exalcalde de Païta, Harold Martin (derecha), para denunciar la "inacción del Estado" e invitar a "los ciudadanos a defenderse".

En vista de esta escalada, Laurent Prévost emitió una orden para prohibir el porte y el transporte de armas de fuego y armas blancas.

En vista de la "fuerte movilización de las fuerzas del orden", el gobierno de Nueva Caledonia anunció también la suspensión de todos los vuelos internacionales de pasajeros, escasos debido a la pandemia del nuevo coronavirus.




Te puede interesar



Este sitio usa imágenes de Depositphotos